TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Conexionismo

Introducción al nuevo enfoque de
psicología cognitiva


Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira (1886-1924) con una excelente explicación de las primeras escuelas de psicología científica

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 

 


PSICOLOGÍA ELEMENTAL

José Moreno Castelló

Índice general


 

J.  Moreno Castelló - Psicología Elemental          2ª parte - Psicología racional - Cap. I - Substancialidad del alma humana

   
   

Capítulo I. Substancialidad del alma humana - Artículo I

La palabra substancia se ha formado en nuestra lengua por la unión de las dos latinas sub y stare, y significa, según dicha etimología, estar debajo. Aclarando el sentido de esta frase, podremos decir que expresa aquello que sirve en los seres como de fundamento estable, sobre el cual descansan los accidentes, fenómenos y modificaciones, que los mismos seres experimentan.

Al concepto de substancia acompaña siempre el de cosa, ser o entidad que subsiste por sí mismo; pero no ha de entenderse que esta propiedad otorgue al ser que la posee una independencia absoluta; significa únicamente, que el ser substancial no necesita de inherencia a otra cosa para existir, porque a Dios plugo dotarle de una naturaleza que lleva en sí las condiciones y elementos necesarios para su propia existencia.

Sabemos por la experiencia externa que existen muchas substancias corpóreas, muchos objetos sensibles, que al ser observados por nosotros nos permiten descubrir un elemento permanente, en medio de la extraordinaria variedad de cambios y modificaciones, que ofrecen a nuestra atención. Tales mudanzas no son sino modos de ser de una substancia, cuya naturaleza no cambia ni varía, y sirve de fundamento al elemento variable.

Invocando ahora el testimonio de la experiencia interna, él nos dice que también en nosotros existe un ser fijo, permanente, que muestra su actividad de modos muy diversos, quedando él mismo a través de innumerables modificaciones, ocasionadas por la variedad de actos propios del sentir, recordar, imaginar, juzgar, raciocinar y querer.

La substancia es el ser dotado de la virtud de obrar por sí, permaneciendo el mismo como sujeto de sus propias modificaciones, y esto ciertamente acontece en el alma; luego bien podremos concluir afirmando que el alma humana es una verdadera substancia.

Los que niegan arbitrariamente la substancialidad del alma y sólo ven la serie de fenómenos y de actos que en nosotros se verifican, no pueden reducir a la unidad los opuestos entre sí, faltos, según ellos, de principio substancial, ni pueden dejar de sustantivas las cualidades, modificaciones y accidentes, cuyo asiento natural y necesario es la substancia.

Además, las facultades productoras de los actos no son sino su principio próximo, instrumentos del alma; y el principio remoto e indispensable es el alma misma, substancia dotada de actividad.

Es cierto que el alma, principio remoto y substancial, necesita de la unión con el cuerpo, tanto para que resulte la unidad hombre, cuanto para que pueda ejercitar sus potencias orgánicas. Esto no altera en modo alguno su ser substancial, formado para que exista en la vida presente íntima unión con el elemento corpóreo. Por esto es lógico afirmar que el alma considerada en sí misma o sea con separación del cuerpo, subsiste con imperfección y que es una substancia incompleta. (1)

__________

(1) Z. Gonz.- Fil. Elem.- T. I. p. 326

 

J.  Moreno Castelló - Psicología Elemental          2ª parte - Psicología racional - Cap. I - Substancialidad del alma humana. Art. 1

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad