TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Diccionario filosófico
de Voltaire. Edición íntegra

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural


 

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

JAIME BALMES (1810-1848) - Índice general


 

Historia de la Filosofía  - Jaime Balmes                                                      Capítulo XXXVI - SAN ANSELMO

XXXVI - SAN ANSELMO

San Anselmo de Canterbury - Historia de la filosofía191. Las doctrinas de Roscelin no se limitaron a la esfera filosófica; el sutil dialéctico quiso aplicar sus doctrinas a la teología, y cayó en graves errores sobre el augusto misterio de la Trinidad. Esto excitó el celo de los doctores católicos, sobresaliendo entre ellos San Anselmo, abad de Bec y luego arzobispo de Cantórbery. Este hombre ilustre se distinguió, no menos que por sus virtudes, por la elevación de su entendimiento; siendo el verdadero inventor del famoso argumento con que se prueba la existencia de Dios ateniéndose a la sola idea de un Ser infinitamente perfecto.
     Helo aquí: Dios es lo más perfecto que se puede pensar: lo mejor que se puede pensar no está en el solo entendimiento, pues en tal caso se podría pensar una cosa más perfecta, esto es, la que existiese en la realidad. Así resultaría pensada una cosa que no tiene mejor, y que al mismo tiempo lo tiene; esto es imposible. Luego lo más perfecto que se puede pensar existe en el entendimiento y en la realidad.
     Este raciocinio contribuyó no poco a la celebridad de Descartes, quien al proponerle disimuló o ignoró que hacía cuatro siglos se hallaba en las obras de San Anselmo. Sea cual fuere la opinión que de este argumento se forme, no puede negarse que su concepción honra sobremanera la comprensión metafísica de su inventor, y que no es posible elevarse a semejante raciocinio sin poseer profundos conocimientos ideológicos y ontológicos.

192. La idea dominante de San Anselmo era el conciliar la razón con la fe: en sus escritos no se halla fárrago de discusiones inútiles ni de vanidosas sutilezas, sino el lenguaje de un espíritu elevado, sincero, penetrante, que busca con amor la verdad y la expone sin pretensiones de ninguna clase. El mismo nos dice que al escribir las doctrinas de su Monologio, no había pensado nunca que debieran ver la luz pública, sino responde únicamente a sus amigos, de quienes creía que bien pronto olvidarían la respuesta. Pero el merecido aprecio que de ella se hizo le sorprende, y en consecuencia asegura que después de haber leído varias veces sus escritos, nada encuentra que no esté acorde con lo que dijeron los Padres, y especialmente San Agustín.

193. El género y los límites de esta obra no me permiten detenerme en ulteriores explicaciones de la doctrina y método de San Anselmo, y así me referiré a lo que dije en otro lugar. (V. El protestantismo comparado con el catolicismo en sus relaciones con la civilización europea, tomo II, cap. 70 y siguientes, y en la nota 11.)
 

Historia de la Filosofía  - Jaime Balmes                                                      Capítulo XXXVI - SAN ANSELMO

Capítulo XXXV - Roscelin: nominalismo y realismo                                           Capítulo XXXVII - Abelardo

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen  - Aviso legal y política de privacidad