Torre de Babel

Balanza de comercio

Llámase de esta suerte a la comparación entre el valor de los productos que se exportan y el de los que se importan en un país determinado, hecha por medio de las noticias que suministran las Aduanas.

Sostenía la escuela mercantil, y hay quien cree todavía, que la diferencia entre las importaciones y las exportaciones se salda necesariamente en metálico, y que la balanza es por tanto favorable cuando arroja un guarismo de exportación mayor que el que resulta para las importaciones, siendo desfavorable si sucede lo contrario; pero habiéndose demostrado que los productos se cambian por productos, y que la riqueza de una nación no depende de la abundancia del dinero; los datos de la balanza han de apreciarse ya de muy diversa manera.

El exceso de la importación no acusa una pérdida, ni siquiera una disminución de numerario para el país en que se verifica, y antes bien, puede significar la ganancia que éste obtiene por su comercio exterior. —El comerciante que extrayendo de su nación mercaderías por un valor como cuatro, logra importar de retorno productos que valen seis, no dirá que ha perdido la diferencia de dos, sino que en ella consiste precisamente el beneficio de la operación que ha ejecutado.

La balanza de comercio es un trabajo estadístico, digno de mucha atención y que ofrece interesantes noticias para apreciar la situación económica de las naciones; pero es necesario tener en cuenta que sus datos son muy falibles y nada dicen por sí solos. En primer lugar, la balanza no comprende todo el movimiento mercantil, porque no figuran en ella operaciones tan importantes como la entrada y salida del numerario, de los valores y documentos de crédito, los giros internacionales, el contrabando, etc.; y por otra parte, aun en aquellas operaciones de que toma razón, sus números no dan tampoco verdadera idea de los resultados del tráfico, porque el valor de los artículos declarado en la Aduana, suponiendo que sea exacto en aquel momento, es todavía muy distinto del precio que consiguen en el mercado a donde se dirigen.