TORRE DE BABEL EDICIONES

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano
 

Diccionario filosófico

Diccionario de Filosofía

Vocabulario de Psicología

Vocabulario de economía

Biografías y semblanzas

Biblioteca del Pensamiento

Historia de
la Filosofía

Portal de Filosofía, Psicología y Humanidades

Selección de artículos de
 la clásica Enciclopedia española

 Edición íntegra del famoso diccionario de Voltaire

Breve definición de los términos filosóficos

Explicación de los conceptos, tesis
y escuelas

Principales conceptos de
esa ciencia

Vidas de los filósofos y pensadores

Textos íntegros de obras clásicas
de Filosofía

La filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios...


MITOLOGÍA

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia  
 

Mitología de la juventud o Historia fabulosa para la inteligencia de los poetas y autores antiguos

 

 

HISTORIA

Compendio de la historia de la China

Lecciones de historia del Imperio Chino

Japón. Estudio histórico y sociológico 

Nociones de historia de Grecia

Compendio de la historia de Grecia

Lecciones de historia romana  

Historia de los templarios


HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS

 

Fundación de Roma

Rómulo

Numa Pompilio

Tulio Hostilio

Anco Marcio

Tarquinio el antiguo

Servio Tulio

Tarquinio el soberbio

Bruto y sus hijos

Sitio de Roma por

Porsena

Coriolano

Virginia

Camilo y los Galos

Pirro y los elefantes

Régulo y los cartagineses

Aníbal en Italia

Escipión el Africano

Ruina de Cartago

Los Gracos

Mario y Sila

Julio César

El segundo Triunvirato

Antonio y Cleopatra

La clemencia de Augusto

 

 

 

HISTORIA ROMANA CONTADA A LOS NIÑOS - Jules Raymond Lamé Fleury


Índice

 

 



NUMA POMPILIO - SEGUNDO REY DE ROMA

Desde el año 38 de Roma hasta el 82 ( espacio de 42 años)
 

Numa Pompilio - Historia romana contada a los niños - Lamé FleuryCuando Rómulo desapareció del modo que acabo de decir, los senadores y el pueblo no sabían a quién poner en su lugar, porque por más que digan siempre, cuando hablan de la dicha de alguno, "es feliz como un rey", sin embargo, es un cargo muy dificultoso el de rey. Estuvieron todo un año en Roma sin que nadie se atreviese a reemplazar a Rómulo y todos eran muy desgraciados porque cada uno quería hacer su voluntad a costa de los demás. Llamaron a aquel tiempo el Inter-Regno por que no había rey.

En el mismo tiempo había en el país de los sabinos, de que ya os he hablado, un hombre que todos amaban, porque era bueno, justo, honrado y benéfico; le llamaban Numa Pompilio y era de edad de cuarenta años; era pariente del rey Tacio, que había reinado con Rómulo, cuya muerte desgraciada ya os he contado.

Un día que Numa Pompilio estaba en su casa de campo donde vivía con su anciano padre, a quien amaba de todo su corazón, como debe hacer un buen hijo, vio entrar a dos hombres, a quienes antes había conocido, llamados Próculo y Volesio, quienes le anunciaron que el pueblo romano le había elegido para rey y que era preciso que se fuese con ellos a gobernarle.

¿Creéis acaso que Numa se alegró mucho con esta noticia? pues nada de eso; respondió a los dos embajadores que se la hablan llevado: “¿Por qué queréis que abandone a mi padre y mi casa, donde tengo una vida dulce y tranquila, para ir a tomar una corona que ofrece tantos peligros? No me gusta la guerra porque no hace más que daño a los hombres, y los romanos están acostumbrados a una vida que no convendría con mis gustos. Respeto a los dioses, que ellos no conocen y que deberían temer, y no podría hacerlos todo el bien que quisiera; dejadme pues vivir tranquilo en mi casa como hasta el día, y volveos a Roma sin mi.”

Los embajadores se sorprendieron mucho por la negativa de Numa, que no quería absolutamente ser rey; pero les pareció tan sabia, que se echaron a sus pies para rogarle que se fuese con ellos.

Sin embargo, Numa hubiera sido insensible a sus ruegos si su anciano padre no le hubiese mandado aceptar la corona, porque como ya os he dicho era un hijo respetuoso y obediente; todos se alegraron en Roma cuando supieron su llegada.

No habréis olvidado sin duda que los romanos de aquel tiempo eran todas gentes turbulentas, disputadoras y siempre prontos a tomar por la fuerza lo que no querían darles. No tardó Numa en mudarlos enteramente, y vais a ver cómo lo logró. En lugar de ocuparlos continuamente con juegos y ejercicios militares, dio a todos los romanos campos para cultivarlos e instrumentos para labrar la tierra, porque es bueno que sepáis que la agricultura, es decir, el trabajo del campo, es la primera de todas las artes, no sólo porque sirve para alimentar a los hombres, que sin esto no comerían más que yerbas y raíces como los brutos salvajes, sino también porque la mayor parte de los labradores son hombres de bien y honrados.

Numa era muy piadoso, como lo hizo conocer a los embajadores romanos cuando rehusó la corona diciéndoles que temía y honraba a los dioses, porque en aquel tiempo se creía que había muchos dioses, lo que ciertamente no es verdad. Es imposible que los hombres que no tienen religión, es decir, que no aman ni respetan a Dios, sean buenos y dóciles, y así Numa tuvo mucho cuidado en dar ideas religiosas a los romanos, las que los hicieron mejores y más pacíficos; para ello hizo edificar en Roma varios templos, que eran las iglesias de aquel tiempo. A propósito de esto voy a contaros la historia de uno de aquellos templos, del que oiréis hablar a menudo cuando leáis en libros más sabios.

Había habido antes en el Lacium, que era el país donde Roma acababa de ser edificada, un rey llamado Jano que era tan bueno, tan bueno, que cuando murió creyeron sus súbditos que había subido al cielo, y le honraron como a un dios. Numa hizo edificar un templo al dios Jano, que representaban comúnmente con dos caras, y mandó que aquel templo estuviera siempre abierto cuando hubiese guerra, y que se cerraría cuando se hiciese la paz.

Sin embargo, los romanos, que eran todavía demasiado groseros para comprender todo el bien que Numa quería hacerlos, murmuraban altamente contra un rey que ya no les permitía entregarse a la violencia de su carácter. Cuando vio el rey esto, le dio mucha tristeza y les anunció que cuanto hacía para volverles mejores y más felices era de orden de una diosa llamada Egeria, que habitaba en un bosque situado cerca de Roma, a donde iba muchas veces a visitarla, aunque nadie la había visto nunca; y, en efecto, siempre que se retiraba al bosque, volvía con alguna de aquellas leyes tan sabias, a las que los romanos llegaron a someterse, agradeciéndolas mucho en lo sucesivo.

En tiempo de Numa Pompilio y mucho después todavía, acostumbraban en Roma quemar a los muertos, en lugar de enterrarlos como se hace ahora. Los vestían con sus mejores trajes, les metían en la boca una moneda para pagar el paso en una barca que debía conducirlos a los infiernos, adonde en aquel tiempo decían que todos los muertos debían ir a parar, los ponían después en una hoguera, es decir, en una gran pira de madera, a la que pegaban fuego, y después recogían las cenizas del muerto en una vasija de tierra, que llamaban Urna, la que los parientes conservaban con el mayor cuidado y con mucho respeto.
Cuando murió Numa, a la edad de ochenta y cuatro años, después de haber hecho mucho bien a su pueblo, todos le lloraron porque había sido muy bueno, y según lo había mandado, en lugar de quemar su cuerpo, como era costumbre, lo depositaron en un sepulcro de piedra, donde pusieron al mismo tiempo ochenta libros voluminosos, que encerraban la historia de las ceremonias que había establecido en reverencia de los dioses a quienes había consagrado templos.

 

  © TORRE DE BABEL EDICIONES - Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen - Aviso legal y política de privacidad