TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Agustín  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Alegorías

 

ALCORÁN O CORÁN

I

Mahoma -Alcorán o Corán - Diccionario Filosófico de VoltaireEste libro gobierna despóticamente el África septentrional, desde el monte Atlas hasta el desierto de Barca, todo el Egipto, las costas del Océano etiópico en el espacio de seiscientas leguas, la Siria, el Asia Menor, todos los países que rodean el mar Negro y el mar Caspio, excepto el reino de Astrakán, todo el Imperio del Indostán, toda la Persia, gran parte de la Tartaria, y en Europa la Tracia, la Macedonia, la Bulgaria, la Servia, la Bosnia, la Grecia, Epiro y casi todas las islas hasta el estrecho de Otranto.

En toda esa prodigiosa extensión de terreno no hay un solo mahometano que haya tenido la dicha de leer nuestros libros sagrados, y entre los literatos católicos hay muy pocos que conozcan el Corán, del que casi todos formamos una idea ridícula, a pesar de los estudios que sobre él han hecho los verdaderos sabios.

He aquí las primeras líneas de dicho libro:

«Tributemos elogios a Dios, que es el Soberano de todos los mundos, al Dios de misericordia, al Soberano del día de la justicia; a Ti es a quien adoramos, sólo de Ti esperamos protección. Guíanos por caminos rectos, por los caminos que recorren los que TÚ colmas de Gracia, no por los caminos que siguen los que dan motivo a tu cólera y andan extraviados.»

Esa es la introducción del libro, a la que siguen tres letras mayúsculas, A, L, M, que según el sabio Sale, son incomprensibles, ya que cada comentarista las explica a su manera. Pero es opinión general que significan: Alá, Latif, Magid; o sea Dios, la Gracia y la Gloria.

Continúa escribiendo Mahoma, y Dios es el que habla. He aquí sus propias palabras:

«Este libro no permite que se dude de él, y sirve para dirigir a los justos que creen en las profundidades de la fe, que observan todas las horas de los rezos, que reparten como limosnas lo que no nos hemos dignado concederles, que están convencidos de que la revelación descendió hasta Ti, y que envió profetas que te precedieran. Los fieles deben tener firme seguridad en la vida del porvenir, y dirigidos por su Señor, serán dichosos.

»En cuanto a los incrédulos, les es igual que les aconsejes como que no les aconsejes; nada creen: el sello de la infidelidad tienen grabado en el corazón y en los oídos; sus ojos ven tinieblas y les espera terrible castigo.

»Algunos dicen: «Creemos en Dios y en el último día»; pero en el fondo no son creyentes. Creen engañar al Eterno, y se engañan a sí mismos sin saberlo; su flaqueza está en el corazón, y el mismo Dios la aumenta», etc.

Los eruditos dicen que las anteriores palabras tienen mucha más energía en el idioma árabe, y efectivamente, el Corán pasa todavía hoy por ser el libro más elegante y más sublime que se ha escrito en dicha lengua.

Le hemos atribuido infinidad de tonterías que no ha dicho. Sobre todo, los frailes europeos escribieron varios libros contra los mahometanos, cuando no se podía contestar de otro modo a los conquistadores de Constantinopla. A nuestros autores, que son más numerosos que los autores genízaros, no les costó gran trabajo conseguir que las mujeres siguieran su partido, y las persuadieron de que Mahoma no las consideró como animales inteligentes, que debían ser esclavas según las leyes del Corán, que no podían poseer ningunos bienes en este mundo, y que en el otro no les correspondía ninguna parte del paraíso. Todo esto es falso, pero lo hicieron creer a puño cerrado.

Para convencerse de esto, basta leer el segundo y cuarto sura, o sea capítulos, del Corán; allí se encuentran las siguientes leyes, traducidas por Ryer, que permaneció mucho tiempo en Constantinopla; por Moroci, que no fue nunca a aquellos países, y por Sale, que vivió veinticinco años entre los árabes.

Reglamento de Mahoma sobre las mujeres

»I. No os caséis con mujeres idólatras hasta que sean creyentes. Una criada musulmana vale más que una gran dama idólatra.

»II. Los que quieran pronunciar votos de castidad teniendo mujeres, se tomarán cuatro meses de tiempo para decidirse. Las mujeres se portarán con sus maridos como sus maridos se porten con ellas.

»III Podéis divorciaros dos veces de vuestra mujer, pero si os divorciáis la tercera, la despedís para siempre; la retendréis con humanidad, o la despediréis bondadosamente. No es licito quedaros nada de lo que le dierais.

»IV. Las mujeres honestas deben ser atentas y obedientes, hasta cuando estén ausentes sus maridos. Si son prudentes, absteneos de moverles la menor cuestión; pero si tenéis alguna con ellas, escoged para que la decida un árbitro de su familia y otro de la vuestra.

» V. Podéis tomar una mujer, dos, tres y hasta cuatro; pero si creéis no poder obrar equitativamente con todas, no toméis mas que una. Dadles viudedad conveniente si creéis próximo vuestro fin; cuidadlas, tratadlas siempre con cariño.

» VI. No se os permite heredar a vuestras mujeres contra su voluntad, ni impedir que se casen con otros si os divorciáis, para quedaros con la viudedad que les corresponde, excepto cuando se las declare culpables de algún crimen.

»VII. Os es permitido casaros con esclavas, pero es mejor que os abstengáis de semejantes casamientos.

»VIII. La mujer divorciada tiene obligación de amamantar a su hijo durante dos años, y el padre está obligado durante ese tiempo a pasarle alimentos proporcionados a su posición. Para destetar al hijo antes de los dos años, es preciso el consentimiento del padre y de la madre. Si aquél se ve obligado a entregarlo a una nodriza, la pagará razonablemente.»

Lo copiado basta para reconciliar a las mujeres con Mahoma, que no las trató con dureza, como se ha querido suponer. No pretendemos justificarle, pero no podemos condenarle por su doctrina, que proclama un solo Dios. En el sura CXXII, dice: «Dios es único, eterno; ni engendró ni es engendrado; nada hay semejante a él.» Estas palabras, más que su espada, sometieron a él el Oriente.

Aparte de esto, el Corán es una compilación de revelaciones ridículas y de predicaciones vagas e incoherentes; pero que contiene leyes muy a propósito para el país que fueron dictadas, leyes que se obedecen todavía, sin que las hayan reformado ni enmendado los intérpretes mahometanos ni nuevos decretos.

Fueron enemigos de Mahoma los poetas y los doctores de la Meca. Éstos sublevaron contra él a los magistrados, que publicaron un decreto para que se apoderaran de su persona como a reo convencido de haber dicho que se debía adorar a Dios y no a las estrellas. Pero como es sabido, bastó decir esto para que comenzase su grandeza. Cuando vieron que de este modo no conseguían perderle y que sus escritos le traían muchísimos prosélitos, hicieron correr por la ciudad la voz de que no era el autor de ellos, que le ayudaban a escribirlos, unas veces un sabio judío y otras un sabio cristiano, suponiendo que existieran sabios entonces.

En Francia también se ha dicho de algunos prelados que hacían componer a frailes los sermones y las oraciones fúnebres que ellos predicaban. Existió un padre Hércules que escribía los sermones para cierto obispo, y los que tenían por costumbre ir a oírlos, se decían unos a otros: »Vamos a oír los trabajos de Hércules.»

A semejante imputación responde Mahoma en el capítulo XVI, con motivo de una tontería que se dijo en el púlpito que chocó a los oyentes:

«Cuando leas el Corán, dirígete a Dios para que te preserve de Satán, cuyo poder sólo alcanza a los que le toman por señor y pretenden que Dios tenga compañeros.

»Cuando en el Corán sustituyo un versículo a otro, algunos infieles dicen: «Tú has forjado esos versículos»; pero no saben distinguir lo verdadero de lo falso. Debían decir que el Espíritu Santo me trajo esos versículos de parte de Dios, inspirándome la verdad. Otros dicen maliciosamente: «Hay quien le ayuda a escribir el Corán»; pero ¿cómo el hombre a quien imputan mis obras puede enseñarse, no conociendo mas que una lengua extranjera y estando escrito el Corán en puro árabe?»

El que pretendían que ayudaba a trabajar a Mahoma era un judío que se llamaba Bensalén o Bensalón; pero no es verosímil que un judío ayudase a escribir a Mahoma contra los judíos, aunque no es imposible. También creyeron que un fraile escribía con Mahoma, el Corán. A este fraile unos le llaman Bohaira y otros Sergino; pero es chocante que ese fraile tuviera nombre latino y no árabe.
 

 

En cuanto a las controversias teológicas que han mediado entre los musulmanes, no me inmiscuyo y no me corresponde hablar de ellas. El muftí debe dictar su fallo.

Se ha cuestionado sobre si el Corán es eterno o es creado; los musulmanes lo creen eterno. A continuación de la historia de Chalcondyle, se imprimió el Triunfo de la cruz, en el que se dice que el Corán es arriano, maniqueo, originiano, macedonio, etc., etc., y sin embargo, Mahoma no pertenecía a ninguna de esas sectas. Mejor se puede decir que era jansenista, porque el fondo de su doctrina lo domina el decreto absoluto de la predestinación gratuita.

II

Mahoma, hijo de Abdallah, fue un charlatán audaz y sublime. En el capítulo X dice: «¿Quién más que Dios puede haber compuesto el Corán?» Como el público decía: «Mahoma forjó ese libro», él replicó: «Probad a escribir un capítulo cualquiera que se parezca a los de ese libro; que os ayude quien queráis, y no lo conseguiréis.» En el capítulo XVII exclama: «¡Loor al que transportó durante la noche a este su servidor desde el sagrado templo de la Meca hasta Jerusalén!» Fue un magnífico viaje, pero no tanto como el que hizo Mahoma aquella noche misma, de planeta en planeta, y las cosas sorprendentes que en ellos vio.

Supone que hizo quinientos años de camino y que cortó la luna en dos. Sus discípulos, que reunieron solemnemente los versículos del Corán después de la muerte de su autor, acortaron la duración del viaje al cielo, temiendo que se les burlaran los filósofos. Tuvieron demasiada delicadeza, y debieron sujetarse a los comentaristas, que lograron explicar el itinerario del viaje. Los amigos de Mahoma debían saber por experiencia que lo maravilloso es lo que más halaga al pueblo. Los sabios lo contradicen en secreto, pero el pueblo los obliga a callar. Al acortar el itinerario del viaje de planeta en planeta, dejaron la referencia de lo que le sucedió en la luna. No se puede estar en todo.

El Corán es una rapsodia sin trabazón, orden ni arte. En opinión de los árabes, es un libro hermosísimo, y aseguran que está escrito con una pureza y con una elegancia que ningún autor de esa nación ha podido alcanzar después. Es un poema, o mejor dicho, una especie de prosa rimada, que contiene seis mil versículos. Ningún poeta en el mundo consiguió que su obra alcanzase tanta fortuna. Se agitó entre los musulmanes la cuestión de averiguar si el Corán era eterno, o si lo creó Dios para dictárselo a Mahoma. Los doctores decidieron que era eterno; hicieron bien: lo que es eterno tiene mucho más valor, y siempre en las cuestiones que atañen al vulgo debe adaptarse lo más increíble.

Los frailes que se desencadenaron contra Mahoma, diciendo un sinnúmero de tonterías de cosecha propia, opinaron que éste no sabia escribir. Pero ¿cómo es posible creer que un hombre que fue negociante, poeta, legislador y soberano no supiera escribir? Si su libro es malo para nosotros y para nuestra época, era muy bueno para sus contemporáneos, como lo fue y lo es todavía su religión. No se puede negar que apartó a toda el Asia del culto de la idolatría, que enseñó la unidad de Dios y que combatió con energía a los que le atribuyeron asociados para redactar el Corán. En su nación prohibió ejercer la usura con los extranjeros, y mandó hacer limosnas. En su código religioso impone la oración como de necesidad absoluta, y hace móvil de todo a la resignación con los decretos del Eterno. Se comprende, pues, que religión tan sencilla y tan sabia, enseñada por un hombre que alcanzaba la victoria en todas partes, subyugara a una gran parte del mundo. Los musulmanes hicieron tantos prosélitos con la predicación como con la espada, y convirtieron a su religión a los indios y hasta a los negros. Los mismos turcos, que les vencieron, se sometieron luego al islamismo.

Mahoma conservó en su ley muchas de las prácticas que encontró establecidas en la Arabia, como la circuncisión, el ayuno, el viaje a la Meca, que se realizaba cuatro mil años antes de su venida al mundo; las abluciones, que son necesarias para conservar la salud y la limpieza en un país cálido, en el que el lienzo no se conocía, y la idea del juicio final, que establecieron los magos y fue copiada por los árabes. Cuéntase que, como Mahoma anunciara que los muertos resucitarían desnudos, su mujer Aishca manifestó que esto le parecía indecente, y él le repuso: «No te sobresaltes por eso, que ese día nadie tendrá gana de reír.» Según el Corán, un ángel debe pesar en una gran balanza a los hombres y las mujeres. Esta idea también está tomada de los magos, lo mismo que la del puente sutil que es preciso pasar luego de la muerte, y su paraíso, en el que los escogidos musulmanes encontrarán baños, departamentos bien amueblados, camas blandas y huríes de ojos grandes y negros. Verdad es que el Corán dice también que todos los placeres de los sentidos, que son necesarios para los que resucitan con ellos, son insignificantes comparados con el placer de la contemplación del Ser Supremo. Mahoma se manifiesta tan humilde, que declara en el susodicho libro que él no irá al paraíso por su propio mérito, sino por la voluntad de Dios. También por la voluntad divina manda que la quinta parte de los despojos sea siempre para el Profeta.

Tampoco es verdad que excluyera a las mujeres del paraíso, como se ha dicho. No es creíble que un hombre tan ladino quisiera tener en contra suya a esa mitad del género humano que dirige a la otra mitad. Abulfeda refiere que un día, importunándole una vieja, le preguntó qué se debía hacer para ganarse el paraíso, y él le contestó: «Amiga mía, en el paraíso no hay viejas.» La pobre mujer rompió a llorar, y el Profeta, para consolarla, añadió: «No hay viejas en el paraíso, porque al llegar allí se rejuvenecen.» Doctrina tan consoladora se ve confirmada en el capitulo LIV del Corán.

Mahoma prohibió beber vino porque un día algunos de sus sectarios estaban borrachos cuando se presentaron a hacer oración. Permitió tener varias mujeres, conformándose en esto con la costumbre tradicional de los Orientales.

Las leyes civiles del Corán son buenas, su doctrina es admirable en cuanto se conforma con la nuestra; pero los medios que emplea son horribles; se vale del engaño y del asesinato. El del engaño puede perdonársele, porque se dice que los árabes tuvieron ciento veinticuatro mil profetas antes que él, y no tenía nada de particular para ellos que naciera uno más; además, hay quien dice que es necesario engañar a los hombres. Pero ¿cómo es posible justificar al Profeta que nos dice: «Cree que yo he hablado con el ángel Gabriel, y si no lo crees, págame un tributo»?

Por eso yo prefiero Confucio a Mahoma. Confucio fue un sabio sin tener ninguna revelación, y para extender su doctrina sólo se valió de la razón, y no de la mentira ni de la espada. Siendo virrey de una provincia grande, consiguió establecer la moral y las leyes; cuando cayó en desgracia y fue pobre las enseñó, practicándolas igualmente en la época de su grandeza y en la época de su abatimiento, consiguiendo que su nación se encariñase con la virtud y que fuese su discípulo el más antiguo y el más prudente de los pueblos.

El conde de Boulainvilliers, que fue entusiasta por Mahoma, se empeña en elogiar a los árabes, pero sus elogios no consiguen hacer olvidar que constituían un pueblo de bandidos. Adorando a las estrellas, robaban antes de nacer Mahoma, y adorando a Dios, robaron en la época del Profeta.

Hay autores que los disculpan, diciendo que tenían la sencillez de los tiempos heroicos. Pero ¿qué son los siglos heroicos? Los siglos en los que se degollaban los hombres unos a otros por poseer un pozo o una cisterna, como se han degollado luego por poseer una provincia.

Mahoma enardeció a los primeros musulmanes con la rabia del entusiasmo, y no hay nada tan terrible como el pueblo que no tiene nada que perder y pelea al mismo tiempo por la codicia de la rapiña y por el fanatismo de la religión.

Eran poco delicados en sus procedimientos. El contrato de primer casamiento de Mahoma dice que, en atención a que Cadisha está enamorada de él, y él también enamorado de ella, es conveniente que se unan. Pero ¿se encuentra esa misma sencillez en haberle compuesto una genealogía para probar que descendía de Adán en línea recta, como hicieron descender más tarde del mismo Adán a algunas casas de España y de Escocia?

El gran Profeta probó también la desgracia que es común a muchos maridos. Sabiéndolo, nadie debe quejarse de sufrirla. Es conocido el nombre del que gozó los favores de su segunda mujer, la hermosa Aishca: se llamaba Aassan. Mahoma se portó con ella con más altivez que César, que repudió a su esposa, diciendo que de la mujer de César nadie debía sospechar. El Profeta ni siquiera quiso sospechar de la suya. Hizo descender del cielo un capítulo del Corán para afirmar que su mujer le era fiel.

Mahoma es digno de admiración porque, empezando por ser un mercader de camellos, consiguió elevarse a tal altura, que fue legislador, pontífice y monarca; por haber sometido la Arabia, que jamás pudo ser sometida; por haber dado las primeras sacudidas al Imperio romano de Oriente y al de los persas; por haber cambiado la faz de una parte de Europa, de la mitad del Asia, de casi toda el África, y por faltar poco para que su religión subyugara al universo. Yo le admiro además por haber sabido conservar la paz en su casa teniendo muchas mujeres.

Su yerno Alí asegura que cuando desenterraron el cadáver del Profeta le encontraron como si estuviera acabado de enterrar, y que su viuda Aishca exclamó: «Si yo hubiera sabido que Dios tenía que conceder esa gracia al difunto, le hubiera cuidado mejor.»

Nunca se ha escrito la vida de ningún hombre con tantos detalles como se escribió la suya. Sus menores particularidades fueron sagradas. Se sabe la clase y el número de objetos que le pertenecieron: nueve espadas, tres lanzas, tres arcos, siete corazas, tres escudos, doce mujeres, un gallo blanco, siete caballos, dos mulos, cuatro camellos, sin contar la borrica Borac, con la que ascendió al cielo y que tomó prestada, porque era propiedad del ángel Gabriel.

Todas las frases que pronunció fueron cuidadosamente recogidas. Una de las más singulares que dijo fue la siguiente: «El goce de las mujeres hace rezar con más fervor.» Como consecuencia de esta máxima, podía rezarse el acto de gracias al ir a la cama, lo mismo que se reza al sentarse a la mesa, pues una mujer vale tanto como una comida. Mahoma pasó también por ser un gran médico, de modo que no careció de ninguna de las grandes condiciones que son necesarias para engañar a los hombres.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

ALCORÁN O CORÁN

 

Agustín  ◄

 

►  Alegorías

 

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad