Torre de Babel

Apolo – Mitología de la juventud

Cap. VIII – Plutón  ◄

 

    ►  Cap. X – Diana

Mitología de la juventud – Capítulo IX – Apolo

P. ¿Quién era Apolo

R. Hubo muchos dioses de este nombre, pero el Apolo a quien parece se han atribuido las acciones de las demás era hijo de Júpiter y de Latona, y nació en la isla de Delos, adonde su madre se había retirado huyendo de la persecución de Juno.

P. Decid todavía algunos pormenores sobre esta divinidad.

R. Apolo presidía a la medicina, a la música, a la poesía y a la elocuencia. Habiendo recibido de Júpiter el don de pronosticar lo venidero, sus oráculos, sobre todo el de Delfos, estaban en grande veneración.

P. Contad algunos de sus hechos.

R. Habiendo adquirido desde su nacimiento la estatura y fuerza de un hombre, mató a flechazos a la serpiente Python, que Juno había enviado para perseguir a su madre Latona. De acuerdo con Diana mató del mismo modo a los hijos de Niobe, porque esta princesa había insultado a la madre de ambos. Niobe misma fue transformada en piedra.

P. ¿Cómo irritó a Júpiter contra él?

R. Su hijo Esculapio había sido abrasado con un rayo por Júpiter, porque había resucitado muertos; Apolo, para vengarse, mató a los Cíclopes que le fabricaban los rayos, y formó con Neptuno una conspiración contra él. Júpiter se enojó tanto que le arrojó del cielo.

P. ¿Adónde se retiró?

R. Entró al servicio de Admeto, rey de Tesalia, cuyos ganados guardó, y algún tiempo después ayudó a Neptuno a edificar las murallas de Troya, como llevamos dicho.

P. ¿De qué cosa fue inventor este dios?

R. Algunos dicen que Apolo inventó la lira; pero otros aseguran que este instrumento le fue dado por Mercurio, en cambio del famoso caduceo, con que Apolo llevaba a pastar los rebaños de Admeto.

P. ¿Tuvo Apolo algunas otras aventuras durante su estancia en la tierra?

R. Mató por accidente a su favorito Jacinto, de un golpe que le dio con un tejo; cambió en ciprés a Cipariso; venció a Marsias, que se atrevió a disputarle el premio de la armonía, y lo hizo desollar vivo; hizo también que naciesen orejas de Asno a Midas, hijo de Gordio, rey de Frigia, porque en otro certamen musical prefirió el canto rústico del dios de los pastores al suyo.

P. ¿Continuó Apolo su estancia en la tierra?

R. No: juzgando Júpiter que estaba suficientemente castigado, le llamó otra vez al cielo, le dio el nombre de Febo y le confió el cuidado de alumbrar al mundo. Por eso se le mira muchas veces como el sol.

P. ¿Cómo se representa a Apolo

R. Como un bello joven sin barba y que tiene la cabeza coronada de rayos de luz. Algunas veces tiene una lira en la mano, y otras un arco y un carcaj, lleno de flechas, a la espalda.

P. ¿Cuál era su residencia favorita?

R. Sobre el monte Parnaso (1), en donde presidía a las Musas.

P. ¿Cuáles fueron los hijos de Apolo?

R. Sus hijos son tantos, que solo haremos mención de dos de ellos, Esculapio y Faetón. Éste, a quien Épafo echó en cara que no era hijo del sol, pidió vivamente a su padre el permiso de conducir su carro, para destruir mejor esta alegación. Apolo consintió en ello, pero este trabajo era superior a las fuerzas de Faetón. Los caballos se lanzaron fuera de los límites prescritos a su carrera ordinaria. Para prevenir mayores desastres, Júpiter no halló otro medio sino precipitar con sus rayos al presuntuoso Faetón, que cayó en el mar, a la embocadura del Erídano, llamado hoy el Po.

__________

(1) Montaña de la Fócide, en Grecia.