TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


Mitología de la juventud

 

La Mitología contada
a los niños

Cap. I

Cap. II

Cap. III - Saturno

Cap. IV - Cibeles

Cap. V - Júpiter

Cap. VI - Neptuno y las ninfas marinas

Cap. VII - Plutón y el Orco

Cap. VIII - Minerva

Cap. IX - Venus y Cupido

Cap. X - Baco - Ariadna

Cap. XI - Apolo y las Musas

Cap. XII - Diana

Cap. XIII - Esculapio - Hebe - Némesis - Los cíclopes - Argos

Cap. XIV - Atlas - Mercurio - Lares - Penates

Cap. XV - Infierno, Averno u Orco

Cap. XVI - Éolo - Bóreas - Zéfiro - Eco - Proteo

Cap. XVII - Animales fabulosos

Cap. XVIII - Divinidades Campestres

Locuciones tomadas de la Mitología

Historia de los héroes y semidioses de los griegos

Cap. I - Hércules

Cap. II - Teseo, Cadmo y Jasón

Cap. III - Agamenón y Orestes

Cap. IV - Ulises

Cap. V - Perseo

Cap. VI - Cástor y Pólux

Cap. VII - Edipo

Cap. VIII - Aquiles

Cap. IX - Deucalión y Pirra

Cap. X - Jano

Historia de los hombres célebres de Grecia

Cap. I -  Los Siete Sabios

Cap. II - Licurgo

Cap. III - Sócrates

Cap. IV - Platón

Cap. V - Aristóteles

Cap. VI - Heráclito

Cap. VII - Demócrito

Cap. VIII - Crates

Cap. IX - Diógenes

Cap. X - Aristipo

Cap. XI - Pitágoras

Cap. XII - Epicuro

Cap. XIII - Epicteto

Cap. XIV - Teofrasto

Cap. XV - Heródoto

Cap. XVI - Epaminondas

Cap. XVII - Pelópidas

Cap. XVIII - Jenofonte

Cap. XIX - Milcíades y Cimón

Cap. XX - Homero

Cap. XXI - Esopo

Cap. XXII - Hesíodo y otros escritores griegos

Cap. XXIII - Hipócrates

Cap. XXIV - Demóstenes

 

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia

Fernán Caballero (1796-1877)

Índice
 

 

Heródoto  ◄

 

    ►  Pelópidas

Historia de los hombres célebres de Grecia - Capítulo XVI - Epaminondas

Después de haberos hablado de los sabios y de los filósofos, os hablaré, niños míos, de los que entre los griegos sobresalieron como hombres de Estado o como guerreros, y entre éstos empezaré por Epaminondas, cuyas virtudes han realzado tanto sus cualidades. Era tebano, y descendía de los reyes de Beocia. Aplicóse desde muy niño al estudio de las letras, de las bellas artes y de la filosofía. Le dieron el mando de las tropas; empezó por combatir con los lacedemonios, con el general Pelópidas, y estos dos hombres grandes, en lugar de rivalidad, entablaron la más estrecha amistad. Este último, por consejo del primero, libertó su patria del yugo de sus aliados los lacedemonios, de lo que se originó una guerra, siendo elegido Epaminondas general de los tebanos. Ganó la famosa batalla de Leuctres, en la Beocia. «Me alegro, dijo en aquella ocasión, de este triunfo, por el placer que causará a mi padre y a mi madre». Entró en Laconia con 50.000 hombres, y se hizo dueño de casi todas las ciudades del Peloponeso. Cuando volvió a su patria, en lugar de recibirlo en triunfo, lo encarcelaron y condenaron a morir, porque existía una ley que prohibía tener el mando de las tropas arriba de un mes. Epaminondas pidió que se escribiese sobre su sepulcro «que había perdido su vida por haber salvado a la república». Esto hizo que los tebanos entrasen en sí y le restituyesen el mando. Llevó la guerra a Tesalia, alcanzando continuos triunfos. Habiendo estallado la guerra entre los elzenos y los de Mantinea, acudieron los tebanos en auxilio de los primeros; en la primera batalla recibió este general una herida mortal en el pecho, que le causó la muerte a los 48 años de edad y 363 antes de la Era cristiana. Antes de espirar preguntó que quiénes vencían; fuele contestado que los tebanos: «He vivido, pues, bastante, repuso, si dejo victoriosa mi patria».

Austero, insensible a las pasiones, indiferente así a las riquezas como a la fama, gran guerrero, hombre de bien, daba continuamente lecciones de virtud a sus conciudadanos. En un lujoso y suntuoso convite pidió que le sirviesen manjares más sencillos; y respondió cuando le preguntaron por qué lo hacía: «No quiero olvidar cómo se come en mi casa». Un escudero suyo recibió una fuerte cantidad de dinero por el rescate de un prisionero que había hecho. «Retírate, le dijo este general, pues tus riquezas te apegarán demasiado a la vida para que puedas exponerte a la muerte como hacías cuando eras pobre». De Epaminondas se hizo el bello elogio siguiente: «Que nadie sabía más y hablaba menos».

 

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de la Grecia - EPAMINONDAS, general tebano

Heródoto  ◄

 

    ►  Pelópidas

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad