TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  
 

MITOLOGÍA DE LA JUVENTUD
 

Introducción al estudio de la Mitología

De los dioses de la Grecia y de Roma

 

Anfión

Apolo

Aquiles

Arión

Arpías

Atlas

La Aurora

 

Baco

Bóreas

 

Caos y descendientes

Castor

Ceres

Cibeles

Cupido

 

Deucalión

Diana

Las Dríadas

 

Eneas

Eolo

Esculapio

La Esfinge

 

Fama

Los Faunos

Flora

La Fortuna

Las Furias o Euménides

 

Las Gorgonas

Las Gracias

 

Harpócrates

Hebe

Hércules

Las Hespérides

Higiía

Himeneo

 

Los Infiernos

 

Jano

Jason

Juno

Júpiter

 

Los dioses Lares

 

Marte

Mercurio

Midas

Minerva

Momo

Morfeo

Las Montañas, los Ríos

Las Musas

 

Las Náyades

Neptuno

Las Nereidas

 

El monte Olimpo y los juegos Olímpicos

Orfeo

 

Pan

Las Parcas

Los dioses Penates

Perseo

Pluto

Plutón

Pólux

Pomona

Príapo

Prometeo

Proteo

 

Los Sátiros

Saturno

Las Sirenas

El Sueño

 

Termino

Teseo

Los Tritones

Troya: reyes, guerra y destrucción de Troya

 

Ulises

 

Venus

Vertumno

Vesta la menor o pequeña

Vulcano

 

Zéfiro

 

Conclusión

 

 

Mitología de la Juventud

o Historia Fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos


Índice
 

 

Mitología de la juventud - Capítulo II. De los dioses de Grecia y de Roma

P. ¿Por qué los griegos, y después de ellos los romanos, adoptaron por su religión esta historia fabulosa?

R. Vieron por experiencia que era admirable para lisonjear la vanidad y las pasiones de los hombres, al mismo tiempo que excitaba a practicar todas las virtudes, y les inspiraba las acciones más gloriosas.

P. Habéis dicho antes que su sistema de Mitología fue adoptado para suplir al conocimiento del verdadero Dios. ¿En que fundáis esta opinión?

R. No teniendo los paganos ninguna idea de la inmensidad de Dios, creó su imaginación muchas especies de dioses y de diosas, que presidiesen en las diferentes partes del Universo, para que el hombre se creyese siempre en la presencia de alguna de dichas deidades por las cuales se le enseñaba a tener la más alta veneración.

P. ¿Añadieron los romanos alguna cosa a la Mitología de los griegos?

R. No: los romanos, en el principio de su república, estaban demasiado ocupados con la guerra y la política para pensar en la ciencias y en la filosofía; adoptaron pues sin mucho escrúpulo los dioses de las naciones vencidas, dando en general la preferencia a los de la Grecia.

P. ¿Cómo se celebraba el culto de los dioses?

R. Las ceremonias del culto de los dioses de la Grecia y de Roma eran ordinariamente celebradas por sacerdotes ricamente vestidos, que ofrecían en sacrificio animales, frutos, perfumes y en algunas circunstancias victimas humanas. Los sacrificios iban acompañados, algunas veces, de suplicas, música, danzas...

P. ¿En cuántas clases se dividían los dioses?

R. Los griegos los dividían en tres clases, es decir, del cielo, del mar, y del infierno; los romanos en dioses grandes o dioses superiores, y en dioses inferiores o de segunda clase (1).

P. ¿Cuáles eran los dioses que los romanos miraban como de primera clase?

R. Sus divinidades superiores eran doce, a saber: Júpiter, Juno, Vesta, Minerva, Marte, Venus, Diana, Neptuno, Apolo, Mercurio, Vulcano y Ceres. Algunas veces se añaden las siguientes: el Caos, Saturno, Plutón, Proserpina y Baco.

P. ¿Cuáles eran sus divinidades inferiores?

R. Sus divinidades inferiores eran tan numerosas, que la lista sola de sus nombres bastaría para llenar un volumen. Las principales eran: Pan, Jano, Eolo, Plutón, Himeneo, Momo, el Sueño, Morfeo, Harpócrates, la Aurora, Vertumno, Flora, Pomona, la Fortuna, Hygia, Hebe, el Destino, las Furias, etc., etc.

P. ¿No había otras divinidades de una clase todavía más inferior?

R. Sí: existía otra clase llamada de semidioses; eran ciertos héroes o personajes celebres, que por consideración a sus grandes virtudes o a sus bellas acciones fueron deificados después de su muerte, los principales eran Esculapio, Hércules, Jason, Teseo, etc.

P. ¿Cuáles son las divinidades que no pueden ponerse propiamente ni en una ni en otra de las clases referidas?

R. Las Dríadas, los Faunos, las Náyades, las Nereidas, los Tritones, los Lares, los Penates, la Fama, etc. etc.

__________

(1) Sus divinidades superiores eran llamadas Dii majorum gentium, dioses de las naciones mayores; sus divinidades inferiores, Dii minorum gentium, dioses de las naciones menores. Las primeras eran las que habían sido deificadas por los egipcios, los asirios y otras naciones celebres por su poder y sabiduría. Las segundas eran tomadas de naciones menos célebres con quienes tenían relaciones los griegos y los romanos.

 

Mitología de la juventud o historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos
DE LOS DIOSES DE GRECIA Y DE ROMA

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad