TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ARISTÓTELES, filósofo griego (biografía)

ARISTÓTELES (1) (2)

Biografías. Filósofo griego. Nació según afirma Apolodoro en sus Crónicas, el año primero de la olimpiada 99, o sea el año 380 a. de J. C. en Estagira, colonia griega de la Tracia. Fue hijo de Nicómaco y de Efestiada, y refieren algunos su genealogía hasta llegar a Esculapio. Según Diógenes Laercio (Libro V), era Aristóteles de constitución débil, de voz balbuciente, piernas delgadas y ojos pequeños. Murió el padre de Aristóteles cuando apenas tenía éste diez y siete años, a cuya edad quedó bajo la tutela y dirección de un tal Próxenes de Atamea, a quien consagró siempre un vivo sentimiento de gratitud. Algunos biógrafos pretenden que Aristóteles tuvo una juventud borrascosa y disipada, opinión tomada de indicaciones hechas por Epicino, que rechazan Saint-Hilaire y Ritter, ateniéndose al dato, que parece positivo, de que a los diez y siete años ya asistía Aristóteles a las lecciones de Platón, que oyó durante veinte años. La vehemencia y ardor con que se consagraba al estudio se halla retratada en la frase que se atribuye a Platón, retratando a la vez la aplicación de Aristóteles y la indolencia de Jenócrates, pues decía que el primero necesitaba freno y el segundo espuela.

Distintas y muy contradictorias versiones corren, y aún después han sido comentadas, acerca del género de intimidad y afecto que recíprocamente se consagraban maestro y discípulo; varias y muy significativas anécdotas cita Diógenes Laercio, de las cuales resulta que Platón se queja del genio cáustico y del carácter seco de Aristóteles, a quien censuraba su atildamiento en el cuidado de su persona, que no se compadecía con la seriedad de las ocupaciones del filósofo. De otra parte se acusa a Aristóteles de ingratitud hacia Platón (que hubo de exclamar, según se refiere: «Nos cocea como los potrillos a las yeguas que los alimentan»), por la vehemencia con que a veces se apresuraba a combatir algunas de sus doctrinas. Sin decidir (que no es cosa de suyo fácil) acerca de la mayor o menor exactitud de estos datos, parece indudable que Aristóteles, en su Moral a Nicómaco, habla de la triste necesidad en que se halla de combatir la teoría de las ideas, profesada por filósofos que le son muy queridos, y que en muchas ocasiones repite: Amicus Plato, sed magis amica veritas; indicaciones que autorizan a presumir que Aristóteles intentó establecer una radical diferencia entre la respetabilidad de los afectos personales y de la gratitud de un lado, y los altos e imperturbables intereses de la verdad de otro. Parece también indudable que, lejos de abrigar Aristóteles tan ruines sentimientos hacia su maestro, hubo de erigir en honor de Platón un altar o una estatua con la siguiente inscripción: «Hombre a quien ni los malos podrán atacar».

En cuanto a la forma a veces seca y aun dura con que combate el platonismo Aristóteles, quizá proceda, como acertadamente indica Ritter, en primer término de la oposición y aún repugnancia que le inspira la forma artística y poética de la exposición de su maestro, y en segundo lugar es posible que lo acre de sus censuras se encaminase principalmente a los discípulos más que a Platón mismo. Hasta la muerte de Platón, Aristóteles sólo había explicado en público algunas lecciones de elocuencia, oponiéndose a las doctrinas del retórico Isócrates.


 


   
Meses después de la muerte de Platón, Aristóteles emprende un viaje por el Asia menor en compañía de Jenócrates, con el cual parece que mantuvo íntima amistad. En este viaje conoció a Heremías y después a Filipo, rey de Macedonia, que le llamó el segundo año de la Olimpiada 109 para que fuera el preceptor de su hijo Alejandro, el que después había de conquistar toda el Asia y Grecia. Dedicó Aristóteles a su discípulo a estudiar moral, política, elocuencia y poesía, y también historia natural, física y medicina.

Parece también que Alejandro quería consagrarse al estudio de la metafísica; pero rechazando muchas de las fábulas que corrieron después acerca de las relaciones entre el preceptor y el discípulo, y sin dar un valor de que carece a la carta de Aulo Gelio y Plutarco, resulta fuera de duda que Aristóteles abandonó a Alejandro luego que comenzó su guerra contra los persas, y que encargó completar la educación del héroe macedón a su sobrino Calístenes, retirándose el filósofo a Atenas, donde abrió una escuela de filosofía. Filosofó durante trece años en el Liceo, único sitio vacante pues, como dice Diógenes Laercio refiriéndose a las vidas de Hermipo, cuando volvió a Atenas halló la Academia ocupada por Jenócrates. Tomó en el Liceo un sitio para pasear, y paseando allí hasta la hora de ungirse los atletas, filosofaba con sus discípulos y de este paseo fue llamado Peripatético. Otros dicen que lo fue por que hacía algunos discursos a Alejandro en tiempo que paseaba convaleciendo de una enfermedad. Esta escuela, que fue de larga duración y dotada de una severa disciplina con su jefe y arcontes, que se renovaban cada diez días, abrazaba con la enseñanza de la filosofía la de todas las materias que formaban parte de la cultura helénica, señaladamente la elocuencia. Aristóteles dedicaba las mañanas a lecciones en que examinaba los más profundos problemas de filosofía pura ante discípulos que ya estaban en cierto relativo adelanto respecto a los demás, y las tardes las consagraba a una segunda clase más numerosa, en la cual el trabajo y la doctrina eran menos intensos. El primer género de enseñanza era denominado acroático, acromático o esotérico, íntimo, y el segundo exotérico. En los trece años que duró esta escuela de filosofía, a la cual concurrieron muchos hombres célebres, Aristóteles no se movió de Atenas, y quizá pueda referirse a esta época la composición de sus principales obras. A la composición de ellas, si hemos de creer a Plinio, contribuyó la munificencia de Alejandro Magno, que enviaba desde los mas remotos países a su antiguo maestro libros, colecciones de animales, recursos pecuniarios y cuantos auxilios pudiera necesitar Aristóteles. Esta posición envidiable de Aristóteles cesó con motivo de haber caído en desgracia y desagrado de Alejandro su sobrino Calístenes, que censuraba muy duramente las costumbres disolutas del conquistador. Muerto Calístenes como cómplice en la conspiración de Hermolao, las relaciones entre Alejandro y su antiguo preceptor se enfriaron en gran manera y llegaron a la enemiga, hasta el punto de que Plinio refiere (aunque otros lo estiman cual calumnia inadmisible) que Aristóteles proporcionó a Antípatro el veneno con que había de hacer morir a Alejandro.

Muerto Alejandro, Aristóteles se marchó de Atenas y después se retiró a Calcide para evitar, según él dice, una muerte semejante a la de Sócrates. Se fue  Aristóteles ocultamente a Calcide, dice Diógenes Laercio, porque el sacerdote Eurimedonte, presidente de los sacrificios (o bien Demófilo, según escribe Favorino en su Historia varia) lo había acusado de impiedad a causa del himno compuesto por él al mismo Hermias, y por haber puesto al pie de su estatua en Delfos un epigrama (V. Himno y epigrama en la traducción española de Diógenes Laercio, t. I, págs. 272 y 273). Murió Aristóteles en Calcide después de haber dejado como jefe del Liceo a su discípulo Teofrasto. Algunos biógrafos suponen que Aristóteles se suicidó, contra cuyo hecho protestan Apolodoro y Dionisio de Halicarnaso. Eumelo, citado por Diógenes Laercio, es el que supone en el libro V de sus Historias que Aristóteles se suicidó, tomando acónito.

En esta rápida reseña que dejamos indicada de la existencia del gran maestro de Alejandro, se observa que si Aristóteles debió mucho (lo primero, su vastísimo y genial talento) a la naturaleza, las circunstancias y el medio social que le rodearon no le fueron tampoco adversos; antes bien, su primera educación, el largo tiempo que oye las lecciones del gran maestro, del divino Platón, la protección de dos reyes, sobre todo la de Alejandro, y más que nada los grandes recursos que para su educación encontró ya acumulados en la cultura griega, pudiendo ser el primero que fijó el valor de la historia del pensamiento para la ciencia; todo, todo contribuye a que Aristóteles (sin más nota triste que la injusta persecución de que fue objeto al término de su vida) desenvuelva su genio y cumpla la ruda labor que se impuso de un modo grandemente favorable a su persona y a los fines que perseguía.

Ninguna tacha de falsedad se atribuye por críticos y comentadores al

Testamento de Aristóteles,

que ha conservado Diógenes Laercio y que dice así:

«Será ejecutor de todo y siempre Antípatro; y hasta que Nicanor se halle en estado de administrar mis bienes, serán curadores Aristómenes, Timarco, Hiparco, Dioteles y Teofrasto (si le pareciese bien y conveniente el serlo) de mis hijos, de Herpilida, y de todo lo restante. Cuando la muchacha sea casadera se dará a Nicanor en matrimonio: y si muriese (lo que no suceda) antes de casarse, o bien después de casada sin tener hijos, Nicanor será dueño de administrar, no sólo por lo que mira a mi hijo, sino también las demás cosas, ejecutándolo con la dignidad correspondiente a él y a mí. Cuidará también Nicanor de la muchacha y del niño Nicómaco, de modo que nada les falte, siéndoles como padre y hermano. Si a Nicanor aconteciese el morir (lo que no suceda) antes de recibir en mujer a la muchacha, o bien después de recibida, antes de tener hijos, según él dispusiere, así se cumpla. Si Teofrasto quisiere estar con la muchacha hágase todo como en Nicanor; pero si no, los curadores se aconsejarán con Antípatro y dispondrán de la muchacha y muchacho según mejor les pareciere. Cuidarán pues mis curadores y Nicanor de tenerme en memoria a mí y a Herpilida, puesto que fue muy diligente para conmigo y demás cosas mías. Si quisiere casarse nuevamente, no sea con hombre desigual a mí; y se le dará de mis bienes sobre lo ya dado un talento de plata, tres criadas si las quisiere, la esclava que tiene y el niño Pirreo. También si quisiere vivir en Calcide, sea suya la hospedería que está junto al huerto: pero si en Estagira, la casa paterna... La Ceres de mi madre será colocada en el Nemeo, o bien donde les pareciere. Cuando se construya mi sepulcro, se depositarán en él los huesos de Pitiade como ella ordenó. Pondránse también en Estagira los animales de piedra, altos cuatro codos, que ofrecí por voto a Júpiter Conservador y a Minerva conservatriz

 

ARISTÓTELES (1) (2)





 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 2, págs. 613-614 - editado: 12-10-2007)        ARISTÓTELES, filósofo griego  (biografía)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal