TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

Biblioteca del pensamiento
Textos íntegros de obras fundamentales en Filosofía y Humanidades

Biografías y semblanzas
Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

Índices y sumarios
 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

En la red y en español
Directorio y sumarios  de revistas de filosofía en español editadas en la red

Historia de la filosofía
Los principales pensadores: teoría, ejercicios, textos resúmenes...

Historia de la filosofía
Edición digital de la Historia de la Filosofía de J. Balmes

Diccionario filosófico
de Voltaire
Edición digital

Diccionario de filosofía
Breve definición de los conceptos filosóficos más importantes

Razón vital
Foro dedicado a José Ortega y Gasset

Curso de Psicología

Vocabulario de psicología
Los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

La psicología contemporánea
Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira
 

 

 

VOCABULARIO DE LA ECONOMÍA - José Manuel Piernas Hurtado (1843-1911)

Índice


 

   
   

Alquiler  ◄

Principales conceptos de economía

    ►  Arancel de aduanas

Amortización

Esta palabra tiene diversas acepciones económicas. Llámase así al hecho de pagar sencillamente las deudas, y a un procedimiento que consiste en reintegrar, por medio de entregas parciales y comúnmente periódicas, un capital empleado en la industria o recibido a préstamo; y se llama también prima de amortización, o amortización solamente, a cada uno de los tantos o sumas dedicados a ese objeto. —Es de notar, según esto, la impropiedad que se comete, al decir amortización de capitales, cuando precisamente se trata de reconstituidos, y lo que se extingue y muere no es un capital, sino al contrario, una deuda. Por último, amortización significa el estado de aquella propiedad que ha sido adjudicada perpetuamente a dueños determinados, a quienes se priva, al mismo tiempo, de la facultad de enajenarla.

 

Como medio para la formación de capitales, la amortización tiene la gran ventaja de que permite utilizar la fuerza poderosísima del interés compuesto, que pueden ir devengando las sumas acumuladas sucesivamente; pero sólo es un recurso eficaz cuando se juntan las dos condiciones de un largo período de tiempo y una colocación productiva. —El cálculo determina, en cada caso, ya la cantidad anual, ya el tiempo o el interés, que son precisos para conseguir un cierto capital.

En toda industria figura, como uno de los gastos de producción, el necesario para reembolsar los capitales invertidos, así es que, tomando en cuenta la duración probable del capital y el número de los productos que con él pueden obtenerse, se incluye, en el precio de cada uno de éstos, la amortización correspondiente.

Ha querido aplicarse al pago de las deudas públicas la amortización por el interés compuesto; pero los resultados no correspondieron a las grandes esperanzas fundadas en esta idea, por falta de una de las condiciones que antes indicamos. Creyeron los Gobiernos que podían disfrutar los beneficios de ese sistema, y crearon para lograrlo las llamadas Cajas de Amortización. Al contraer un empréstito se señalaba una cantidad anual fija, el 1 por 100 generalmente, y se entregaba a la Caja, que la invertía en títulos, aprovechando las oscilaciones del mercado; cobraba luego el interés de estos títulos y debía emplearle, juntamente con la dotación anual en la adquisición de otros nuevos, hasta poseerlos todos. Así en un empréstito de 100 millones al 5 por 100, se señalaban 6 millones anuales en el presupuesto para dar uno a la Caja de amortización, y al cabo del primer año ya no existían más que 99 millones en manos de los acreedores; al terminar el segundo año, la Caja había recibido, además del millón correspondiente, el interés de los títulos, que adquirió en el primero, y que continuaba pagándose como si se hallaran en circulación, y lo empleaba todo en otros títulos; en el tercer año tenía el millón fijo, más los intereses de los dos anteriores, y de esta suerte, con el 1 por 100 anual y el interés de los intereses, en un período de treinta y seis años, —es decir, con 36 millones aparentemente—, la Caja debía adquirir todos los títulos del empréstito extinguiendo la deuda.

Matemáticamente ese procedimiento es indiscutible; pero desde el punto de vista económico el error estaba en que el Estado quería especular consigo mismo, abonándose supuestos intereses, y multiplicar sus recursos colocándolos improductivamente, y la ilusión consistía en que seguían pagándose los cupones de títulos realmente amortizados, porque se hallaban en poder de la Caja; resultando de todo ello que la deuda no se extinguía hasta que se sacaba su importe céntimo a céntimo del Tesoro público, sin ahorro, ni ventaja alguna. Por eso las Cajas de amortización fueron totalmente desechadas, y no ha quedado de ellas más recuerdo que el aumento de la deuda de las naciones, debido a la falsa idea de que podría reembolsarse fácilmente. —No hay más que un medio para formar capitales, la producción, y es inútil pretender que aquéllos se multipliquen allí donde ésta no existe. La extinción de la deuda pública, su amortización gradual y sucesiva, es una necesidad imperiosa de los Gobiernos, pero la única manera de conseguirla está en los sobrantes de un presupuesto bien establecido.

Respecto de la propiedad, la amortización es un estado contrario a sus más esenciales condiciones. La circulación es la vida de la propiedad y con razón se llama amortizada, es decir muerta, a aquella que se petrifica y se sustrae a los cambios que necesita para cumplir con su fin. La propiedad es un medio para ciertas necesidades humanas, y si éstas varían a cada paso, es indispensable que aquélla pueda seguir esas alteraciones; cuando la propiedad se inmoviliza, ya no es posible la relación y el acuerdo de ambos términos. Prueba de la verdad de estas afirmaciones son los graves males de todo género que la amortización ha producido, y los obstáculos que especialmente ha opuesto al desenvolvimiento de la riqueza.

Vocabulario de la Economía - Nomenclatura y principales conceptos de economía (editado: 5-11-2007)                            AMORTIZACIÓN

Alquiler  ◄

 

    ►  Arancel de aduanas

 

 

© TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco - Maquetación y diseño web: Javier Echegoyen -  Aviso legal y política de privacidad