TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


MITOLOGÍA

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  
 

Mitología de la juventud o Historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos

 

 

HISTORIA

Compendio de la historia de la China

Lecciones de historia del Imperio Chino

Japón. Estudio histórico y sociológico 

Nociones de historia de Grecia

Compendio de la historia de Grecia

Lecciones de historia romana  

Historia de los templarios


HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS

 

Fundación de Roma

Rómulo

Numa Pompilio

Tulio Hostilio

Anco Marcio

Tarquinio el antiguo

Servio Tulio

Tarquinio el soberbio

Bruto y sus hijos

Sitio de Roma por

Porsena

Coriolano

Virginia

Camilo y los Galos

Pirro y los elefantes

Régulo y los cartagineses

Aníbal en Italia

Escipión el Africano

Ruina de Cartago

Los Gracos

Mario y Sila

Julio César

El segundo Triunvirato

Antonio y Cleopatra

La clemencia de Augusto

 

 

 

HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS - Jules Raymond Lamé Fleury


Índice

 

 



ANCO MARCIO - CUARTO REY DE ROMA

Desde el año de Roma 115 hasta el año 138 (espacio de 23 años)
 

Anco  Marcio - Historia romana contada a los niños - Lamé FleuryAnco Marcio era nieto de Numa Pompilio por su hija Pompilia, y todos le querían a causa de su abuelo, que había hecho tanto bien a los romanos, y también porque, a ejemplo de Numa, prefería las artes de la paz a los desórdenes de la guerra.

Como era muy piadoso miró las desgracias del reinado anterior como efecto de la cólera de los dioses, cuyos templos habían estado casi abandonados. Más a pesar de su amor a la paz se vio muy en breve obligado él mismo a tomar las armas para defenderse contra los latinos, pueblo vecino que llamaban así porque habitaban el Lacio, y por miedo de verse sorprendido por sus enemigos los envío a declarar la guerra con ceremonias que voy a contaros, porque las observaron por muchísimo tiempo en semejantes circunstancias.

Los enviados del rey eran heraldos o reyes de armas, que también llamaban Feciales, los que usaban grandes túnicas y tenían en sus manos flechas o dardos como los que ya habréis visto alguna vez; pero la punta había sido quemada y mojada con sangre. Estos heraldos eran respetados de todos los pueblos, hasta de los enemigos, y estaba prohibido herirlos o matarlos porque nunca hacían daño a nadie; así llegaron hasta el país de los latinos y allí arrojaron sus dardos por el suelo, diciendo que los romanos declaraban la guerra a sus enemigos, y se retiraron después sin que nadie se atreviese a decirles nada.

Ya habéis visto que los romanos eran soldados fuertes y robustos, y que batían siempre a sus enemigos; voy a deciros ahora cómo estos soldados se hacían tan fuertes y valientes.

Había cerca de Roma una gran llanura que llamaban el Campo de Marte a donde los jóvenes iban a ejercitarse en toda especie de juegos de fuerza y de destreza; unas veces luchaban unos con otros para tirarse recíprocamente al suelo, otras jugaban al tejo con pedazos de plomo aplastados que eran muy pesados, y los lanzaban con destreza; llamaban discos a estos pedazos de plomo. Otras veces corrían casi enteramente desnudos o cargados con armas pesadas, como las usaban en aquel tiempo, apostando a quién llegaría el primero a un punto distante, y después se echaban al Tíber, de que ya os he hablado, y le atravesaban a nado.

Bien pensáis que adquirirían mucha fuerza con estos ejercicios, y así cuando iban a hacer la guerra a países lejanos, además de sus armas, que eran muy pesadas, llevaban que comer para algunos días, y una tienda de lienzo que levantaban en los campos cuando los permitían descansar; la reunión de todas estas tiendas era lo que llamaban un campo.

Por esto cuando el rey Anco Marcio hizo la guerra a los latinos, los derrotó o mató muy pronto. Quemó o destruyo sus ciudades y no los impuso más castigo que el de ir con sus mujeres e hijos a vivir a Roma, que era ya una ciudad grande y poderosa por su extensión y por las costumbres de sus habitantes, quienes sabían contentarse con un alimento frugal, y jamás se entregaban a la embriaguez, porque es un vicio muy vergonzoso.

Cuando Anco Marcio murió, dejó dos niños que había confiado a Lucio Tarquino, cuya historia voy a contaros para haceros ver cuan desgraciados son los hijos que no tienen padre.

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad