Torre de Babel

Escuela de Elea – Filosofía Griega – Presocráticos – Sofistas – Sócrates

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA – VOCABULARIO FILOSÓFICO

PRESOCRÁTICOS

Biografías   –  Ejercicios  –  Textos

Conceptos fundamentales explicados

image

Muerte de Sócrates
(detalle) David – 1787

Escuela de Elea

     Escuela de corte marcadamente racionalista del siglo V a.C., llamada también escuela eleática; tuvo como representantes más destacados a Parménides, Zenón (ambos de la colonia griega de Elea, en el sur de la actual Italia) y a Meliso de Samos.

Algunos historiadores atribuyen su fundación a Jenófanes de Colofón, quien parece que fue el primero en concebir la existencia de un principio supremo al que atribuyó rasgos divinos. Esta escuela floreció durante el siglo V a. C. e influyó en el pensamiento posterior, tanto en los filósofos pluralistas como Empédocles, Anaxágoras y los atomistas, como en el propio Platón.

Las tesis fundamentales de esta escuela son las siguientes:

  • el instrumento para llegar al conocimiento del ser es la razón;
  • la razón nos muestra el ser como uno, inmóvil e inmutable;
  • los sentidos nos presentan una realidad ilusoria al mostrarnos multiplicidad y cambio.

Por su tratamiento abstracto y formal del ser, es habitual considerar a Parménides, más que a los anteriores presocráticos, como el fundador de la ontología, aunque este título no se encuentre en su filosofía.
Zenón demostró las tesis de su maestro Parménides mediante paradojas o aporías que llevaban al absurdo las creencias contrarias a las de Parménides, es decir las creencias en la existencia de multiplicidad y de cambio en el espacio y el tiempo; por ello se le considera el fundador de la dialéctica griega.

Para ampliar conocimientos: Escuela de Elea. En la Historia de la Filosofía de Zeferino González. In A Brief History of Greek Philosophy by B. C. Burt. In A short history of philosophy. By Arch. B. D. Alexander. Third Edition, revised and enlarged. 1922.

TEXTOS PRESOCRÁTICOS-SOFISTAS-SÓCRATES

Parménides se aleja de la concepción «materialista» que del ser tienen los primeros filósofos, ofreciendo un discurso filosófico que directamente busca la comprensión de las propiedades más generales que le convienen al ser, conceptos o categorías que parecen oponerlo a las cosas tal como se ofrecen a la experiencia común.

Ni está (el SER) dividido, pues es todo igual; ni hay más aquí, esto impediría que fuese continuo, ni menos allí, sino que está todo lleno de ente. Por tanto, es todo continuo, pues lo ente toca a lo ente.

Simplicio, Fís. 145, 23
(Kirk y Raven, Los Filósofos Presocráticos, Editorial Gredos) 

Por otra parte, inmóvil (el SER) en los límites de poderosas cadenas, está sin comienzo ni fin, pues el nacimiento y la destrucción han sido apartados muy lejos, ya que la verdadera creencia los rechazó. Permaneciendo lo mismo en el mismo lugar, yace por sí mismo y así se queda firme donde está; pues la firme Necesidad lo tiene dentro de las cadenas del limite que por ambas partes lo aprisiona, porque no es lícito que lo Ente sea ilimitado; pues no es indigente de nada, y si lo fuera, carecería de todo.

Simplicio, Fís. 145, 27
(Kirk y Raven, Los Filósofos Presocráticos, Editorial Gredos) 

Pero, puesto que su límite es el último, es completo por doquier (el SER), semejante a la masa de una esfera bien redonda, igual en fuerza a partir del centro por todas partes. Pues ni mayor ni menor, es necesario que sea aquí o allí. Ya que ni es lo No-ente, de forma tal que le impidiese ser homogéneo, ni un Ente que tuviese de Ente aquí más, allá menos, pues es todo inviolable; puesto que, siendo igual a sí mismo por todas partes, está uniformemente dentro de sus límites.

Simplicio, Fís. 146,15
(Kirk y Raven, Los Filósofos Presocráticos, Editorial Gredos) 

 © Javier Echegoyen Olleta
Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega. Editorial Edinumen