TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ADRIANO (P. ELIO), emperador romano (historia y biografía)

ADRIANO (P. ELIO)

Historia y Biografías. Emperador romano, hijo de españoles y natural de Roma donde nació el año 76. Su padre era primo de Trajano; su madre fue Domicia Paulina, nacida en Cádiz. Trajano le adoptó y procuró que le sucediera en el trono, como así se verificó, después de haber desempeñado los cargos de Tribuno de las legiones, Cuestor, Cónsul, Tribuno del pueblo, Pretor, Arconte de Atenas y Gobernador de Siria. Fue proclamado emperador por el ejército en Antioquía el día 11 de agosto del 117; entró en Roma al siguiente año, y habiéndosele decretado los honores del triunfo, los rehusó para él y colocó en el carro triunfal la estatua de Trajano. No puso gran empeño en conservar las conquistas de Trajano; antes al contrario, retiró las tropas de la Armenia, de la Mesopotamia y del África, dejó que los armenios eligiesen rey, consintió que los partos llamaran al destronado Cosroes y señaló como límite oriental del imperio el río Eufrates. Conservó los territorios conquistados en la Dacia, donde se habían establecido muchos romanos, e hizo romper el puente de Trajano sobre el Danubio para impedir el paso de los bárbaros. Mantuvo buenas relaciones con Farasmanes, rey de la Iberia Asiática, que se presentó en Roma para solicitar la protección de Adriano contra Vologeso, rey de Armenia, trayendo consigo espléndidos regalos que el emperador pagó con otros mayores. Decía Adriano que un buen monarca debe ver todos los países que gobierna, y por esto pasó gran parte de su vida visitando las provincias sujetas al imperio. En España reconstruyó templos y edificios públicos y celebró una asamblea general en Tarragona a donde convocó a los representantes de las principales ciudades, habiendo acudido todos menos los de Itálica, patria de Trajano y del padre de Adriano, por lo que el emperador, ofendido, no quiso visitar a dicha ciudad cuando pasó a la Bética. En aquella asamblea pidió a los españoles soldados, petición a que no accedieron, lo que no impidió que mostraran gran respeto y veneración al emperador, obsequiándole con grandes festejos. Se cuenta que estando en dicha ciudad de Tarragona corrió peligro su vida, porque un esclavo arremetió contra él espada en mano con intento de matarle; dieron por supuesto que estaba loco y no se le impuso pena. Adriano hizo nueva división de España en seis provincias, que eran: Bética, Lusitania, Cartaginense, Tarraconense, Galecia, y Mauritania Tingitana, siendo gobernadas las dos primeras por Legados consulares, y las otras cuatro por Presidentes; renovó con su propio peculio veinte millas del camino que iba de Sigila y Munda a Cartima, y perdonó a los pueblos de España una deuda de 1.900.000 sestercios. En la inscripción de algunas monedas acuñadas en España se le da el título de Padre de la Patria. Durante su reinado ocurrió la gran sublevación de los judíos a las ordenes de Barchocebas, el hijo de la Estrella, que decía ser el Mesías; la insurrección fue espantosa, mataron los judíos a millares de personas; mas por fin pudieron dominarla las aguerridas legiones de Roma, y el país quedó arruinado y despoblado.

Fue Adriano un emperador en el que aparecen en confusa mezcla grandes virtudes y grandes vicios. Su inteligencia debía ser poderosa; le bastaba leer una sola vez un libro para saberlo de memoria, dictaba a un tiempo varias cartas, conocía como el que más la gramática, la filosofía, las matemáticas, era músico y pintor, compuso obras en prosa y verso tales como el poema Alejandriada y algunos discursos sobre la gramática y el arte de la guerra. Pero no fue hombre modesto; le irritaba sobremanera que se pusiera en tela de juicio su superioridad; Apolodoro, el arquitecto de Trajano, se permitió censurar irónicamente algunas pinturas del emperador, y su atrevimiento le costó la vida. Dio su nombre, Elia, a muchas ciudades y colonias, porque la idea que de sí mismo tenía le llevaba a perpetuar su memoria en todas partes. También era por demás receloso y daba oídos a los infames delatores; separó de sus cargos a los que podían ambicionar el imperio, trató con gran crueldad a su esposa Julia Sabina, y aun se cree que la hizo envenenar; y por último, debió ser libertino muy corrompido a juzgar por los versos que prodigó en obsequio de sus bardales. Amó con torpe pasión a Antínoo, pero habiéndole revelado las artes mágicas que para prolongar sus días necesitaba la sangre voluntaria de un hombre, no encontró otro tan generoso que le diese la suya, y consintió que aquél le sacrificase su juventud, su belleza y su vida. En su época ocurrió la cuarta persecución de los cristianos. Las innovaciones que introdujo en el gobierno y administración son de alguna importancia; prescindió de las formas republicanas que aun conservaba el imperio, para lo que separó los oficios de su palacio y de su persona de los del Estado y del ejército; concedió los de la corte a los caballeros; creó cuatro cancillerías; dividió la prefectura pretorial en dos, una civil y otra militar, y convirtió el consejo privado en consejo público del que formaban parte los senadores más respetables y los jurisconsultos más distinguidos. A Prisco, Celso y Salvio Juliano dio el encargo de reunir en el llamado Edicto perpétuo las mejores leyes o edictos de los pretores, con lo que quitó a éstos la facultad que tenían de fijar los principios legales con arreglo a los que administraban justicia, obligándolos a atenerse al nuevo edicto. Dictó otras leyes, ordenando que se dejase a los hijos de los proscriptos la duodécima parte de los bienes paternos: que fuese único dueño de un tesoro el que lo encontrase en heredad propia, y sólo de la mitad en heredad ajena, y que los disipadores o pródigos sufrieran pena de azotes en el anfiteatro y además destierro. Prohibió los sacrificios humanos y que los amos matasen a los esclavos, y mandó cerrar los ergástulos, excepto los que pertenecían al emperador o al Estado.

Eligió para sucesor a Lucio Cómodo Vero, y habiendo muerto éste a su regreso de la Panonia, adoptó a Tito Antonino, con la condición de que también éste adoptase a los hijos del difunto. Después se retiró el emperador a Tíbur donde se entregó a grandes excesos que minaban su ya quebrantada salud; buscó remedio a sus dolencias en las artes mágicas, y desesperado al ver que ni éstas ni los mejores médicos conseguían curarle, prescindió de todo régimen, y de este modo aceleró su muerte ocurrida el 18 de julio del año 138, cuando tenía sesenta y dos de edad; había reinado muy cerca de veintiuno.

En las lápidas y monedas se lee Imp (erator) Caesar Trajanus Hadrianus Aug (ustus) (Emperador Cesar Trajano Adriano Augusto). Ya fue conocido como Padre de la Patria (Pater Patriæ) antes del año 128. La epigrafía griega (Corpus inscriptionum Græcarum, números 1072, 1822, 2021, 6786) ofrece los siguientes calificativos Νεος Διονυσιος: Ζευς Δωδωναϊος: ΠύΘιος: Πανελλήνίος Ολυμπίος Ζεύς Ολύμπιος y Ολυμπίος solo.

La epigrafía latina del Asia Menor le llama Jupiter Olympicus o solamente Olympius.
 

Adriano (orador griego) - Adriano (San)



 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 1, pág. 477 - editado: 15-9-2007)  ADRIANO (P. ELIO), emperador (historia y biografía)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal