Torre de Babel

Homeomerías – Filosofía Griega – Presocráticos – Sofistas – Sócrates

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA – VOCABULARIO FILOSÓFICO

PRESOCRÁTICOS

Biografías   –  Ejercicios  –  Textos

Conceptos fundamentales explicados

image

Muerte de Sócrates
(detalle) David – 1787

Homeomerías

Las partículas o semillas de las que están hechas todas las cosas, según Anaxágoras.  

Del término griego homoioméreiai (partículas similares). Influido por Parménides, Anaxágoras consideró que el ser no puede provenir de la nada, por lo que es increado e imperecedero. Este punto de vista le obligó a considerar (como a los atomistas y a Empédocles) que no hay un nacer y un perecer en sentido estricto. A diferencia de los atomistas, para los cuales los átomos no se diferencian cualitativamente unos de otros, Anaxágoras pensó que existen unas semillas o substancias cualitativamente distintas cuya reunión da lugar a las cosas visibles. Creyó que sólo podemos considerar que un objeto pueda transformarse en otro o pueda dar lugar a otro (como ocurre con los alimentos cuya ingestión nos permite el crecimiento de los músculos, tendones…) si aceptamos que en el objeto que se transforma en otro ya se encuentra de alguna forma aquello a lo que da lugar. Así, pensó que en cada cosa existen semillas u homeomerías de todas las cosas.

TEXTOS PRESOCRÁTICOS-SOFISTAS-SÓCRATES

Dos textos clásicos con la tesis de las homeomerías de Anaxágoras y las razones que tuvo este filósofo para postular su existencia.

Muestra que (Anaxágoras) no sólo debía decir que toda la mezcla era infinita en tamaño, sino también que cada homeomería contiene en sí a todas las cosas, de modo similar al todo, (de modo que las homeomerías) no sólo son infinitas sino infinitas veces infinitas. Y a esta concepción Anaxágoras arribó por estar convencido de que nada se genera del no-ser y de que todo se alimenta de lo que es semejane, por ver que todo se genera de todo, si no inmediatamente, al menos según turnos (del fuego, en efecto, se genera el aire, y del aire el agua, del agua la tierra, de la tierra la piedra y de la piedra nuevamente el fuego), y que, cuando se ingiere un mismo alimento, como el pan, se generan muchas cosas disímiles (carne, huesos, venas, nervios, cabellos, uñas, alas o cuernos si se da el caso, y lo semejante crece de lo semejante (o sea, en cada alimento ya están estas cosas -disímiles entre sí- como la cane, huesos, etc., y al ingerirlo nacen -o crecen- en los seres vivos carne, huesos, etc., o sea, cosas similares a aquellas)).

Simplicio, Física 460, 4-17
(Los filósofos presocráticos. Biblioteca clásica Gredos. Traducción: Néstor Luis Cordero, Francisco José Oliveri, Ernesto La Croce y Conrado Eggers Lan)

Siendo estas cosas así, debemos suponer que hay muchas cosas de todo tipo en cada cosa que se está uniendo, semillas de todas las cosas bajo toda clase de formas, colores y gustos…

Simplicio, Física, 34, 29
(Kirk y Raven, Los Filósofos Presocráticos, Editorial Gredos)

© Javier Echegoyen Olleta
Edición en papel:
Historia de la Filosofía. Volumen 1: Filosofía Griega. Editorial Edinumen