TORRE DE BABEL EDICIONES HISTORIA
DE LA FILOSOFÍA
HISTORIA
DE LA FILOSOFÍA
DICCIONARIO
DE FILOSOFÍA
DICCIONARIO FILOSÓFICO DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO
HISPANO-AMERICANO
BIOGRAFÍAS
Y SEMBLANZAS
LA MITOLOGÍA CONTADA A LOS NIÑOS

Portal de Filosofía,  Psicología,  Humanidades y Ciencias Sociales

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

Edición digital íntegra de la obra de Voltaire

 Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

Vidas y referencias biográficas de  pensadores  y personajes ilustres

 La mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos.

 

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo


COMPENDIO DE LAS VIDAS DE LOS FILÓSOFOS ANTIGUOS

François Fénelon - Índice general

 

 


 

QUILÓN

Era anciano en la Olimpiada 52, y debe ser considerado como contemporáneo de Pítaco.
 

Quilón florecía en Lacedemonia en la Olimpiada 52. Era hombre firme y resuelto, tan tranquilo e imperturbable en la ventura como en la calamidad. Vivía retirado en su casa, sin ambición, y creía que el tiempo más mal empleado era el que se gastaba en largos viajes. Su vida era un modelo perfecto de virtud. Practicaba sinceramente todas las doctrinas que profesaba. Su silencio y su moderación eran admirables.

 La máxima que observaba en todas sus acciones era que en los negocios de la vida es preciso correr lentamente. Fue nombrado éforo, hacia la Olimpiada 55, y aquella dignidad equivalía entonces a la de rey. Su hermano, que aspiraba al mismo empleo, tuvo envidia de el, y se le mostré resentido. Quilón le respondió sin alterarse; «Me han elegido, porque me han creído más capaz que tú de sufrir el daño que me hacen, sacándome de mi reposo, y obligándome a ser esclavo de los negocios ajenos.»

Creía que el arte de adivinar no era enteramente despreciable, y que el hombre, con la fuerza de su entendimiento, puede conocer muchas cosas futuras.

Un día Hipócrates había hecho un sacrificio, durante los juegos olímpicos. Cuando se pusieron las carnes de las víctimas en calderas de agua fría, esta se calentó de repente, y empezó a hervir de modo que rebosaba de las calderas sin que hubiese fuego debajo. Quilón, que estaba presente, consideró atentamente este prodigio. Aconsejó a Hipócrates que no se casase, y que, si por desgracia, estaba ya casado, repudiase a su mujer y matase a todos los hijos que de ella tuviese. Hipócrates se burló de este consejo. Se casó y tuvo un hijo que después usurpó la soberanía de Atenas, su patria, y que se hizo famoso por su tiranía bajo el nombre de Pisístrato.Quilón de Esparta - Ilustración de Galerie der alten Griechen und Rumer (1801, Augsburg)

En otra ocasión, después de haber examinado atentamente la cualidad del terreno y la situación de la isla de Citeres, exclamó en presencia de muchos testigos: «¡Ojalá que esta isla no hubiese jamás existido, o que la mar se la hubiese tragado, porque preveo que ella será la ruina del pueblo de Lacedemonia!» Quilón no se engañó. Los atenienses tomaron a Citeres pocos meses después, y de ella se sirvieron para hacer la guerra a Esparta. Decía frecuentemente que había tres cosas difíciles: guardar un secreto, sufrir las injurias y emplear bien el tiempo. El estilo de Quilón era breve y enérgico. Era comúnmente citado como un modelo de laconismo.

Decía que es una debilidad amenazar, y cosa propia de mujeres; que la mayor sabiduría consistía en saber poner freno a la lengua, especialmente en un convite; que no se debe hablar mal de nadie, porque de lo contrario el hombre no hace más que acarrearse enemigos y exponerse a oír amargas reconvenciones; que se deben visitar a los amigos más bien cuando están en la desgracia que cuando son felices; que más vale perder que ganar por medios injustos; que el hombre valiente debe ser suave y hacerse más bien amar que temer; que la mejor política que debe observar un Estado es enseñar a los ciudadanos a conducirse bien en sus familias; que el oro y la plata se prueban con la piedra de toque, y el corazón del hombre con el oro y la plata; que de todo se debe usar moderadamente, a fin de que luego no sea tan sensible la privación; en fin, que el amor y el odio no duran siempre, y que el hombre debe amar como si debiera aborrecer con el tiempo, y aborrecer como si después tuviera que amar.

Mandó poner en el templo de Apolo en Delfos una inscripción en letras de oro, que decía: No deseemos lo que está fuera de nuestro alcance. El que responde por otro, pierde seguramente.

Periandro hizo cuanto pudo para atraerle a Corinto, con el objeto de consultarle sobre los medios de que podría echar mano para conservar la tiranía. Quilón le respondió: «Quieres que me entrometa en guerras y discordias, y que me destierre de mi patria, como si estos sacrificios pudieran contribuir a tu seguridad. Sábete que no hay nada menos seguro que la grandeza de los reyes y que el más feliz de todos los tiranos es aquel que tiene la dicha de morir en su cama.» Quilón, conociendo que se aproximaba su fin, viéndose rodeado de sus amigos, les dijo:

«Amigos, sabéis que he hecho y dicho mucho durante el largo espacio de mi vida. He examinado atentamente en lo interior de mi alma todo lo que he dicho y hecho y de nada de ello me tengo que arrepentir, sino es del lance siguiente, que someto a vuestra decisión, para saber si he obrado mal o bien. Nombrado con otros dos para juzgar a uno de mis mejores amigos, que, según el texto de la ley, debía ser condenado a muerte, para salir de tan amargo apuro, tomé el partido de poner en la urna, sin que mis compañeros lo supieran, la bola que manifiesta la sentencia fatal y antes que los otros votasen, les expuse tantas razones en favor de mi amigo, que no pudieron menos de absolverle. Creía cumplir de este modo con las obligaciones de juez y de amigo, más ahora siento un no sé que en la conciencia y no estoy muy seguro de haber obrado rectamente.»

Quilón murió, en una edad avanzada, de resultas de la excesiva alegría que experimentó al abrazar a su hijo, que había sido vencedor en los juegos olímpicos.

Los lacedemonios le alzaron una estatua después de su muerte.

 

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES

Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad