TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Biblioteca del Pensamiento

Biografías y Semblanzas

Diccionario de Psicología

Diccionario de Filosofía

Diccionario Filosófico

Diccionario de Economía

Legislación educativa y cultural

 

 Historia de la filosofía

Historia de la Filosofía de Balmes

Vidas de los
filósofos griegos

Mitología de la juventud

La Mitología contada
a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia

Historia de los templarios

La psicología contemporánea

Curso de Psicología

Constituciones y leyes fundamentales del Estado español

Constituciones y
leyes fundamentales de los Estados latinoamericanos

 

 

 

 

 

ÍNDICES Y SUMARIOS DE LAS OBRAS CLÁSICAS DEL PENSAMIENTO - Catálogo



 

GOTFRIED WILHELM LEIBNIZ (1646-1716)

DISCURSO DE METAFÍSICA

Discurso de metafísica- G. W. Leibniz - Índice

Título original: DISCOURS DE METAPHYSIQUE,

escrito en el invierno de 1685-86 para el langrave Ernest von Hesse-Rheinfels.

Su primera edición data de 1846

Traducción del francés, prólogo y notas de Alfonso Castaño Piñán

Editorial:  Aguilar Argentina S. A. de Ediciones. Buenos Aires, 1955. 5ª edición, 1972.

104 páginas; 15 cm

Colección: Biblioteca de Iniciación Filosófica, 31
 

 

 

Prólogo

Nota biográfica

Bibliografía

DISCURSO DE METAFÍSICA

1: De la perfección divina, y que Dios hace todo del modo mas deseable.

2: Contra los que sostienen que no hay ninguna bondad en las obras de Dios; o bien , que las reglas de la bondad y la belleza son arbitrarias.

3: Contra los que creen que Dios hubiera podido obrar mejor.

4: Que el amor de Dios exige una total satisfacción y aquiescencia respecto de lo que hace.

5: En qué consisten las reglas de perfección de la conducta divina, y que la sencillez de las vías está en relación con la riqueza de los efectos

6: Que Dios no hace nada fuera del orden, y que no es posible siquiera fingir acontecimientos que no sean regulares.

7: Que los milagros están de acuerdo con el orden general aunque sean contrarios a las máximas subalternas. De lo que Dios quiere o permite y de la voluntad general o particular.

8: Para distinguir las acciones de Dios y de las criaturas se explica en qué consiste la noción de una sustancia individual.

9: Que cada sustancia singular expresa todo el universo a su manera, y que en su noción todos sus acontecimientos están comprendidos con todas sus circunstancias y toda la serie de las cosas exteriores.

10: Que la opinión de las formas sustanciales tiene alguna consistencia, pero que estas formas nada cambian en los fenómenos y no se deben emplear para explicar los efectos particulares.

11: Que las meditaciones de los teólogos y de los filósofos que se llaman escolásticos no son enteramente despreciables.

12: Que las nociones que se basan en la extensión encierran algo imaginario y no podrían constituir la sustancia del cuerpo.

13: Cómo la noción individual de cada persona encierra de una vez para todas lo que le ocurrirá siempre, se ven en ella las pruebas a priori o razones  de la verdad de cada acontecimiento, o por qué ha ocurrido uno más bien que  otro. Pero estas verdades, aunque seguras, no dejan de ser contingentes por fundarse en el libre albedrío de Dios y de las criaturas. Es cierto que su elección tiene siempre razones pero inclinan sin necesitar.

14: Dios produce diversas sustancias según las diferentes visiones que tiene del universo y, por la intervención de Dios, la naturaleza propia de cada sustancia hace que lo que ocurra a una responda a lo que sucede a todas las demás, sin que ellas obren inmediatamente una en otra.

15: La acción de una sustancia finita en otra no consiste más que en el aumento del grado de su expresión, junto con la disminución de la otra, en tanto que Dios las ha formado de antemano de forma que se acomoden en conjunto.

16: El concurso extraordinario de Dios está comprendido en lo que expresa nuestra esencia, pues esta expresión se extiende a todo, pero sobrepasa las fuerzas de nuestra naturaleza o de nuestra expresión distinta, que es finita y sigue ciertas máximas subalternas.

17: Ejemplo de una máxima subalterna o ley de la Naturaleza donde se demuestra que Dios conserva siempre, regularmente la misma fuerza pero la misma cantidad de movimiento. Contra los cartesianos y otros varios.

18: La distinción de la fuera y la cantidad de movimiento es importante, entre otras razones, para juzgar que es preciso recurrir a consideraciones metafísicas, ajenas a la extensión, para explicar los fenómenos de los cuerpos.

19: Utilidad de las causas finales en la Física.

20: Pasaje memorable de Sócrates en el Fedón, de Platón, contra los filósofos demasiado materiales.

21: Si las reglas mecánicas dependieran solamente de la Geometría sin la Metafísica, los fenómenos serían muy distintos.

22: Conciliación de las dos vías, de las que una va por las causas finales y la otra por las causas eficientes, para satisfacer tanto a los que explican la Naturaleza mecánicamente como a los que recurren a las naturalezas incorpóreas.

23: Para volver a las sustancia inmateriales se explica cómo actúa Dios en el entendimiento de los espíritus y si se tiene siempre la idea de lo que se piensa.

24: Qué es un conocimiento claro u oscuro, distinto o confuso, adecuado o inadecuado, intuitivo o supositivo; definición nominal, real, causal, esencial.

25: En qué caso nuestro conocimiento está unido a la contemplación de la idea.

26: Tenemos en nosotros todas las ideas, y de la reminiscencia de Platón.

27: Cómo nuestra alma puede compararse con una tablillas vacías y cómo nuestras nociones vienen de los sentidos.

28: Sólo Dios es el objeto inmediato de nuestras percepciones que existe fuera de nosotros y él sólo es nuestra luz.

29: Sin embargo, pensamos inmediatamente con nuestras propias ideas y no con las de Dios.

30: Cómo Dios inclina nuestra alma sin obligarla; que no se tiene derecho a lamentarse: que no hay que preguntar por qué Judas peca, puesto que esta acción libre está comprendida en su noción, sino sólo por qué Judas el pecador, es admitido a la existencia con preferencia a algunas otras personas posibles. De la imperfección o limitación original antes del pecado, y de los grados de la gracia.

31: De los motivos de la elección, de la fe prevista, de la ciencia media, del decreto absoluto, y que todo se reduce a la existencia a tal persona posible, cuya noción encierra tal serie de gracias y de acciones libres. Lo cual suprime de una vez las dificultades.

32: Utilidad de estos principios en materia de piedad y de religión.

33: Explicación del comercio del alma y del cuerpo, que ha pasado por inexplicable o por milagrosa, y del origen de las percepciones confusas.

34: De la diferencia de los espíritus y las demás sustancias, almas o forma sustanciales. Y que la inmortalidad que se pide supone el recuerdo.

35: Excelencia de los espíritus; que Dios los considera con preferencia a las demás criaturas; que los espíritus expresan d Dios más bien que al mundo, y que las demás sustancias expresan al mundo más bien que a Dios.

36: Dios es el monarca de la más perfecta república, compuesta por todos los espíritus, y la felicidad de esta ciudad de Dios es su principal designio.

37: Jesucristo ha descubierto a los hombres el misterio y las leyes admirables del reino de los cielos y la grandeza de la suprema felicidad que Dios prepara a los que lo aman.

Notas del traductor

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Isabel Blanco y Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad