TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ABSOLUCIÓN, concepto y tipos de absolución en el cristianismo (teología y derecho canónico)

ABSOLUCIÓN

Teología y Derecho canónico. La facultad de absolver, lo mismo que la de condenar, nace de un principio fundamental; la jurisdicción. Es de advertir, no obstante, que la jurisdicción eclesiástica ni tiene siempre el mismo origen, ni goza la misma extensión, ni persigue idénticos fines que la jurisdicción civil. Es cierto que en algunos casos, no en muchos, la eclesiástica tiene el mismo origen y el mismo fin temporal que la civil, como sucede, por ejemplo, en la que se denomina jurisdicción atribuida, nombre que suele darse a la jurisdicción que por razones de consideración o de conveniencia la sociedad civil permite ejercer a la sociedad eclesiástica, con la que se halla hoy mismo estrechamente unida y con la que lo estuvo más todavía, hasta que las Constituciones españolas establecieron relativa libertad de cultos, reducida después casi a mera tolerancia; pero, como se ha dicho, estos casos son pocos, y aún éstos puede decirse que nacen de una especie de consentimiento o pacto tácito entre las jurisdicciones eclesiástica y civil. Otras veces, en la mayor parte de los casos, a la jurisdicción eclesiástica se atribuye origen puramente divino, que da a sus resoluciones naturaleza sencillamente religiosa, y por lo tanto independiente de la potestad civil. Su fin en este caso es espiritual, alcanzando por lo mismo hasta las conciencias. Sus medios unas veces son secretos y hasta sacramentales; otras veces externos y análogos, si no idénticos, a los empleados por la sociedad civil para sus juicios. De aquí la analogía y uniformidad unas veces, y otras la diversidad entre las de una y otra sociedad ; y de aquí también las diferencias, ya esenciales, ya accidentales, en las condenas y absoluciones que, como se ha dicho, versan, ya sobre fines y objetos temporales, ya sobre fines y objetos espirituales. De aquí la división de la absolución canónica en judicial y penitencial.
 

Absolución canónica judicial – La absolución judicial en lo eclesiástico es la decisión del tribunal competente, por la cual, después de seguido un juicio por todos sus trámites, se declara libre, ya absolutamente, ya con alguna restricción, al enjuiciado de la acusación o demanda propuesta contra el mismo. En el derecho canónico prevalece el principio de que en caso de duda se absuelve al procesado: promptiora sunt jura ad absolvendum quam ad condemnandum.
 

Absolución penitencial. – La absolución penitencial en su sentido lato comprende la absolución en el foro interno y la absolución en el foro externo: esto es, la de los pecados cometidos y las censuras que estos pecados llevan anejas, y la de las censuras solamente. La primera absolución es sacramental, y por consiguiente de carácter secreto y reservado; se ejerce en el tribunal de la penitencia, y queda limitada al fuero de la conciencia individual: de aquí su denominación de foro interno. La segunda es pública y se halla sujeta, según los cánones, a formalidades exteriores.

La legislación de las Partidas, tomando disposiciones del Derecho de Decretales, trató acerca de la absolución principalmente en el título 9 de la Partida 1.ª, pero ni sus disposiciones eran de la competencia del poder temporal, ni propias del código civil.

Las de la Novís. Recopilación para obligar a los jueces eclesiásticos a absolver de censuras (Ley 15, tít. 2.º, libro 2.º) ni están en uso ni en armonía con la práctica vigente. In articulo mortis todo sacerdote puede absolver de los pecados y censuras, aun en los casos reservados.


 


    Según el aforismo de derecho canónico de que la absolución supone precisamente la jurisdicción y que puede absolver el que puede condenar, el Sumo Pontífice, en virtud de la plenitud de su jurisdicción y de su autoridad suprema, puede absolver en todo el orbe cristiano, en lo cual se funda naturalmente la reserva al mismo de casos especiales. Por lo demás, las absoluciones en el foro externo pueden ser: a) simple; b) condicional; c) privada; y d) solemne.

 

a) Llamase absolución simple aquélla cuyos efectos no son modificables por ninguna circunstancia, ni se hace depender de ellas. La fórmula de esta absolución es generalmente igual en el fuero externo que en el fuero interno.

b) La absolución condicional, como su nombre indica, es aquélla cuyo efecto se hace depender de alguna condición o circunstancia: esa condición puede ser futura, presente y pasada. La condición de satisfacer, verbigracia, no puede en justicia, ni racionalmente, ser rechazada, y es claro que esta condición ha de ser siempre de futuro. Entre las absoluciones condicionales hay tres especies que merecen muy especial atención, y son las siguientes: absolución ad cautelam; cum reincidentia; y ad efectum.

La absolución ad cautelam es unas veces judicial y otras veces extrajudicial. La extrajudicial se concede en el tribunal de la penitencia, y su fórmula suele ser: Absolvo te ab omni vinculo excommunicationis, si quam incurristi, in quatum possum et tu indiges.
 

Absolución cum reincidentia. Siempre que a la absolución canónica se agrega una condición de futuro, añádese casi siempre el apercibimiento de reincidir en la misma censura, si no se cumple la condición impuesta. Este apercibimiento o cláusula condicional suele ser también común en las absoluciones por casos reservados in artículo mortis, en las cuales el absuelto en tales condiciones contrae la obligación de presentarse al Papa, una vez pasado el peligro. Hay sin embargo varias causas, y los autores las señalan, en que se exime al absuelto de presentarse personalmente al Papa, bastando que lo haga por medio de procurador. Son curiosos los siguientes versos latinos en que aparecen comprendidas esas causas:

Regula, mors, sexus, hostis, puer, officialis, Delitiosus, inops, œgerque, senexque, sodalis, Janitor, adstrictus, dubius causæ, levis, ictus, Debilis, absolvi sine Summa Sede merentur.

Absolución ad efectum. En algunos casos es necesario hallarse libre de toda censura, ya para obtener, ya para disfrutar alguna gracia, cargo, dignidad, etc., como, por ejemplo, una canongía, un obispado. Cuando esto acaece, la Santa Sede, para mayor precaución, suele dispensar al que ha de obtener la gracia, si estuviese excomulgado o sometido a cualquier censura eclesiástica, urna absolución genérica y condicional.

c) La absolución privada es la que se otorga sin ningún aparato ni formalidad exterior.

d) La solemne es la que sólo se concede con cierta publicidad reparadora del escándalo que produjo la culpa.
 

Absolución de los muertos. –No siempre ha sido la Iglesia católica, ni la potestad eclesiástica la que han condenado y castigado con sus censuras espirituales a los difuntos: también lo ha hecho en muchas ocasiones la autoridad civil. En la absolución se procedía, como es natural, por razones análogas, aunque en sentido contrario: era ésta la llamada absolución de muertos, que trascendía no solamente a la memoria del difunto absuelto, sino también, lo mismo que la condena, a la familia, ya en lo moral, ya en lo civil. La excomunión privaba, como el derecho canónico priva hoy, de sepultura eclesiástica; cuando, muerto el excomulgado, aparecía probada su inocencia, considerábase también justo absolverle, a fin de que sus cenizas insepultas pudieran ser depositadas con las de los demás fieles.
 

Absoluciones en el rezo del breviario. Se nombran así ciertas oraciones rezadas antes de los ejercicios de maitines y antes del capítulo, al terminar el rezo de la hora de prima, que casi siempre revisten forma de ruegos y de bendiciones.



 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano  (vol. 1, pág. 175 - editado: 27-09-2007)             ABSOLUCIÓN (teología y derecho canónico)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal