Torre de Babel

El Renacimiento. – Filosofía moderna. Historia de la Filosofía de Zeferino González. Tomo III

El Padre Zeferino. Album Biográfico-Litográfico del Episcopado español. Lámina 1. Calle, E. Litógrafo. 1882

Historia de la Filosofía 

Tomo III

Crisis escolástico-moderna

Por el P. Zeferino González(1831-1894)

De la orden de Santo Domingo
Cardenal Arzobispo de Toledo

Edición digital en Torre de Babel Ediciones

Fuente: Agustín Jubera, Madrid, 1886 – 2ª edición 
 

                               El P. Zeferino
  Álbum Biográfico-Litográfico del Episcopado Español
                             Lámina 1 – Calle, E. Litógrafo

Historia de la filosofíade Zeferino González:Filosofía griegaFilosofía medievalFilosofía novísima (siglo XIX)

(Sobre Zeferino González: Proyecto de Filosofía en español, Semblanza)

(La presente edición digital de la Historia de la filosofía de Zeferino González está basada en la publicada por Agustín Jubera, Madrid, 1886, cuatro volúmenes. Hemos elegido la segunda edición por ser más completa que la primera. Para mantener la fidelidad al autor, actualizamos únicamente la ortografía, según las reglas de la Real Academia de la Lengua; en los casos de los nombres de filósofos griegos particularmente conocidos, hemos preferido también transcribirlos al modo actual.)
 

CRISIS ESCOLÁSTICO-MODERNA
TRANSICIÓN DE LA FILOSOFÍA ESCOLÁSTICA A LA FILOSOFÍA MODERNA

§ 1. El Renacimiento § 2. Caracteres generales de la Filosofía en la época de transición
§ 3. Escuela platónica § 4. Marsilio Ficino
§ 5. Continuación de la escuela platónica § 6. Escuela aristotélica
§ 7. Escuela aristotélico-alejandrina § 8. Ginés de Sepúlveda

Escuela aristotélico-averroísta  

§ 9. La escuela aristotélico-averroísta

§ 10. Partidarios principales de la escuela aristotélico-averroísta

§ 11. Escuela antiaristotélica  

Escuela físico-naturalista  § 12. Escuela físico-naturalista   § 13. Continuación de la escuela físico-naturalista

§ 14. Gómez Pereira y Oliva Sabuco § 15. Escuela teosófico-naturalista
§ 16. La escuela independiente.— Luis Vives § 17. Foxo Morcillo
§ 18. Francisco Valles § 19. Isaac Cardoso
§ 20. Continuación de la escuela independiente § 21. Escuela filosófico-política
§ 22. Grocio § 23. La escuela filosófico-política en España
§ 24. La Filosofía y el protestantismo § 25. La Filosofía escolástica durante la época de transición
§ 26. Escolásticos rígidos § 27. Restauración escolástica.— Savonarola y Arias Montano
§ 28. El cardenal Cayetano y Javelli § 29. Francisco Victoria
§ 30. Domingo Soto § 31. Melchor Cano
§ 32. Cardillo de Villalpando § 33. Vázquez y Arriaga
§ 34. Suárez § 35. Movimiento escéptico
§ 36. Francisco Sánchez § 37. El escepticismo durante el siglo XVII
§ 38. Ojeada retrospectiva sobre el Renacimiento  

 

TERCERA ÉPOCA DE LA FILOSOFÍA
 LA FILOSOFÍA MODERNA

§ 39. Origen y caracteres de la Filosofía moderna  

Bacón       § 40. Bacón de Verulam     § 41. Critica

Hobbes     § 42. Hobbes                    § 43. Critica

§ 44. Giordano Bruno

Campanella     § 45. Campanella        § 46. Critica

 

Descartes       § 47. Descartes          § 48. Base y espíritu general de la Filosofía de Descartes

§ 49. Doctrina filosófica de Descartes                           § 50. Critica

Escuela cartesiana        § 51. Escuela cartesiana            § 52. Impugnadores de la Filosofía cartesiana

§ 53. Gassendi § 54. Ocasionalismo cartesiano.— Geulinex

Malebranche     § 55. Malebranche     § 56. Filosofía de Malebranche      § 57. Critica

Spinoza            § 58. Spinoza             § 59. Filosofía de Spinoza             § 60. Critica

Pascal              § 61. Pascal               § 62. Critica

§ 63. Bossuet § 64. Fénelon

Leibnitz       § 65. Leibnitz: su vida y sus obras             § 66. Filosofía de Leibnitz         § 67. Critica

§ 68. Contemporáneos de Leibnitz en Alemania  
§ 69. Kircher § 70. Discípulos de Leibnitz
§ 71. Adversarios de la Filosofía de Leibnitz  

Locke         § 72. Locke y sus precursores                     § 73. La Filosofía de Locke     § 74. Critica

§ 75. Contemporáneos de Locke en Inglaterra § 76. Discípulos y sucesores de Locke
§ 77. Berkeley § 78. Filosofía de Hume
§ 79. La escuela escocesa

Hamilton     § 80. Hamilton     § 81. Critica

§ 82. Condillac § 83. Discípulos de Condillac
§ 84. Vico § 85. Voltaire
§ 86 Rousseau § 87. Los enciclopedistas
§ 88. La Mettrie y el barón de Holbach § 89. Estado de la Filosofía escolástica hasta fines del siglo
 § 90. La Filosofía escolástico-ecléctica § 91. El P. Feijóo y el P. Hervás

Kant

§ 92. Transición de la Filosofía moderna a la Filosofía novísima por medio de Kant

§ 93. La Filosofía especulativa de Kant                         § 94. Bases generales del criticismo de Kant

§ 95. Estética trascendental                                         § 96. Lógica trascendental de Kant

§ 97. Dialéctica trascendental o critica de la razón, según Kant

§ 98. Resultados y aplicaciones de la Filosofía teorética de Kant

§ 99. Filosofía moral de Kant § 100. Critica
§ 101. Movimiento kantiano.— Impugnadores de la doctrina de Kant
§ 102. Partidarios de la Filosofía de Kant § 103. Filósofos ecléctico-kantianos
§ 104. Filosofía de Jacobi  

Con la decadencia de la Filosofía escolástica, iniciada, promovida y desarrollada por las diferentes causas que dejamos apuntadas, durante los siglos XIV y XV, coinciden y vense germinar ya desde el primer tercio del último los primeros síntomas del Renacimiento, el cual a su vez puede ser considerado como el punto de partida y como la forma general del movimiento filosófico que representa la transición de la Filosofía escolástica a la Filosofía moderna. Pero no se olvide que este movimiento filosófico, que abraza gran parte del siglo XV y todo el siglo XVI, no debe exclusivamente su existencia y su naturaleza al solo Renacimiento.

 

Aunque iniciado por éste e informado generalmente de su espíritu renaciente o neopagano, debido en gran parte su desarrollo, sus manifestaciones y sus caracteres a otros grandes sucesos contemporáneos, cuales fueron, entre otros, la invención de la imprenta, el descubrimiento del Nuevo-Mundo, los viajes a la India, las luchas doctrinales provocadas por el protestantismo, las invasiones crecientes de los legistas y del poder civil contra la Iglesia, la formación y preponderancia de la clase media, las tendencias secularizadoras y absolutistas de los gobiernos, y hasta las guerras político-religiosas de la época.

La fermentación producida en los espíritus por todas estas causas, unida a la fascinación causada en los mismos por el Renacimiento, o digamos por la súbita aparición de las artes, de las letras y de la Filosofía greco-romanas, produjo ese movimiento filosófico, confuso, desordenado y complejo, que llena los siglos XV y XVI, y que representa la transición de la Filosofía escolástica a la moderna, o, si se quiere, el predominio y victoria de ésta sobre aquélla. El espíritu humano, atraído por la belleza plástica de la forma griega, desdeñó la belleza ideal y moral de las artes cristianas; lisonjeado en su orgullo y en su afán de independencia por los predicadores del libre examen, fascinado y lleno de entusiasmo en presencia de los nombres, de los escritos y de los sistemas de los antiguos filósofos de la Grecia, marchó desatentado y como ebrio en todas direcciones, abandonando el terreno firme de la subordinación de la idea filosófico-racional a la idea cristiana, echando en olvido y hasta menospreciando aquella sobriedad científica de que tan brillantes ejemplos diera la Filosofía escolástica en sus grandes y nobles representantes. Y la Filosofía del Renacimiento o de esta época de transición, salvas algunas excepciones, se levantó airada contra la Filosofía
escolástica, en vez de levantarla de su decadencia, en vez de corregir sus abusos y defectos, en vez de restituirla al buen camino de que se había separado, en vez de perfeccionarla y desarrollarla en sus ideas y soluciones, y, sobre todo, en vez de completarla y agrandar sus horizontes y sus aplicaciones por medio del cultivo de las ciencias físicas, exactas y naturales. Si el espíritu humano, en vez de seguir en el orden filosófico la tendencia neopagana y racionalista del Renacimiento, hubiera restaurado la Filosofía escolástica, completándola y perfeccionándola, y en el orden religioso, en vez de recibir la influencia protestante con sus naturales frutos, el racionalismo y naturalismo, hubiera seguido desenvolviéndose y progresando bajo la influencia del Catolicismo, ¿cuál sería hoy el estado de la Europa? ¿Se hallaría, como se halla, agitada y conmovida por tan funestos presentimientos acerca de su porvenir? ¿Estaría tan amenazada y corroída por esas doctrinas y costumbres de sensualismo universal y por las corrientes ateo-socialistas? Problema es este que bien merece fijar la atención de los hombres que piensan, al menos de aquellos para quienes la Filosofía de la historia entraña algo más que la concepción determinista, y para quienes la historia de la humanidad es algo más que una rama de la física.

                                                                Caracteres generales de la Filosofía en la época de la transición