TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Conexionismo

Introducción al nuevo enfoque de
psicología cognitiva


Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira (1886-1924) con una excelente explicación de las primeras escuelas de psicología científica

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

 


PSICOLOGÍA ELEMENTAL

José Moreno Castelló

Índice general


 

J.  Moreno Castelló - Psicología Elemental                                                                      1ª parte - Psicología empírica - Cap. IX

   
   

Artículo VII - De la atención y de la reflexión

Si es cierto que el ejercicio natural y espontáneo de las facultades de nuestra alma da por resultado la posesión del término adecuado a cada una de ellas, no es menos cierto, que con más rectitud y seguridad llegarán a su respectivo objeto, encauzando o dirigiendo su acción, la facultad que sobre todas impera, cual es la voluntad.

La atención, según Balmes la define, es: la aplicación de la mente a un objeto. (1)

Puede, con efecto, aplicarse a la acción natural de la potencia, un grado superior de fuerza, que proporciona mayor firmeza y mejor resultado en el ejercicio de la facultad a quien se une.

En muchas ocasiones, el alma conoce los objetos, sin concentrar sobre ellos esa energía que los sujeta, por decirlo así, al examen e influencia de la facultad; y el conocimiento alcanzado en esas condiciones es siempre débil, y a menudo, inexacto.

La concentración sostenida del espíritu, por el contrario, produce el beneficio de que se le conozca con claridad, que se conserve por mayor tiempo su conocimiento y se le recuerde más pronta y fácilmente.

La atención es un auxiliar poderoso de las facultades cognoscitivas. No obra sobre la naturaleza de las mismas, pero mejora su ejercicio.

Con diversos nombres se designan las variadas manifestaciones de la atención.

Se le da el de observación externa o sensible, cuando, uniéndose a la sensibilidad, se dirige al conocimiento de las cosas materiales.

Llamase contemplación, si, repetidamente, se aplica sobre un objeto, cualquiera que sea el orden a que pertenezca, según el cual la atención se une a la facultad correspondiente.

También recibe el nombre de reflexión, cuando, unida al entendimiento, el alma dirige sobre sí misma su fuerza intelectiva. No hay, por lo tanto, diferencia esencial entre la atención y la reflexión.

La atención no comunica a las potencias mayor virtud intrínseca; no hace sino encaminar rectamente las fuerzas del alma hacia sus objetos respectivos.

Es muy conveniente y provechoso el que sepamos dirigir el admirable instrumento de la atención. Su aplicación obedece a ciertas leyes, que han de ser respetadas y cumplidas. Por este medio, el espíritu atento, como afirma Balmes, multiplica sus fuerzas.

He aquí las principales reglas para recto uso de la atención.

1ª No ha de emplearse sobre muchos objetos a la vez. Cuanto aumente en extensión lo irá perdiendo en intensidad.

2ª La energía y duración ha de guardar proporción con la importancia y dificultad del objeto.

3ª La atención debo ser flexible, suave y reposada; para que obedezca al mandato de la voluntad y pueda pasar, sin esfuerzo ni violencia, de uno a otro objeto. Los males de que suele adolecer la atención son la debilidad o flojedad, la excesiva fijeza y la inconstancia o volubilidad. Fácil es entender cuál es el remedio oportuno para cada uno de aquellos defectos de la atención.

__________

(1) J. Balmes.- El Crit. p. 6

 

J.  Moreno Castelló - Psicología Elemental                                                          1ª parte - Psicología empírica - Cap. IX - Art. 7

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad