Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano - Diccionario filosófico de Voltaire - Biblioteca
Diccionario de Filosofía
- Historia de la filosofía de Balmes - Biografías - Resúmenes - Ejercicios

Torre de Babel Ediciones Psicología Vocabulario

FILOSOFÍA GRIEGA

FILOSOFÍA MEDIEVAL Y MODERNA

FILOSOFÍA CONTEMPORÁNEA

Origen de la filosofía-Presocráticos-Sofistas y Sócrates -
Platón
- Aristóteles - Filosofía helenística
Santo Tomás - Descartes - Hume - Kant Marx - Nietzsche - Ortega y Gasset - Wittgenstein - Sartre


AristÓteles

Ejercicios

Textos

Biografía

Enlaces

Conceptos fundamentales explicados

Accidentes
Acto, Acto Puro
Alma
Alma intelectiva, sensitiva y vegetativa
Aristotelismo
Arte
Atributos
Bien Supremo
Causa
Ciencia
Entendimiento agente
Esencia
Eudemonismo
Felicidad
Fin, Fin final o perfecto, Fin medio o imperfecto
Forma
Hábito
Liceo
Materia, Meteria primera y segunda
Movimiento
Movimiento artificial, natural y violento
Naturaleza
Noûs
Obras aristotélicas
Potencia
Primer motor
Prudencia
Saber (tipos)
Sabiduría
Substancia, Substancias primeras y segundas
Técnica
Teleología
Teoría hilemórfica
Virtud
Virtud intelectual
Virtud moral

 

TORRE DE BABEL EDICIONES



Portal de Filosofía y Psicología en Internet
 

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

DICCIONARIO DE FILOSOFÍA

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes en la Historia de la Filosofía Occidental

VOCABULARIO DE PSICOLOGÍA

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

Manual de Historia de la Filosofía - Filosofía Griega - Aristóteles

La filosofía de Aristóteles - Aristotelismo 

Escuela de Atenas
(detalle: Aristóteles)
 Rafael - 1509-1510

 

 

 

Aristotelismo

La filosofía aristotélica ha marcado profundamente el pensamiento occidental y encontramos su huella en muchísimos filósofos. Pero en sentido estricto se utiliza el término “aristotelismo” para designar a todos los filósofos y movimientos que aceptan los principios básicos del pensamiento de Aristóteles.

     
      Los historiadores distinguen las siguientes etapas en el aristotelismo:

  • El aristotelismo antiguo, en el que se incluye el sistema filosófico del propio Aristóteles (384-322 a. C) y de su escuela (llamada Liceo o escuela peripatética); en este grupo encontramos a Teofrasto (370-287 a. C.), que sistematizó el pensamiento aristotélico y dio un giro naturalista y científico al Liceo, y Andrónico de Rodas (s. I a. C.), quien realizó una edición crítica de las obras de su maestro. En la línea del aristotelismo científico cabe destacar en el ámbito de la medicina a Galeno (130-200 d. C.) y en el de la astronomía a Claudio Ptolomeo (s. II d. C.); finalmente, y en relación con la problemática del entendimiento agente, conviene señalar a Alejandro de Afrodisia (s. III d. C.).

  • El aristotelismo medieval, que, a su vez, se divide en:

    • el aristotelismo árabe: Avicena (980-1037) en el que la filosofía aristotélica se mezcla con elementos neoplatónicos y Averroes (1126-1198) que intenta recuperar el verdadero aristotelismo y presenta una influyente concepción del entendimiento agente como separado de las almas individuales;

    • el aristotelismo cristiano: tras la prohibición de la “Metafísica” y la “Física” aristotélicas entre 1210 y 1215, Alberto Magno (1206-1280) y Tomás de Aquino (1225-1274) defienden una interpretación del Estagirita compatible con el cristianismo.

  • En el Renacimiento encontramos nuevas traducciones de su pensamiento, pero con la aparición y desarrollo de la nueva ciencia entra en crisis su concepción física y astronómica. Destacan Martín Nifo (1473-1546), Pedro Pomponazzi (1462-1525), Jacobo Zabarella (1532-1589) y Cesar Cremonino (1550-1631).

  • Pensamiento católico contemporáneo: a partir del impulso que dio al estudio de los textos aristotélicos la universidad de Lovaina, importantes autores reivindican el pensamiento aristotélico-tomista haciéndolo compatible con el mensaje cristiano: Etienne Gilson, P. Vignaux, J. Maritain.


      Ver “Liceo”.
 

Diccionario de filosofía aristotélica - Definiciones del propio Aristóteles de los términos principales de su filosofía. Textos de Aristóteles.

Aristóteles - Esquema de su pensamiento - Resumen de la filosofía aristotélica para la preparación de la PAU (prueba de acceso a la universidad)


 

 

 

TEXTOS DE ARISTÓTELES

En el siguiente texto Marcelino Menédez y Pelayo presenta, con su inconfundible estilo, las dificultades que encontró el averroismo para su difusión en la Europa cristiana.      

 

 



 

    Sabemos ya lo que era el averroísmo como doctrina filosófica, pero esa palabra tuvo un doble sentido en la Edad Media y, sobre todo, en el siglo XIV. El Comento, de Averroes, se había convertido en bandera de incredulidad y materialismo.
    Nadie se fijaba en el fondo del sistema, sino en sus últimas consecuencias, libérrimamente interpretadas: negación de lo sobrenatural, de los milagros y de la inmortalidad del alma. «Hay en el mundo tres leyes, se decía; la religión es un instrumento político, el mundo ha sido engañado por tres impostores.» Esta blasfemia sonó, quizá por primera vez, en la corte siciliana de los Hohenstaufen. Federico II, suelto y relajado en sus costumbres, dado al trato de judíos y musulmanes, envuelto en perennes discordias con la Santa Sede y a la vez príncipe inteligente y de aficiones literarias, es el primero de esos averroístas impíos. Su cruzada a Jerusalén no pasó de sacrílega burla. Pedro de las Viñas, Ubaldini, Miguel Scoto, todos los familiares de Federico, eran de ortodoxia sospechosa.
     Los primeros impugnadores de Averroes, Guillermo de Alvernia, Alberto el Magno, Santo Tomás, nuestro Ramón Martí, de quien tornaré a hablar cuando trate de los apologistas españoles de la ortodoxia, atacaron doctrinas verdaderamente averroístas: el intelecto uno, la eternidad del mundo, etc.
      El otro Averroes, corifeo de la impiedad, aparece por primera vez en el libro de Egidio Romano De erroribus philosophorum. Allí se le acusa de haber vituperado las tres religiones, afirmando que ninguna ley es verdadera, aunque pueda ser útil. Usaban los averroístas, como término de indiferentismo, la expresión loquentes in tribus legibus, entendiendo a los cristianos, israelitas y mahometanos, y se abroquelaban con pasajes de su maestro en el comento a los libros II y XI de la Metaphysica y al III de la Physica.
      Acosados por los doctores católicos, solían acudir al sofisma de que una cosa puede ser verdadera según la fe y no según la razón, y, fingiéndose exteriormente cristianos, se entregaban a una incredulidad desenfrenada, poniendo todas sus blasfemias en cabeza de Averroes. Achacábanle el dicho de que la religión cristiana es imposible; la judaica, religión de niños; la islamita, religión de puercos. ¡Qué secta la de los cristianos, que comen a su Dios!, contaban que había exclamado. Muera mi alma con la muerte de los filósofos era otra de las frases que se le atribuían.
         Así se encontró el filósofo cordobés, a mediados del siglo XIV, transformado de sabio pagano que había sido en una especie de demonio encarnado, cuando no en blasfemo de taberna, a quien llamó Duns Scoto iste maledictus Averroes; el Petrarca, canem rabidum Averroem, y Gerson, dementem latratorem; a quien pintó Andrés Orcagna en el camposanto de Pisa al lado de Mahoma y del Anticristo, y a quien, en la capilla de los españoles de Santa María Novella, de Florencia, vemos, con Arrio y con Sabelio, oprimido por la vencedora planta de Santo Tomás en el admirable fresco de Tadeo Gaddi.
          Esa especie de averroísmo también penetró en España. Nicolás Eymerich la anota en el gran registro de su Directorium, hablando de ciertos herejes que defendían en Aragón quod secta Mahometi est aeque catholica sicut fides Christi. ¿De dónde podía venir tal desvarío sino de Averroes?


Marcelino Menéndez y Pelayo,  Historia de los heterodoxos españoles

 

 

Índice general del tema Aristóteles

Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega.
Javier Echegoyen Olleta. Editorial Edinumen.