Torre de Babel

Espíritu – Filosofía Griega – Presocráticos – Sofistas – Sócrates

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA – VOCABULARIO FILOSÓFICO

PRESOCRÁTICOS

Biografías   –  Ejercicios  –  Textos

Conceptos fundamentales explicados

image

Muerte de Sócrates
(detalle) David – 1787

Espíritu

     La dimensión inmaterial del alma que nos capacita para la comprensión de las realidades superiores como los valores, la ciencia y lo sobrenatural.

Este término castellano traduce los vocablos griegos noûs y pneuma. Procede del vocablo latino spiritus, cuyo significado original era «soplo», «aliento», pero que muy pronto se utilizó para designar la realidad inmaterial y racional inscrita en el hombre. Muchos autores lo hacen sinónimo de alma, y otros incluso de la mente, aunque este último término, más moderno que los anteriores, está desprovisto de la connotación religiosa que posee el término «espíritu». Quienes aceptan una diferencia entre el alma, la mente y el espíritu seguramente piensan en lo siguiente: se entiende el alma como principio vital, vinculado esencialmente con lo orgánico, y común a todos los seres vivos; por otro lado, la mente esta más relacionada con las facetas intelectuales y la consciencia y es característica del ser humano; finalmente, por encima del alma y la mente se encontraría el espíritu como el principio inmaterial y sobrenatural que nos pone en contacto con las realidades superiores: nos permite el conocimiento de los valores estéticos y morales, la sabiduría como comprensión del sentido último de las cosas, y la experiencia de lo trascendente o divino.

Ver alma y mente y también «alma» en el Diccionario filosófico de Voltaire y en el Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

TEXTOS PRESOCRÁTICOS-SOFISTAS-SÓCRATES

El neoplatónico Jámblico (240-325) nos cuenta en el siguiente texto los efectos del éxtasis o experiencia mística de comunión entre el espíritu humano y el espíritu divino.

Hay muy diversas formas de posesión divina, y hay modos diversos de suscitar el espíritu divino. En consecuencia, también son numerosos y diferentes los indicios de este estado. En primer lugar, son diversos los dioses de quienes recibimos el espíritu, y de ahí que la inspiración se manifieste de muy diversas formas; también son diversas las clases de influencias ejercidas, por lo que el rapto divino se produce de varias maneras. Porque puede el dios tomar posesión de nosotros o ser nosotros enteramente absorbidos en él y aún puede ocurrir que cooperemos con él. A veces participamos de los órdenes inferiores del dios, de los medianos otras, y en algunas, incluso de los superiores. Puede darse la mera participación, pero hay también la comunión o, en ocasiones, una combinación de estas dos formas. Puede producirse la separación completa del alma o quedar ésta envuelta en el cuerpo o también es arrebatada y dirigida toda la naturaleza.

Jámblico, Sobre los misterios III, 5
(En Mircea Eliade, Historia de las creencias y de las ideas religiosas, tomo IV. Ediciones cristiandad)

 © Javier Echegoyen Olleta
Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega. Editorial Edinumen