TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Diccionario filosófico
de Voltaire. Edición íntegra

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Historia de la Filosofía

 Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres

 Edición digital íntegra de la obra de Diógenes Laercio

Compendio de las vidas de los filósofos antiguos

Fénelon (François de Salignac de La Mothe-Fénelon)
 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 


HISTORIA DE LA FILOSOFÍA                                             

ZEFERINO GONZÁLEZ (1831-1894)                                                        

Tomo I - Tomo II - Tomo III - Tomo IV                                                       

 

 

Historia de la Filosofía - Tomo III - Crisis escolástico-moderna

§ 25 - LA FILOSOFÍA ESCOLÁSTICA DURANTE LA ÉPOCA DE TRANSICIÓN

 

    Al terminar la historia del reinado o predominio de la Filosofía escolástica, dejamos ya consignadas la notable decadencia y la postración a que habían llegado y en que se hallaban al finalizar el siglo XV. Allí apuntamos también las causas principales de esta decadencia, haciendo notar a la vez que la invasión y predominio del nominalismo occamista en las escuelas fue una de las causas que más influyeron en el fenómeno expresado.

Desgraciadamente para la Filosofía escolástica, el postrer período de su movimiento descendente coincidió con el primer período del movimiento ascendente del Renacimiento, y los humanistas, y los eruditos, y los filósofos neopaganos, y los académicos renacientes con sus extrañas Academias y denominaciones (1), hallaron franco y expedito paso para atacar y oprimir a la primera, ora tomando ocasión de sus vicios y defectos, ora también a causa de la impotencia y debilidad de sus representantes a la sazón, de algunos de los cuales pudiera decirse que sólo manejaban en su defensa largas cañas, arundines longas, como decía Melchor Gano de ciertos teólogos de su tiempo. Las cuestiones inútiles, el abuso de fórmulas técnicas e ininteligibles, las discusiones alambicadas, el formalismo dialéctico-silogístico, la falta de cultura y de pureza en el estilo y en el manejo de la lengua latina, daban a sus enemigos sobrados pretextos y motivos para dirigir contra ella los acerados dardos de la burla y del sarcasmo, armas favoritas de los renacientes contra la escolástica.

Como sucede siempre en casos análogos, la guerra iniciada y sostenida por los adeptos del Renacimiento contra la Filosofía escolástica se convirtió muy pronto, y puede decirse desde su mismo origen, en reacción violenta, excesiva y exagerada, confundiendo, amalgamando y barajando sin distinción ni discernimiento las diferentes épocas de la escolástica y los nombres de sus representantes. Y no fue sólo excesiva e imprudente esta reacción antiescolástica, sino que, a fuer de tal y avanzando más y más en este camino, se convirtió de antiescolástica en anticristiana. Melchor Cano nos dice que había visto o conocido a muchos, especialmente en Italia (nos ipsi, praesertim in Italia, vidimus multos), para quienes, no solamente significaban poco o nada los nombres de Escoto y San Buenaventura, de Santo Tomás y Alberto Magno, de San Anselmo y San Agustín, sino que preferían o hacían más caso de Averroes, de Alejandro de Afrodisia, de Aristóteles y de Platón, que de los apóstoles San Pedro y San Pablo y hasta del mismo Jesucristo: quibus Averroes, Paulas est, Alexander Aphrodisoeus Petrus, Aristóteles Christus, Plato, non divinas, sed Deus. Y el gran teólogo español, después de reprobar semejante abuso, reprueba con mayor energía, si cabe, la conducta de aquellos que, aun después de constituidos en altísimas dignidades eclesiásticas (postque galeros etiam et infulas), no se cuidaban de enseñar la doctrina bíblica, ni la de los Profetas y Evangelistas, sino la de los Cicerones, Platones y Aristóteles: Qui Scriptura Sacra neglecta.... non prophetas, non apostolos, non evangelistas, sed Cicerones y Platones, Aristóteles, personabant. De lo dicho en párrafos anteriores se desprende que una parte no escasa de los que durante esta época más se distinguieron por sus ataques contra la escolástica y más se apartaron de su doctrina, fueron precisamente los que adoptaron, unos la doctrina luterana, otros la calvinista, y algunos lo que pudiéramos llamar la heterodoxia pagana y el deísmo, como aconteció con muchos peripatéticos averroístas y con algunos políticos de Italia y Francia. Estas tendencias heterodoxas y deístas, junto con la influencia innegable que los primeros adeptos del Renacimiento greco-humanista ejercieron en el origen y desenvolvimiento de la herejía luterana, fueron causa de que algunos escolásticos, mirando con recelo excesivo y exclusivista las reformas, enseñanzas y prácticas de los representantes y preconizadores del Renacimiento, se obstinaran en defender y practicar el método vicioso y los procedimientos defectuosos que habían producido su postración y decadencia. Otros escolásticos, por el contrario, reconocieron esos vicios y defectos, esforzándose a desterrarlos, tanto de la Filosofía como de la Teología, sin perjuicio de conservar intacto y hasta de acrecentar y completar el fondo de verdad que aquellas entrañan.

De aquí nacieron dos escuelas o direcciones diferentes en el seno de la Filosofía escolástica, según que adoptaron en mayor o menor escala las reformas señaladas por los renacientes y por las circunstancias de los tiempos sucesivos. Algunos, que pudiéramos llamar escolásticos rígidos, se limitaron a emplear un lenguaje o estilo menos inculto, y a eliminar ciertas fórmulas más o menos bárbaras y algunas cuestiones sin utilidad practica y sin alcance científico; pero dando, sin embargo, cabida en sus escritos a algunas de aquellas fórmulas y a no pocas de estas cuestiones inútiles, o cuando menos concediéndoles una importancia que no merecían.

Otros, por el contrario, a quienes pudiéramos llamar escolásticos restauradores, enseñaron y hasta desenvolvieron la Filosofía escolástica, evitando los principales vicios y defectos que sus enemigos le echaban en cara, y que en realidad la habían conducido a una existencia precaria y decadente en la época que precedió al Renacimiento y coincidió con los primeros pasos de éste.

__________

(1) Sabido es que el Renacimiento, especialmente en Italia, se distinguió por el afán característico de sus partidarios por fundar Academias con denominaciones más o menos extravagantes y ridículas para sus miembros o individuos. Además de la famosa Academia florentina della Crusca, nos encontramos en Roma con académicos Humoristi, académicos Fantastici y académicos Lincaei. En Sena había académicos Intronati, en Parma los había Innominati, en Alejandría los había que se llamaban Immobili, y los de Verona se llamaban Filarmonici.
      Bolonia tenia una Academia cuyos individuos se llamaban Otiosi, los de Genova se llamaban Adormentati, los de Padua Orditi. En Nápoles había académicos Ardenti, en Milán académicos Nascosti, en Cesena académicos Offuscati, en Ancona académicos Caliginosi, en Fabriano académicos Disunti, y en Rimini académicos Adagiati.
      No son estas las únicas Academias renacientes, ni los académicos de más extravagantes denominaciones; que también en Cesena había académicos Catenati, en Luca académicos Oscuri y en Perugia académicos Insensati.

La filosofía y el protestantismo                                                                                         Escolásticos rígidos

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen  - Aviso legal y política de privacidad