TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Diccionario filosófico
de Voltaire. Edición íntegra

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Historia de la Filosofía

 Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres

 Edición digital íntegra de la obra de Diógenes Laercio

Compendio de las vidas de los filósofos antiguos

Fénelon (François de Salignac de La Mothe-Fénelon)
 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 


HISTORIA DE LA FILOSOFÍA                                             

ZEFERINO GONZÁLEZ (1831-1894)                                                        

Tomo I - Tomo II - Tomo III - Tomo IV                                                       

 

 

Historia de la Filosofía - Tomo II - Segunda época filosófica
La filosofía cristiana

§ 32 - SEGUNDO PERÍODO DE LA FILOSOFÍA ESCOLÁSTICA

Aunque lento y trabajoso, el movimiento de la Filosofía escolástica durante los siglos IX y X no fue nulo ni del todo estéril, según acabamos de ver. Durante gran parte del siglo XI, este movimiento siguió su marcha en condiciones análogas, y a través de las múltiples y graves dificultades que ofrecían los tiempos, no faltaron algunos hombres superiores que conservaron y afirmaron aquel movimiento. Los principales de estos fueron Fulberto, obispo de Chartres y discípulo de Gerberto; San Pedro Damiano, el cual escribe que la ciencia profana debe subordinarse a la divina velut ancilla dominae.... ne si praecedat, oberret, y especialmente Lanfranco de Pavía, el cual, además de refutar con las armas de la dialéctica los errores de Berengario acerca de la Eucaristía, escribió —al menos según la opinión más probable— el Elucidarium sive Dialogus summam totius theologiae complectens, primer ensayo de una teología informada por la dialéctica de Aristóteles.

Pero llegó un momento en que las semillas depositadas lentamente en el espíritu humano durante los siglos anteriores por los humildes y laboriosos obreros de la Filosofía escolástica cristiana, germinaron con vigor y fuerza, favorecidas en su poderosa germinación por las circunstancias de la época. Las luchas entre el Pontificado y el Imperio, el renacimiento del estudio del derecho romano, la agitación precursora de las Cruzadas, determinaron choques y sacudidas que, cual descargas eléctricas, conmovieron, agitaron y fecundizaron las inteligencias, que se lanzaron atrevidas a las especulaciones más abstrusas de la metafísica, y que, ávidas de saber, durante este segundo período de la Filosofía escolástica, se agrupaban por millares en torno de las cátedras de Roscelin y San Anselmo, de Guillermo de Champeaux y de Abelardo, de Hugo y Ricardo de San Víctor. Estos nombres bastan por sí solos para probar que este período representa un desarrollo notable de la Filosofía escolástica, su marcha ascendente.

Los caracteres más propios de este período son la importancia que adquiere el problema de los universales, y la diversidad de direcciones y teorías filosóficas, diversidad que no se refiere sólo a la controversia indicada, sino a otras cuestiones de índole muy diferente. Así veremos a Abelardo enseñando el optimismo, y a San Anselmo siguiendo una dirección ontológica, y a Hugo y Ricardo de San Víctor dando cierta preferencia relativa al elemento platónico sobre el aristotélico, a Amaury de Bene y David de Dinant proclamando el panteísmo, sin contar las tendencias críticas de Juan de Salisbury y el panteísmo psicológico de Averroes, cuya influencia se dejó sentir por largo tiempo y en mayor o menor escala en las escuelas cristianas.

Gerberto                                                                                         La cuestión o problema de los universales

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen  - Aviso legal y política de privacidad