Torre de Babel

Cuentas corrientes

Las que llevan los comerciantes, que se hallan en relación para sus negocios, abonándose recíprocamente un interés convenido por los anticipos que resultan de ellas.

Es una de las operaciones que hacen los Bancos, encargándose de los cobros y pagos de sus clientes. —Los Bancos abren esas cuentas de varios modos: previa consignación en su Caja; con garantía de valores; o mediando tan sólo la responsabilidad personal del comerciante, y entonces suelen llamarse créditos al descubierto. En el primer caso el Banco no exige retribución alguna por su servicio, compensando con las ventajas que le produce la disposición de los capitales, y en los dos últimos, como hay préstamo, cobra el interés correspondiente.