TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

BIBLIOTECA DEL PENSAMIENTO - Catálogo

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

VOLTAIRE - DICCIONARIO FILOSÓFICO 

Índice (A) (B-C) (D-F) (G-N) (O-Z)



Voltaire es un precursor. Es el portaantorcha
del siglo XVIII, que precede y anuncia la Revolución.
Es la estrella de ese gran mañana. Los sacerdotes
tienen razón para llamarle Lucifer.


         VÍCTOR HUGO

 

Ateo  ◄

Voltaire - Diccionario Filosófico  

►  Augur

 

ÁTOMOS

Átomos - Diccionario Filosófico de VoltaireEpicuro, que era un genio muy respetable por sus costumbres, y después Lucrecio, que se atrajo la admiración de Roma, admitieron la doctrina de los átomos y del vacío. Gassendi sostuvo esa doctrina y Newton la demostró. En vano algunos cartesianos siguieron defendiendo la doctrina contraria, la de que el mundo estaba lleno; en vano Leibniz, que empezó adoptando el sistema razonable de Epicuro, de Lucrecio, de Gassendi y de Newton, cambió de opinión sobre el vacío cuando riñó con su maestro Newton; la plenitud se tiene hoy por una quimera; todo el mundo reconoce hoy el vacío: los cuerpos más duros se tienen hoy por cribas, como lo son. Quedó admitida la teoría de los átomos, de los principios insecables, inalterables, que constituyen la inmutabilidad de los elementos y de las especies, cuyos principios consiguen que el fuego sea siempre fuego, cuando lo vemos y cuando no lo vemos; que el agua sea siempre agua, la tierra siempre tierra y que los gérmenes imperceptibles que forman el hombre no formen nunca un pez.

Epicuro y Lucrecio fueron los primeros que conocieron esta verdad, aunque mezclada con muchos errores. Lucrecio dice, hablando de los átomos: Sunt agitur solida pollentia simplicitate. «Sostiene su ser su misma simplicidad.»

Sin esos elementos que son de naturaleza inmutable, el universo sólo sería un caos; y en esto, Epicuro y Lucrecio aparecen como verdaderos filósofos. Sus intermedios tantas veces puestos en ridículo no son otra cosa que el espacio no resistente en el que Newton demostró que los planetas recorren sus órbitas en tiempos proporcionados a sus áreas; de modo que los intermedios de Epicuro no son ridículos: los ridículos fueron sus adversarios.

Pero cuando a continuación dice Epicuro que esos átomos por casualidad declinaron en el vacío; que su declinación formó por casualidad los hombres y los animales; que por casualidad se formaron los ojos en la parte de la cabeza y los pies a los extremos de las piernas; que las orejas no se nos han dado para oír, sino que la declinación de los átomos las crearon fortuitamente, y los hombres se aprovecharon de ellas también fortuitamente para oír, esa demencia, que entonces se llamó «física», fue tratada de ridícula con muchísima razón.

Los verdaderos filósofos hace ya mucho tiempo que han extraído de Epicuro y Lucrecio lo que tenían de bueno entre el maremágnum de sus errores, hijos de su imaginación y su ignorancia. Los espíritus más refractarios adoptaron la teoría de que el mundo fue creado a la par que el tiempo, y los más atrevidos han admitido la creación antes del tiempo. Unos tienen fe en el universo sacado de la nada, y otros, que no comprenden tal física, creen que todos los seres son emanaciones del Gran Ser, del Ser Supremo y universal. Pero unos y otros niegan el concurso fortuito de los átomos y reconocen que la casualidad es una palabra vacía de sentido. Lo que llamamos casualidad, no es ni puede ser otra cosa que la causa desconocida de un efecto conocido. ¿Por qué, pues, acusan todavía a los filósofos de creer que la construcción prodigiosa e inefable del universo sea producto del concurso fortuito de los átomos, esto es, efecto de la casualidad? Ni Spinoza ni nadie dijo nunca semejante absurdo.

La única cuestión que se agita hoy sobre esta materia consiste en averiguar si el autor de la Naturaleza creó partes primordiales e indivisibles, para que sirvieran de elementos inalterables, o si todo se divide continuamente en la Naturaleza y se convierte en otros elementos.

En el primer sistema se explica la razón de todo; en el segundo sistema no se da razón de nada, al menos hasta hoy. Si los primeros elementos de las cosas no fueran indestructibles, podría llegar un día en que un elemento devorara a todos los demás y los convirtiera en su propia sustancia. Esto fue probablemente lo que hizo pensar a Empédocles que todo provenía del fuego y el fuego lo destruiría todo.

Sabido es cómo engañó en el siglo XVII a Robert Bayle el falso experimento de un químico, que le hizo creer que había convertido agua en tierra. Pero ese experimento no fue cierto. Más tarde Boerhaave descubrió ese error haciendo mejores experimentos; pero antes de descubrirlo, Newton, engañado por Bayle, como Bayle por el químico, había ya imaginado que los elementos podían convertirse unos en otros, y esto es lo que le hizo creer que el globo iba perdiendo continuamente un poco de su humedad y se secaba, y que algún día se vería Dios obligado a corregir su obra. Leibniz se opuso con todas sus fuerzas a la referida idea, y probablemente tuvo razón al contradecir a Newton.

A pesar de la idea de que el agua puede convertirse en tierra, Newton creía que eran los átomos insecables e indestructibles, lo mismo que Gassendi y que Boerhaave, lo que parece difícil de conciliar, porque si el agua se convirtiera en tierra, dividiéndose sus elementos se perderían. Esta cuestión se da la mano con la cuestión famosa de que la materia es divisible hasta el infinito. La palabra «átomo» significa «sin partes»; si lo dividimos, ya no será átomo.

Podemos dividir un grano de oro en diez y ocho millones de partes visibles. Un grano de cobre disuelto en espíritu de sal amoníaco presenta a nuestra vista más de veintidós mil millones de partes; pero al llegar al último elemento el microscopio no puede ya distinguir el átomo, y sólo con la imaginación podemos ir dividiendo.

Sucede con el átomo, que se divide hasta el infinito, como con algunas proporciones geométricas. Podemos hacer pasar infinidad de curvas entre el círculo y su tangente, pero sólo suponiendo que ese círculo y esa tangente sean líneas que carezcan de anchura, y esa clase de líneas no se encuentran en la Naturaleza. Lo mismo podemos decir de las líneas asíntotas, que se acercan sin llegar nunca a tocarse, suponiendo que esas líneas tengan longitud y no tengan anchura, lo que es una hipótesis. De modo que nos representamos la unidad por medio de una línea; luego dividimos esa unidad y esa línea en las fracciones que queremos; pero esa infinidad de fracciones sólo existe en nuestra imaginación. Realmente no se ha demostrada que el átomo sea divisible, pero las leyes de la Naturaleza parece que prueben que debe serlo.

 

Voltaire - Diccionario Filosófico    

ÁTOMOS

 

Ateo  ◄

 

►  Augur

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco  - Aviso legal y política de privacidad