TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Afirmación por adulterio  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Agricultura

 

AGAR

Abraham y Agar - Diccionario Filosófico de VoltaireEl que despide a su amante, a su concubina, a su querida, si no le proporciona medios de vivir, pasa entre nosotros por hombre malvado.

Se nos ha dicho que Abraham era muy rico en el desierto de Gerara, aunque no tuvo una pulgada de tierra propia. Sabemos que destruyó los ejércitos de cuatro poderosos reyes con trescientos diez y ocho pastores de corderos. Debió, pues, por lo menos, regalar un rebaño a su querida Agar cuando la despidió en el desierto. Hablo aquí guiándome por las exigencias del mundo, pero reverencio las vías incomprensibles de Dios, que no son las que los demás mortales seguimos.

En el caso de Abraham hubiera yo regalado algunos corderos, unas cuantas cabras y un macho cabrío a mi antigua amiga Agar, algunos trajes para ella y para mi hijo Ismael, una buena burra para la madre, un borriquillo para el hijo, un camello para que les llevara el equipaje y uno o dos criados para que les acompañaran y les defendiesen, evitando el ser comidos por los lobos. El padre de los creyentes sólo dio un cántaro de agua y un pan a la pobre querida y a su hijo cuando los abandonó en medio del desierto.

Algunos impíos sospechan que Abraham fue un padre poco cariñoso, que quería ver a su hijo bastardo muerto de hambre y cortar el cuello a su hijo legítimo. Pero eso son misterios impenetrables de los libros santos.

Se nos dice que la pobre Agar se fue al desierto de Bersabée. No hay en esto más inconveniente que el de que entonces no existía semejante desierto. Sólo se conoció ese nombre muchos años después. Pero esto es una bagatela, y no por ello el fondo de la historia deja de ser auténtico.

Verdad es que la posteridad de Ismael, hijo de Agar, se vengó cruelmente de la posteridad de Isaac, hijo de Sara, a favor del cual fue Ismael abandonado en el desierto. Los sarracenos, descendientes en línea recta de Ismael, se apoderaron de Jerusalén, que, por derecho de conquista, pertenecía a la posteridad de Isaac. Hubiera yo querido que descendiesen de Sara los sarracenos, porque esta etimología estaría más justificada y sería más natural la genealogía. Supónese que la palabra «sarraceno» trae su origen de Sarac, que significa ladrón. No sé que ningún pueblo se haya llamado nunca ladrón. Aunque casi todos los pueblos lo han sido, ninguno ha adoptado ese título.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

 AGAR

 

Afirmación por adulterio  ◄

 

►  Agricultura 

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad