TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Diccionario filosófico
de Voltaire. Edición íntegra

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Historia de la Filosofía

 Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres

 Edición digital íntegra de la obra de Diógenes Laercio

Compendio de las vidas de los filósofos antiguos

Fénelon (François de Salignac de La Mothe-Fénelon)
 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 


HISTORIA DE LA FILOSOFÍA                                             

ZEFERINO GONZÁLEZ (1831-1894)                                                        

Tomo I - Tomo II - Tomo III - Tomo IV                                                       

 

 

Historia de la Filosofía - Tomo III - Crisis escolástico-moderna

§ 8 - GINÉS DE SEPÚLVEDA

El español Sepúlveda (Juan Ginés) merece también ser contado entre los representantes de la escuela aristotélico-alejandrina, no en verdad porque sea partidario de la mortalidad del alma, ni de las ideas y tendencias anticristianas de esta escuela, sino porque contribuyó eficazmente al brillo y propaganda de la misma, por medio de la esmerada versión latina que hizo de los libros metafísicos de Aristóteles, con los comentarios de Alejandro de Afrodisia (1). Nació este filósofo español en Pozoblanco (provincia de Córdoba), en el año de 1490, y murió en 1573. Teólogo e historiógrafo de Carlos V, viajó bastante y pasó muchos años de su vida en Italia.

 

La doctrina de Sepúlveda, según se desprende de sus epístolas y de sus tratados De Regno et Regis officio, y del que lleva por título De Fato et Libero Arbitrio contra Lutherum, coincide en el fondo con la aristotélico-escolástica, aunque expuesta en forma más elegante. Hace también alarde de seguir con fidelidad a Aristóteles, a quien ensalza siempre, y cuya doctrina considera como la más conforme con la Filosofía cristiana: Aristotelem máxime sequar, summum virum, et cujus doctrina, aut nihil, aut perparum differt a christiana philosophia.

Este amor excesivo de Aristóteles y su doctrina influyó acaso bastante en sus opiniones, no sólo acerca de la licitud en absoluto de la guerra contra los Indios y acerca de los motivos diferentes que se alegaban para justificarla, sino también en su doctrina acerca de la esclavitud. El filósofo español, inspirándose sin duda en la teoría aristotélica, con mayor o menor fidelidad interpretada, admite la esclavitud, fundada en la condición desigual de la naturaleza misma: Est autem natura dominas, qui viribus animi intelligentiaque praestat.... servus natura, qui corpore validus est... sed hebes intelligentia, ingenioque tardus: nam ceteri homines.... nec natura domini sunt, nec natura servi.

Consecuencia de esta tesis, extraña en un filósofo católico del siglo XVI, es la doctrina en que reconoce como causa justa de guerra la necesidad o conveniencia de someter a esclavitud (herili imperio) a los que supone destinados a este estado por sus defectos morales o físicos (2).

Es justo, sin embargo, advertir que después de esforzarse en probar que semejante guerra para reducir a la esclavitud es justa por derecho divino y natural (jure divino et naturali conferri mihi videtur), concluye remitiendo la decisión definitiva al juicio de otros más doctos: sed haec viderint doctiores; ego nihil statuo pro certo et definito.

A juzgar por la correspondencia que medió entre Cardillo Villalpando y Sepúlveda, sería preciso admitir que éste atribuía a Aristóteles la opinión de que las almas humanas pasan o pueden pasar en la muerte, no a cuerpos de animales, como decían los pitagóricos, sino a otros cuerpos humanos (3). Por lo demás, el filósofo cordobés, lejos de seguir ni adoptar la concepción materialista de algunos partidarios de la escuela aristotélico-alejandrina, no sólo la rechaza terminantemente, sino que la considera contraria a la verdadera opinión de Aristóteles: animas enim humanas, immortales esse, Aristotelis etiam sententia, certum habeo.

__________

(1) Este notable trabajo de Sepúlveda vio la luz pública en Roma, residencia a la sazón del autor, en el año de 1529, con el siguiente titulo: Alexandri Aphrodisei commentaria in duodecim Aristotelis libros de prima Philosophia cum latina interpretatione, ad Cleinentem VII Pont. Max.

(2) «Tertiam justi belli causam addit Philosophus, ut herili imperio, qui ea conditione digni sunt, subjiciantur; cujus generis sunt nationes, ubi homines improbi natura proveniunt et ad maleficia proclives.... vel tales, ut herile imperium aequo animo ferant, ut quaedam gentes in Europa, sed multo plures in Asia, quarum populares non recusant, quominus honorum expertes a regibus et nobilibus loco servorum habeantur. Quae causa Lusitanis suffragari videri potest, ut ex Nigris Æthiopibusque.... multos bello, vel per aliam occasionem, non injuria in servitutem Christianorum abstrahant.» De Regno et Regis officio, lib. III, núm. 15.

(3) «Quod vero defuncti hominis animam in alterius nasecentis hominis corpus migrare, ipsumque animare existimarit Aristóteles, id ab ejus philosophi sententia non abhorrere sibi videre, » escribe uno de sus biógrafos.

Escuela aristotélico-alejandrina                                                                       Escuela aristotélico-averroista

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen  - Aviso legal y política de privacidad