Torre de Babel

Jenofonte – Historia de los hombres célebres de Grecia

Pelópidas  ◄

 

    ►  Milcíades y Cimón

Historia de los hombres célebres de Grecia – Capítulo XVIII – Jenofonte

Nació en Atenas; su padre se llamaba Grello; fue discípulo de Sócrates, de quien aprendió filosofía y política. Tomó las armas y las llevó en favor de Ciro el joven, en la guerra que sostuvo con su hermano Artajerjes. Este filósofo guerrero se cubrió de gloria por la parte que tomó dirigiendo la famosa retirada que hicieron los diez mil griegos que combatían por Ciro en la batalla de Cunaxa, a veinte leguas de Babilonia, 401 años antes de la Era cristiana. En ella murió Ciro, joven injusto y ambicioso, que combatía contra su hermano para usurparle el trono. A pesar de eso, Jenofonte, de quien se ha dicho que tenía la culta gracia de un ateniense y el vigor y energía de carácter de un espartano, escribió la Ciropedia, que es la historia de Ciro el Grande, rey de Persia, que se puede considerar como una hermosa, pero no siempre exacta, novela histórica; escribió la historia de la mencionada expedición de Ciro el joven contra su hermano, y la retirada de los diez mil griegos, en las que celebra mucho a este ambicioso mal hermano.

Guerreó también con Agesilao rey de Lacedemonia, distinguiéndose siempre por su gran valor y su gran saber. Cuando concluyó la guerra se retiró a la vida privada en Corinto, en donde vivió hasta su muerte, que acaeció 360 años antes de la Era cristiana. En el momento en que estaba haciendo un sacrificio a los dioses, coronado de flores, según era uso, le trajeron la noticia de haber muerto su hijo en la batalla de Mantinea, y se quitó la corona de flores; pero cuando añadieron que había muerto como un héroe, se la volvió a colocar sobre las sienes diciendo: «Una muerte así merece señales de regocijo y no de duelo». Como César, fue Jenofonte gran capitán y gran historiador. Ambos tienen fama de haberse expresado con elegancia y corrección. Sus paisanos le denominaban «la abeja griega».