TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ALMA, distintas acepciones del término

ALMA

- ALMA (del lat. anĭma): f. Sustancia espiritual e inmortal, capaz de entender, querer y sentir, que informa el cuerpo humano y con él constituye la esencia del hombre.

Otros entran en orden por salvar las sus ALMAS.

ARCIPRESTE DE HITA.

 

No revela Dios al ALMA sus íntimos secretos delante de testigos, etc.

FR. DIEGO DE ESTELLA.

 

Por quien espera el ALMA

Ver vuelto en risa su continuo llanto.

CERVANTES.

– ALMA: Por ext., principio sensitivo que da vida e instinto a los animales, y vegetación que nutre y acrecienta las plantas.

– ALMA: fig. Persona, individuo.

Con toda aquella multitud de ALMAS, carruajes y animales, no hubo en todo el día una desgracia.

VENTURA DE LA VEGA

 

...la espada del conde cayó a los pies de su rival, momento después ya no había un ALMA en todo el jardín.

GARCÍA GUTIÉRREZ.

 

Una capital de doscientas cincuenta mil ALMAS, no tenía coches de alquiler.

CASTRO Y SERRANO.

- ALMA: fig. Sustancia o parte principal de cualquiera cosa.

El emperador Carlos V solía decir que la tardanza era ALMA del consejo, y la celeridad de la ejecución, y juntas ambas, la quinta esencia de un príncipe prudente.

SAAVEDRA FAJARDO.

 

-Aguarde usted, porque ésta es el ALMA del plan, etc.

LARRA

– ALMA: fig. Viveza, espíritu, fuerza de expresión.

...y habló con tanto fuego, con tanta ALMA, que todos sus oyentes quedaron convencidos, etc.

FERNÁN CABALLERO.

– ALMA: fig. Lo que da espíritu, aliento y fuerza a alguna cosa.

¿Dónde me llevas, honor,

Sin el ALMA de mi amor,

Sin el cuerpo de mi vida?

ROJAS.

– ALMA: fig. Lo que se mete en el hueco de algunas piezas de poca consistencia para darles fuerza y solidez, como el palo que se mete en hacheros de metal, o en varas de palio; la ruedecilla cubierta de tela de que resultan los botones; etc.

– ALMA: fig. Hueco o parte vana de algunas cosas.

– ALMA: fig. Hueco de la pieza de artillería donde entran la pólvora y la bala.

– ALMA: fig. Pieza de hierro forjado que forma el recazo y espiga de la espada, y en la parte correspondiente a la hoja, va envuelta por las dos tejas de acero.

– ALMA: fig. En los instrumentos de cuerda que tienen puente, como violín, contrabajo, etc., palo que se pone entre sus dos tapas para que se mantengan a igual distancia, y no hagan movimiento.


 

– ALMA: Arq. Madero que, asentado y fijo verticalmente, sirve para sostener los otros maderos o los tablones de los andamios.

– ALMA: Cerr. La pared vertical que constituye el cuerpo principal y resistente de una viga de hierro en forma de doble T. En la figura adjunta la hoja de palastro a es el alma que se halla terminada por dos cabezas b y c, a las que se reúne por escuadras d.
 

- ALMA ATRAVESADA: fig. y fam. ALMA DE CAÍN.

– ALMA DE CABALLO: fig. y fam. Persona que sin escrúpulo alguno comete maldades.

– ALMA DE CAÍN: Persona aviesa o cruel.

– ALMA DE CÁNTARO: fig. y fam. Persona falta de discreción y sensibilidad.

Y a vos, ALMA de cántaro, ¿quién os ha encajado en el cerebro que sois caballero andante?

CERVANTES.

 

-Claro está que sí. Y me tocará ración doble. - ¡ Ay, qué ALMA de cántaro!

TAMAYO Y BÁUS.

– ALMA DE DIOS: fig. Persona sumamente bondadosa y sencilla.

– ALMA DE JUDAS: fig. ALMA DE CAÍN.

– ALMA DE MIÉRCOLES: fam. Persona inútil y despreciable. (La voz miércoles está empleada aquí en sustitución de otra malsonante.)

– ALMA DE MONA: fam. ALMA DE MIÉRCOLES.

– ALMA DEL NEGOCIO: fig. Objeto verdadero de él, su móvil único, secreto o principal.

– ALMA EN PENA: La que padece en el Purgatorio. Úsase más frecuentemente en el sentido de espectro o sombra fantástica de un muerto, por otro nombre aparecido.

...de aquí se arguye la supersticiosa credulidad de los que dicen que ven ALMAS que andan en pena.

ALEJO DE VENEGAS.

 

Novela donde haya espectros,

Y violencias y mazmorras,

Y ALMAS en pena, y suicidios...

BRETÓN DE LOS HERREROS.

– ALMA EN PENA: fig. Persona que anda sola, aburrida, y esquivando el trato con la gente.

ALMA en pena decimos al que anda solo y escondido, triste y melancólico.

COVARRUBIAS.

– ALMA NACIDA o VIVIENTE: expr. ponderativa que se usa con negación para significar que se excluyen o incluyen todos en la materia de que se habla, sin excepción de persona alguna.

– ALMA EN BOCA, Y HUESOS EN COSTAL: prov. Cuba. fr. antiguamente usada en el trato de negros, para significar que en la primera venta de los enviados de África a América; no salía el vendedor responsable de enfermedades, tachas ni otras contingencias.

– ¡ALMA MÍA! expr. de cariño. Ú. t. en sentido irón., al oír, o ver algún despropósito o inconveniencia.

– ARRANCÁRSELE a uno EL ALMA: fr. fig. Sentir gran dolor o conmiseración por algún suceso lastimoso.

– ARRANCÁRSELE a uno EL ALMA: fr. fig. ant. Morir con ansias.

– CADA UNO TIENE SU ALMA EN SU ARMARIO: ref. con que se da a entender que no teme uno las bravatas que otro le echa; y también, que, cuando se insulta a una persona, por humilde que sea, no puede menos de declararse ofendida. A igual o parecido propósito dijo Cervantes (Quij., parte II, cap. 14), No sabe nadie el ALMA de nadie. – Tener su ALMA en las carnes (íbid. cap. 48.) – Y Tener su ALMA en su cuerpo ( Pról. de la I parte, y La Gitanilla).

– CAÉRSELE a uno EL ALMA A LOS PIES: fr. fig. y fam. Abatirse, desanimarse por no corresponder la realidad a lo que se esperaba o creía.

– COMO ALMA QUE LLEVA EL DIABLO: expr. fam. Con extraordinaria ligereza o velocidad y grande agitación o perturbación del ánimo. Empléase con los verbos ir, salir, etc.

– CON EL ALMA Y LA VIDA: expr. Con mucho gusto, de muy buena gana.

– DAR EL ALMA, O DAR EL ALMA A DIOS: fr. Expirar, morir.

... suspirar sí la he oído muchas veces, y dar unos gemidos que parece que con cada uno de ellos quiere dar el ALMA.

CERVANTES.

– DAR UNO EL ALMA AL DIABLO: fr. fig. y fam. Atropellar por todo para hacer su gusto.

Dar el ALMA al enemigo, digo al diablo, es atropellar con todo por su gusto.

COVARRUBIAS.

– DARLE a uno EL ALMA alguna cosa: fr. fig. DARLE a uno EL CORAZÓN alguna cosa.

... apenas me hube desembarcado en Osuna, cuando oí tantas hazañas suyas, que luego me dio el ALMA que era el mismo que venía a buscar.

CERVANTES.

– DESPEDIR EL ALMA: fr. DAR EL ALMA.

– DOLERLE a uno EL ALMA DE alguna cosa: fr. fig. Estar causado, harto o satisfecho de ella.

– DOLERLE a uno EN EL ALMA alguna cosa: fr. SENTIR EN EL ALMA alguna cosa.

– ECHAR EL ALMA: fr. fig. y fam. ECHAR LOS BOFES.

– ECHAR, o ECHARSE EL ALMA ATRÁS, o LA ESPALDA: fr. fig. y fam. Obrar sin conciencia.

Yo me he echado el ALMA atrás!

Juzgad si me dará un bledo

De Dios ni de Satanás.

ESPRONCEDA.

 

En Madrid llaman la atención al momento las gentes que se han echado el ALMA a la espalda.

SELGAS.

– ECHAR, o ECHARSE, EL ALMA ATRÁS, o LA ESPALDA: fr. fig. y fam. Abandonarse, descuidar su persona, intereses, etc., sin hacer caso de lo que pueda sobrevenir, o del qué dirán.

– ENCOMENDAR EL ALMA: fr. RECOMENDAR EL ALMA.

– ENTREGAR EL ALMA, o ENTREGAR EL ALMA a Dios: fr. DAR EL ALMA.

– ESTAR COMO EL ALMA DE GARIBAY: fr. prov. Permanecer indiferente, neutral o indeciso en algún asunto.

Habiendo muerto Esteban de Garibay y Zamalloa, célebre cronista de nuestro país, natural de Mondragón en Guipúzcoa, quedó cerrado por espacio de muchos años el caserón en que vivió, al cabo de los cuales pretendiendo habitarlo una familia, desistió de su intento por correr voces entre el vulgo de que se sentía de noche gran ruido dentro de aquella localidad, atribuyéndolo a que el alma de su último morador andaba vagando por aquel recinto, en atención a no hallarse en el cielo ni en el infierno. Por eso añaden algunos a la frase susodicha: que ni pena ni gloria.

– ESTAR uno CON EL ALMA EN UN HILO: fr. fig. y fam. Estar agitado por el temor de algún grave riesgo o trabajo.

– ESTAR uno CON EL ALMA ENTRE LOS DIENTES: fr. fig. y fam. Estar para morir.

– ESTAR uno CON EL ALMA ENTRE LOS DIENTES: fr. fig. y fam. Padecer tan gran temor, que parece que está en peligro de morir.

– EXHALAR EL ALMA: fr. DAR EL ALMA.

– HABLAR AL ALMA: fr. fig. y fam. Hablar con claridad y energía, sin contemplación ni lisonja.

– ÍRSELE EL ALMA a uno POR, o TRAS, alguna cosa: fr. fig. y fam. Apetecerla con ansia.

Bien sin alma quedas

Esta jornada

Pues tras mi dinero

Se te va el ALMA.

QUEVEDO.

– LLEGARLE a uno AL ALMA alguna cosa: fr. fig. Sentirla vivamente.

– LLEVAR TRAS SÍ EL ALMA a uno alguna cosa: fr. fig. Moverlo y atraerlo con mucha fuerza.

– MANCHAR EL ALMA: fr. fig. Afearla con el pecado.

– ¡MI ALMA! exp. ¡ALMA MÍA!

...estas ternuras no se usan, ni se han de usar en esta casa, tal como mi vida, mi ALMA, mi bien, y otras cosas semejantes.

SANTA TERESA.

- Mi ALMA, CON LA SUYA: exp. fam. Con ÉL ME ENTIERREN.

Estos son los de mi ALMA, con la suya, y así vienen en racimos: gente que se ofrece al infierno en vida, sin saber cómo ni cuándo, y engañados de los embustes de la hipocresía, luego dicen: mi ALMA, con la suya. Concédeseles la petición, y vienen aquí en romería, asidos unos de otros.

QUEVEDO.

– ¡Mi ALMA!, ¿QUIERE USTED QUE LE TOQUE LAS PALMAS? fr. fam. e irón. que se le dirige a una persona acreedora a vituperio u reprensión, por haber dicho o hecho alguna cosa desagradable o que lastima el amor propio de quien le afea semejante proceder, en son de celebrarle la gracia.

– NO TENER ALMA: fr. fig. No tener compasión ni caridad.

– NO TENER ALMA: fr. fig. No tener conciencia.

– PARTIRLE a uno EL ALMA alguna cosa: fr fig. Causarle grande aflicción o lástima.

– PARTÍRSELE a uno EL ALMA POR EL CUERPO O POR EL ESTÓMAGO: fr. fig. y fam. Ser muy calmoso e indolente.

– PESARLE a uno EN EL ALMA ALGUNA COSA: fr. Arrepentirse o dolerse vivamente de ella.

– RECOMENDAR EL ALMA: fr. Decir las preces que la Iglesia tiene dispuestas para los que están en la agonía.

– RENDIR EL ALMA O RENDIR EL ALMA A DIOS: fr. DAR EL ALMA.

– REVOLVERLE a uno EL ALMA alguna cosa: fr. fig. y fam. con que se pondera lo sumamente desagradable y nauseabunda que es para uno alguna persona o cosa.

...y ruégole a vuestra merced que no se acuerde más de aquel maldito brebaje, que en sólo oírle mentar se me revuelve el ALMA, cuanto y más el estómago.

CERVANTES.

– ROMPERLE a uno EL ALMA: fr. fig. y fam. ROMPERLE LA CRISMA.

– SACAR EL ALMA a uno: fr. fig. y fam. Matarlo, o hacerle mucho mal. Dícese ordinariamente en son de amenaza.

– SACAR EL ALMA a uno: fr. fig. y fam, Hacerle gastar cuanto tiene.

– SACAR a uno EL ALMA DE PECADO: fr. fig. y fam. Hacer con arte que diga o conceda lo que no quería.

– SALÍRSELE a uno EL ALMA: DAR EL ALMA.

– SENTIR EN EL ALMA una cosa: fr. Sentirla deplorarla vivamente.

– SU ALMA, EN SU PALMA. Algunos dicen impropiamente SU ALMA Y SU PALMA: ref. con que se significa que eludimos toda responsabilidad respecto de las acciones de otro, dejando a cargo suyo los buenos o malos resultados que puedan producir.

...dígolo por éste... que los demás SU ALMA, en su palma.

Estebanillo González.

 

— Pues, hijo mío,

Cada uno su ALMA, en su palma.

DON RAMÓN DE LA CRUZ.

– TENER EL ALMA BIEN PUESTA: fr. fig. y fam. Tener ánimo y resolución, no acobardándose por nada.

– TENER EL ALMA EN UN HILO: fr. fig. y fam. ESTAR CON EL ALMA EN UN HILO.

– TENER EL ALMA ENTRE LOS DIENTES: fr. fig, y fam. ESTAR CON EL ALMA ENTRE LOS DIENTES.

– TENER uno EL ALMA PARADA: fr. fig. y fam. No discurrir ni usar de las potencias como debiera.

– TENER a uno EN EL ALMA, o SOBRE EL ALMA: fr. fig. y fam. Tenerlo presente en sus desgracias, sintiéndolas y deseando remediarlas.

– TENER uno SU ALMA EN SU ARMARIO, O EN SU CUERPO, O EN SUS CARNES: fr. fig. y fam. Tener facultad y aptitud para hacer alguna cosa.

– TENER uno SU ALMA EN SU ARMARIO, O EN SU CUERPO, O EN SUS CARNES: fr. fig. y fam. TENER EL ALMA BIEN PUESTA.

– TOCARLE a uno EN EL ALMA alguna cosa: fr. fig. LLEGARLE AL ALMA.

– TRAER EL ALMA EN LA BOCA, O EN LAS MANOS: fr. fig. y fam. Estar padeciendo algún mal trabajo muy grande. Dícese más comúnmente de la inquietud o zozobra en que pone al ánimo cualquier riesgo inminente.

– VOLVERLE a uno EL ALMA AL CUERPO: fr. .fig. y fam. Hacer desaparecer de su ánimo la intranquilidad que lo aquejaba, librándolo de algún grave susto o peligro, o comunicándole alguna fausta nueva.
 

Alma (filosofía) - Alma (mitología) - Alma (teología)



 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 1, págs. 1016-1018 - editado: 22-9-2007)       ALMA, distintas acepciones del término

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal