TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía y Psicología en Internet

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

RAZÓN VITAL

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

 

DICCIONARIO ENCICLOPÉDICO HISPANO-AMERICANO (1887-1910)

Índice


 

 

ATLÁNTIDA (geografía antigua)

ATLÁNTIDA

Geografía antigua. Gran isla o continente que, según la tradición, existió al O. de España y África, en el Océano Atlántico. Según Platón, enfrente de las columnas de Hércules hubo en tiempos remotísimos una gran isla, mayor acaso que África y Europa, con floreciente comercio, gobierno patriarcal y artes y ciencias muy desarrolladas. Estaba dividida en diez comarcas con reyes independientes, pero aliados siempre que se trataba de hacer la guerra a extranjeros. Su poder marítimo era grande, y por canales que surcaban todo el país eran las flotas conducidas hasta los puertos interiores de magníficas ciudades con palacios y templos que no tenían rival en el mundo. Pero los atlantes, o sea los habitantes de la Atlántida, se pervirtieron de tal modo que los dioses indignados resolvieron castigarlos, y un horrible terremoto sepultó toda la isla en el fondo del Océano. Tradiciones egipcias y griegas anteriores a la época de Platón mencionan también la Atlántida, y entre los griegos se conservaba el recuerdo de luchas que sus antepasados habían sostenido con los atlantes.
       Casi todos los historiadores antiguos consignan la tradición, y aunque durante mucho tiempo se la consideró como fábula, después, autores de nota se inclinaron a admitir como ciertas las noticias y referencias que la antigüedad ha transmitido, se debatió la cuestión con  singular empeño y hoy puede afirmarse que la crítica y las investigaciones modernas han acumulado pruebas muy valiosas en pro de la existencia de la Atlántida. Mas, ¿dónde estuvo este continente? ¿Qué causas motivaron su desaparición? Según López de Gomera y otros notables eruditos y geógrafos, era el Nuevo Mundo, la América. Otros, como Mentelle y Bory de Saint Vincent, han sostenido que la Atlántida ocupaba toda la extensión del Océano en que se hallan comprendidas las islas Azores, la de Madera, las Canarias y las de Cabo Verde. M. Gaffarel, en sus estudios sobre las relaciones de América y el antiguo continente, fundándose en los testimonios geológicos que prueban que hubo comunicación entre Europa y América, indica la probabilidad de que haya existido un continente del que son restos las Antillas, las Azores y las Canarias. La superficie del mar de Sargazo se halla cubierta de hierbas marinas que jamás alteran su situación, lo que parece indicar la presencia de terrenos sumergidos. Además, el mar de las Antillas y las vecinas tierras conservan las huellas de un gran trastorno que cambió el aspecto de esta parte del Nuevo Mundo en época relativamente moderna, y por los estudios geológicos y tradiciones locales se sabe que todo el archipiélago que se extiende desde el Orinoco al Yucatán es resto de tierras sumergidas que componían parte del continente.
      Gaffarel explica las analogías de idiomas, religiones, monumentos, costumbres, etc., entre americanos, íberos, etruscos y egipcios, por la existencia de la Atlántida, cuya costa occidental llegaba al Nuevo Mundo y la oriental a Europa y África. El señor Novo, en su Última teoría sobre la Atlántida, se inclina a creer que estuvo donde hoy las Azores, y que su superficie no excedía de las 16.000 leguas cuadradas que mide el gran banco sobre el cual se asientan dichas islas. Don Federico de Botella, en la Memoria que presentó al Congreso de Americanistas de Madrid, con el título de: Pruebas geológicas de la existencia de la Atlántida; su fauna y su flora, llega a las siguientes conclusiones: que el territorio que hoy forma el extremo más occidental de nuestra península debió extenderse hacia poniente, uniéndose sobre una longitud de más de 1.200 kms. desde Aveiro a Avilés con otra cualquiera extensión de territorio; que este territorio hasta el período cretáceo, por lo menos, se enlazaba hacia O. y N. con la América septentrional y con Irlanda, y que, desaguada la península en su casi totalidad, merced al movimiento orogénico que se conoce con el nombre de levantamiento de Córcega y Cerdeña, y marca la divisoria inter-oceánica-mediterránea, la ruptura que hacia el O. nos señalan los acantilados de nuestras costas galaicas, y la desaparición consiguiente de la Atlántida, hubo de ocurrir hacia mediados de la época cuaternaria, coincidiendo con el gran movimiento orogénico trirectangular que señalan en la superficie de nuestro globo 300 bocas volcánicas.
      De todos modos, lo indudable es que un hundimiento o un terremoto desquiciaron la famosa Atlántida. Acaso, después del hundimiento que separó la Atlántida de la Europa y de la América, pudo quedar una gran isla sobre el banco de las Azores, isla que en tiempos relativamente más modernos fue rota y resquebrajada por un terremoto, quedando en su lugar el actual archipiélago.





 

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano (vol. 2, págs. 926-927 - editado: 10-11-2007)                          ATLÁNTIDA (geografía antigua)

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Nota sobre la edición y Aviso Legal