TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Alegorías  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Alejandro

 

ALEJANDRÍA

Alejandría - Diccionario Filosófico de VoltaireMás de veinte ciudades llevan el nombre de Alejandría, y todas ellas las fundaron Alejandro y sus capitanes, convertidos en otros tantos reyes. La fundación de estas ciudades son monumentos superiores a las estatuas que más tarde la esclavitud erigió al poderío. Pero la única de esas ciudades que llamó la atención de todo el mundo por su grandeza y sus riquezas fue la que quedó convertida en capital de Egipto. Hoy no es mas que un montón de ruinas. Se sabe que la mitad de dicha ciudad se reedificó en otra parte, cerca del mar. La torre del Faro, que fue una de las maravillas del mundo, ya no existe.

Esta ciudad floreció durante el reinado de los Ptolomeos y la época de los romanos. No degeneró mientras la poseyeron los árabes. Los mamelucos y los turcos, que la conquistaron sucesivamente, no dejaron que decayese; sólo perdió su importancia cuando el paso del cabo de Buena Esperanza abrió a Europa el camino de las Indias y se transformó el comercio del mundo, que Alejandro también cambió, y que había cambiado muchas veces antes de la época de Alejandro.

Lo que hay que notar en los habitantes de Alejandría, durante todas sus dominaciones, es la industria que poseyeron unida a su actividad, su afición a los adelantos aplicables al comercio y a todos los trabajos que le hacen florecer, su espíritu porfiador y pendenciero, su superstición y su relajación de costumbres. En todo esto no cambiaron nunca.

La ciudad se pobló de egipcios, de griegos y de judíos que, siendo pobres al principio, se enriquecieron con el comercio. La opulencia introdujo en Alejandría las bellas artes y la literatura. Los judíos edificaron un templo magnífico como el que tenían en Bubaste, y tradujeron sus libros al griego, que se había convertido en la lengua del país. Los cristianos establecieron grandes escuelas. Reinó allí tan grande y tan viva animosidad entre los egipcios indígenas, los griegos, los judíos y los cristianos, que continuamente unos a otros se acusaban ante el gobernador, y hubo frecuentes y sangrientas sediciones. En una de ellas, que estalló durante el imperio de Calígula, los judíos, que lo exageran todo, dicen que el celo que tenían por la religión y por el comercio les costó perder cincuenta mil hombres, degollados por los alejandrinos.

El cristianismo, que Pantenes, Orígenes y Clemente habían establecido, y que era admirable por sus buenas costumbres, degeneró hasta el punto de llegar a convertirse en partido político. Los cristianos copiaron las costumbres de los egipcios. La codicia de la ganancia dominó al espíritu religioso, y los habitantes de Alejandría, enemistados unos con otros, sólo estaban acordes en profesar amor sin límites al dinero.

Sobre este objeto versa la famosa carta que el emperador Adriano dirigió al cónsul Servianus, y que transcribe Vopiscus:

«He visitado el Egipto, que tanto me elogiáis, y le conozco perfectamente. Esa nación es ligera, voluble, pero va a cambiar muy pronto. Los adoradores de Serapis se hacen cristianos, y los que están al frente de la religión de Cristo se convierten en devotos de Serapis. Los archirrabinos judíos, los samaritanos, los sacerdotes cristianos, o son astrólogos, o adivinos, o alcahuetes. Cuando el patriarca griego va a Egipto, se apoderan de él unos para que adore a Serapis y otros a Cristo. Son sediciosos, vanos y pendencieros. La ciudad es comercial, opulenta y muy poblada, y sus habitantes no están nunca ociosos: unos trabajan en la confección del vidrio, otros fabrican papel; parece que conocen la generalidad de los oficios. Ni aun los enfermos dejan de trabajar, y el oro es un dios al que allí sirven igualmente los cristianos y los judíos», etc.

Esa carta, que escribió un emperador conocido tanto por su talento como por su valor, demuestra que en aquella ciudad, lo mismo los cristianos que los que no lo eran se habían corrompido. Pero las costumbres de los primeros cristianos no habían degenerado en todas partes. Aunque experimentaron la desgracia de haberse dividido en diferentes sectas, que se detestaban las unas a las otras y se acusaban recíprocamente, los más tenaces contrarios del cristianismo tuvieron que confesar que en su seno se encontraban las almas más puras y más grandes, y lo mismo sucede en la actualidad en ciudades más desenfrenadas y más locas que Alejandría.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico                                                                                                                                         ALEJANDRÍA

 

Alegorías  ◄

 

 

►  Alejandro

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad