TORRE DE BABEL EDICIONES
Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Diccionario filosófico
de Voltaire. Edición íntegra

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...

 

Historia de la Filosofía

 Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres

 Edición digital íntegra de la obra de Diógenes Laercio

Compendio de las vidas de los filósofos antiguos

Fénelon (François de Salignac de La Mothe-Fénelon)
 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

La psicología contemporánea

Manual del filósofo y psicólogo español J. Vicente Viqueira

 

 Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 


HISTORIA DE LA FILOSOFÍA                                             

ZEFERINO GONZÁLEZ (1831-1894)                                                        

Tomo I - Tomo II - Tomo III - Tomo IV                                                       

 

 

Historia de la Filosofía - Tomo II - Segunda época filosófica
La filosofía cristiana - La filosofía de los árabes

§ 95 - TOFAÏL

Aunque menos conocido y citado por los escolásticos que muchos de sus correligionarios y compatriotas, Tofaïl fue uno de los representantes más ilustres y originales de la Filosofía árabe. Sábese que tuvo por patria la ciudad de Guadix, que le vio nacer a principios del siglo XII, aunque no consta el año fijo de su nacimiento. Sabemos también que fue médico, matemático, poeta y filósofo, que fue confidente y amigo del rey o califa de Marruecos Yousouf, al cual presentó y recomendó a su amigo Averroes, y que, habiendo pasado en África los últimos años de su vida, falleció en Marruecos año de 1185, asistiendo a sus funerales el califa Yakoub, apellidado Almanzor (Almauçour), no el Almanzor del siglo X y de las antiguas crónicas cristianas, sino el sucesor de Yousouf, de la dinastía de los Almohades.

 

  Así como Al-Ghazâli puede considerarse y es el representante de un movimiento, en parte escéptico, y en parte tradicionalista, en la Filosofía de los árabes, así Tofaïl (Ibn-Tofaïl) representa en la misma un movimiento panteísta; porque tal es el resultado y el fondo real de su Hayy-ibi-Yakdhân, especie de romance filosófico, cuyo objeto es indagar y fijar la ciencia a que puede llegar espontáneamente la razón del hombre en su evolución o desenvolvimiento natural, y colocada en estado de aislamiento con respecto a toda religión positiva y a toda sociedad.

Esta obra, original y curiosa por más de un concepto, que fue traducida al latín por Pococke, y editada por primera vez en 1617 con el título de Philosophus autodidactus, comienza por la suposición de un hombre que nace sin padres en una isla desierta, y cuya evolución intelectual se verifica a medida y en relación con la evolución corporal. Hayy, que es el nombre de este solitario forzoso, comienza a percibir y conocer las cosas sensibles, llegando gradualmente hasta conocer el mundo material que le rodea y formar nociones más o menos exactas de las ciencias físicas. Andando el tiempo, reconoce que estos seres que le rodean entrañan multiplicidad y unidad, puesto que son múltiples por parte de los accidentes, pero son una misma cosa por parte de la esencia. La razón de Hayy en su marcha ascendente, llega sucesivamente, y por grados, a las siguientes conclusiones :

a) Puesto que los cuerpos en general están compuestos de materia prima y de las formas substanciales, al menos de corporeidad y de substancia, es preciso que estas formas procedan de algún agente superior, y aun cuando se quiera conceder que las esferas celestes, que contienen y constituyen el universo, producen dichas formas, será preciso admitir algún agente que conserve o perpetúe el mundo, y sobre todo que le haya comunicado el movimiento.

b) Puesto que el hombre tiene semejanza con los cuerpos celestes, con los animales y con el ser uno, o sea con Dios, debe asemejarse a ellos también en sus atributos y operaciones, y para asimilarse al último, debe desprenderse y separarse de todo lo material, de todo lo sensible y hasta de la imaginación, destruyendo y aniquilando todo lo que no sea pensamiento puro.

c) Cuando llega a este estado, el hombre se ve a sí mismo como identificado con el Ser supremo y uno; ve y reconoce que el Universo sólo tiene ser en Dios, cuya luz se difunde y refleja en diferentes grados sobre los seres finitos, y ve finalmente que la multiplicidad substancial no existe sino de una manera aparente para los cuerpos y según los sentidos.

Por lo dicho se echa de ver fácilmente que el panteísmo constituye el fondo y la esencia del pensamiento de Tofaïl, y que se trata de un panteísmo místico, en sus medios de ascensión y en las condiciones de la intuición extática que le sirve de término.

En la segunda parte de su romance, Tofaïl finge que llega a la misma isla un hombre (Asal), que viene huyendo de los inconvenientes que para la vida contemplativa y mística ofrece la sociedad, en la cual había vivido hasta entonces. Asal, después de enseñar a Hayy el uso de la palabra, le enseña e instruye acerca de la religión y de los deberes y prácticas que prescribe, resultando de estas conferencias entre los dos solitarios, que la verdad religiosa y la verdad filosófica son una misma cosa, y que sólo se distinguen por parte de la forma. En la religión la verdad se reviste de formas acomodadas a las inteligencias vulgares e incultas; en la Filosofía se conoce esa misma verdad tal cual es en sí misma. Después de varias vicisitudes y ficciones no pertinentes a nuestro objeto, los dos solitarios terminan su vida en la práctica de la vida mística y contemplativa.

La primera parte del romance de Tofaïl puede apellidarse el tipo, y acaso es el antecedente del Emilio de Rousseau; la teoría de Cousin, y en parte la de Hegel, sobre las relaciones entre la Filosofía y la religión, pueden considerarse como reminiscencias y aplicaciones de la segunda parte del Philosophus autodidactus de Tofaïl.

Avempace y Abdelaziz                                                                                                                       Averroes

 

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición: Javier Echegoyen  - Aviso legal y política de privacidad