TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

Biblioteca del pensamiento
Textos íntegros de obras fundamentales en Filosofía y Humanidades

Biografías y semblanzas
Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

Índices y sumarios
 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

En la red y en español
Directorio y sumarios  de revistas de filosofía en español editadas en la red

Historia de la filosofía
Los principales pensadores: teoría, ejercicios, textos resúmenes...

Historia de la filosofía
Edición digital de la Historia de la Filosofía de J. Balmes

Diccionario filosófico
de Voltaire
Edición digital

Diccionario de filosofía
Breve definición de los conceptos filosóficos más importantes

Razón vital
Foro dedicado a José Ortega y Gasset

Curso de Psicología

Vocabulario de psicología
Los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

La psicología contemporánea
Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira
 

 

 

VOCABULARIO DE LA ECONOMÍA - José Manuel Piernas Hurtado (1843-1911)

Índice


   
   

Actividad económica  ◄

Principales conceptos de economía

    ►  Agio-Agiotaje

Agentes naturales

Bajo esta denominación, aunque algo impropia, aceptada generalmente, se comprenden aquellas cosas de la Naturaleza, útiles para el hombre, sobre las que recae la acción del trabajo económico.

 

 

No todo lo que existe favorece la vida humana, pues entre los objetos que nos rodean hay algunos que nos son contrarios, que nos causan daño y aun producen nuestra muerte. Estos objetos no pueden ser considerados como agentes naturales; pero tampoco entran en esa categoría todas las cosas que sirven para nuestras necesidades.

La Naturaleza nos presta medios de dos clases: unos que se llaman continuos, en íntima comunicación con nuestro organismo y que utilizamos sin esfuerzo alguno de la actividad; tales son: el aire, la luz, el calórico y otros que se dicen discretos, separados de la necesidad, que han de ser aplicados a ella por nosotros mismos, como sucede con los minerales, las plantas y la mayor parte de los seres del mundo físico.

Los medios discretos, esos cuya utilidad califican algunos de onerosa, porque exige como condición el empleo del trabajo, son los que constituyen en economía los agentes naturales. Sin embargo, también los medios continuos o de utilidad gratuita pasan a ser discretos y agentes naturales; por lo tanto, cuando los aplicamos a algún servicio que ellos no prestan espontáneamente: el aire, usado como motor en el molino y el barco, o para ventilar una mina, la luz para la fotografía, se encuentran en este caso.

Atendiendo a esa distinta índole de los agentes naturales, suelen dividirse por los economistas en apropiables e inapropiables. Los unos en efecto —la tierra, las minas, los animales, etc.— no sólo son susceptibles de propiedad, sino que ésta es condición necesaria para su aprovechamiento; mientras que los otros —el mar, la electricidad, etc.— rechazan todo dominio o aplicación exclusiva, que sería inútil, por otra parte, ya que existen en cantidad ilimitada y pueden satisfacer a la par todas las necesidades.

Los agentes naturales, que se hallan diversamente repartidos entre todas las regiones del Globo, son el primero de los elementos productivos y la base sobre que operan el trabajo y el capital para conseguir la formación de la riqueza.

Vocabulario de la Economía - Nomenclatura y principales conceptos de economía (editado: 5-11-2007)                  AGENTES NATURALES

 

 

© TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco - Maquetación y diseño web: Javier Echegoyen -  Aviso legal y política de privacidad