TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ADAM o ADÁN, primer padre en el relato de la Biblia (mitología bíblica)

ADAM (ADÁN)

Mitología (en el original, en la sección Biografía). Nuestro primer padre. Adam es un vocablo hebreo que significa tierra y ese nombre fue dado al primer hombre que, según el Génesis, fue formado del barro el sexto día de la creación del mundo. «Dios, dice la relación mosaica, terminó su obra formando al hombre a su imagen y semejanza, y declarándole dueño y señor y soberano de todas las criaturas animadas no dotadas como él de razón.» «Dios, prosigue la relación del libro de Moisés, le dio por compañera a Eva, formada de la misma carne de Adam. Eva significa: madre de los seres vivientes.» Reunidos en una mansión de delicias, Adam y Eva debían poblar la tierra de una bienaventurada y santa posteridad. El jardín del Paraíso, poblado de hermosos árboles llenos de frutas, les fue destinado por morada; allí encontraron todo cuanto podía satisfacer sus deseos y proporcionarles goces inocentes. Pero en medio del jardín, hallábase plantado el árbol de la ciencia del bien y del mal y el Supremo Hacedor había prohibido a Adam y a Eva gustar la fruta de ese árbol. Eva, dice la tradición antigua, se dejó sin embargo seducir por la serpiente, tomó una manzana de ese árbol y con ella en la mano incitó a su esposo para que la comiesen juntos. Esta desobediencia destruyó para siempre su felicidad. Las cosas cambiaron repentinamente: éstos conocieron su desnudez y se avergonzaron de ella procurando cubrirla con hojas de higuera. Inútilmente Adam, tratando de ocultarse a la vista de Dios, imploró perdón para su falta y para la de Eva; la maldición de Dios cayó sobre ellos y sobre toda la naturaleza: acababan de salir, sin posible regreso, del estado de la inocencia en que habían sido creados. Adam, y con Adam toda su descendencia por los siglos de los siglos, fue condenado a ganar el sustento con el sudor de su rostro; desde entonces fue accesible para todas las miserias y dolores de la vida y al fin de su existencia para las angustias de la muerte. Adam y Eva tuvieron dos hijos; Caín y Abel. Caín envidioso de Abel le asesinó enrojeciendo por primera vez con sangre humana la tierra que tantas veces había de ser regada después con sangre de hombres vertida por hombres. Adam murió a los 930 años, de los cuales había pasado 130 en el Paraíso. – Hasta aquí la tradición mosaica extractada del texto del Génesis. La historia del primer hombre aparece y se reproduce, con modificaciones más o menos importantes, en la tradición de todos los pueblos antiguos y parece como si en todos ellos tuviese un origen común. La poesía, la pintura, la escultura, en general, todas las bellas artes han hallado siempre en la vida, la caída y la muerte de Adam manantial inagotable de bellísimas e inspiradas creaciones.

Según los talmudistas, a cuya opinión parece inclinarse Genebrardo, Adam fue el autor de los Salmos. Esta opinión no deja de ser algún tanto peregrina.

Tampoco han faltado católicos, quienes creyeran y vulgarizaran que Adam compuso dos cánticos, uno después de la creación de Eva, y otro, que fue un cántico penitencial, a causa de haber cometido el pecado de desobediencia que dio origen al pecado original.

Los alfabetos de Adam y de los hijos de Seth formaron en un tiempo parte de las creencias de algunos piadosos.
 

Adán y Eva (pintura)



 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 1, págs. 414-415 - editado: 22-9-2007)                          ADAM o ADÁN (mitología bíblica)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal