TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Diccionario filosófico
de Voltaire. Edición íntegra

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Historia de la Filosofía

 Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres

 Edición digital íntegra de la obra de Diógenes Laercio

Compendio de las vidas de los filósofos antiguos

Fénelon (François de Salignac de La Mothe-Fénelon)
 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 


HISTORIA DE LA FILOSOFÍA                                             

ZEFERINO GONZÁLEZ (1831-1894)                                                        

Tomo I - Tomo II - Tomo III - Tomo IV                                                       

 

 

Historia de la Filosofía - Tomo II - Segunda época filosófica
La filosofía cristiana - Filosofía judía

§ 98 - LA FILOSOFÍA ENTRE LOS JUDÍOS DE LA EDAD MEDIA

Al historiar el último período de la Filosofía griega, hicimos mérito de la escuela greco-judaica, que tuvo su asiento en Alejandría, su representante principal en Filón y su desenvolvimiento en el gnosticismo judaizante. Esta escuela, que, según allí también dejamos consignado, representa un ensayo de conciliación entre el platonismo, el mosaísmo y el mazdeísmo persa, junto con el emanatismo oriental, amalgamado con ideas cristianas durante el movimiento gnóstico, desapareció insensiblemente de la escena, absorbida en cierto modo por las teorías gnósticas y por la escuela neoplatónica, a las cuales suministró gran parte de sus elementos.

 

     La actividad intelectual de los judíos, especialmente después de la ruina de Jerusalén y su dispersión por el mundo romano, se concentró en la idea religiosa y nacional, resultando de aquí, por un lado, esa gran compilación de las leyes, costumbres y tradiciones religioso-nacionales del pueblo judío, conocida con el nombre de Mischnâ, y, por otro, esa colección de trabajos críticos, de interpretaciones y comentarios sobre los libros sagrados del Antiguo Testamento, conocida con el nombre de Talmud.

La aparición súbita del mahometismo, junto con las rápidas conquistas y grandes transformaciones llevadas a cabo por sus sectarios en el Egipto, la Siria, la Palestina y la Persia, dio nuevas direcciones y abrió nuevos horizontes a la actividad intelectual de los judíos, concentrada hasta entonces y absorbida completamente por el Mischnâ y el Talmud. Del seno de la Academia judaica, establecida en Babilonia, no tardó en salir el Karaismo, cuyo fundador, Arian ben-David, proclamó el libre examen y discusión del texto bíblico, con independencia de las tradiciones farisaicas y de las interpretaciones rabínicas. Tanto Arian como sus discípulos, apellidados generalmente Karaitas (partidarios del texto bíblico), viéronse naturalmente obligados a buscar en la Filosofía armas para sostener, afirmar y defender sus doctrinas contra los ataques del rabinismo tradicional y autoritario, a la vez que éstos hacían lo mismo con objeto de sostener la ortodoxia judaica contra los ataques del Karaismo. De aquí el estudio de las obras de Aristóteles, y especialmente de su dialéctica, en grande estima tenidas y muy apreciadas entonces entre los árabes, y de aquí el movimiento filosófico entre los judíos del Oriente.

Los principales representantes de este movimiento teológico-filosófico fueron, por parte de los Karaitas, Joseph ha-Roëh, llamado Al-Bacir por los árabes, el cual floreció en el siglo X, y su contemporáneo Ieptieth ben-Ali, a los cuales habían precedido en el siglo IX Al-Mokammec, si bien los escritos de este último fueron teológicos más bien que filosóficos.

El principal adversario del Karaismo fue el famoso Saadia, quien a principios del siglo X (928) regentaba la celebrada Academia de Sora, centro entonces del rabinismo oriental. Su Libro de las creencias y opiniones tuvo bastante séquito entre los talmudistas, y en su comentario sobre el libro de Job, enseña que Satán, y los que se llaman ángeles rebeldes, no son ángeles, sino hombres.

Con la muerte de Saadia coincide el origen, o al menos el desarrollo especial del movimiento filosófico-judaico en España, la cual sucede al Oriente bajo este punto de vista. Aunque la Filosofía siguió cultivándose con mayor o menor éxito en la Siria y el Egipto, sus escuelas quedaron obscurecidas y anuladas por el brillo de las escuelas de España, verdadero centro del movimiento filosófico judaico de la Edad Media.

A esta especie de renacimiento de la literatura judaica en España contribuyó poderosamente Hasdai ben-Schafront, que a mediados del siglo X ejercía la medicina en la corte y en el palacio de Abderraman III y de su hijo Al-Haken II. Este famoso médico judío, que, según testimonio de los mismos escritores musulmanes, gozaba de gran prestigio y crédito con los citados Califas de Córdoba, empleó uno y otro en favor de sus correligionarios, y a su sombra y bajo su protección vinieron del Oriente, y principalmente del Egipto y de la escuela de Sora, doctores judíos, y libros judíos, y médicos y filósofos judíos, que fundaron, en Córdoba primero, y después en otras ciudades, escuelas que se hicieron justamente célebres en los siguientes siglos y que fueron otros tantos centros de cultura intelectual, principalmente en cuanto a Filosofía, astronomía, química, botánica y medicina, hasta que la persecución de los Almohades contra los filósofos y hombres de letras, apagaron su brillo en parte, obligando a sus doctores a diseminarse por las provincias libres ya del yugo islamita. Créese y escríbese generalmente que los judíos en España fueron discípulos de los musulmanes en Filosofía, y que fueron iniciados en esta ciencia por los filósofos árabes. Pero la historia demuestra y dice claramente que los judíos españoles tuvieron escuelas y filósofos notables antes que apareciera en España ninguno de los principales representantes de la Filosofía arábigo-musulmana. Cuando Ibn-Badja, o sea el Avempace de los escolásticos, nació, ya había publicado su Fons vitae Ibn-Gebirol, o sea el famoso Avicebrón, tan citado por los principales representantes de la Filosofía escolástica.

Los filósofos árabes y la filosofía escolástica                                                                                    La Cábala

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen  - Aviso legal y política de privacidad