best microsoft windows 10 home license key key windows 10 professional key windows 11 key windows 10 activate windows 10 windows 10 pro product key AI trading Best automated trading strategies Algorithmic Trading Protocol change crypto crypto swap exchange crypto mcafee anti-virus norton antivirus Nest Camera Best Wireless Home Security Systems norton antivirus Cloud file storage Online data storage
tes

Torre de Babel Ediciones

LA EDUCACIÓN EN LOS ABASIDAS

ABASIDAS – HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

Distinguiéronse las Abasidas por su amor a las ciencias y a las letras, y por su influjo en la cultura del espíritu y en la educación en general. Los primeros califas menospreciaban la instrucción de las naciones que sometían a su dominio; para ellos no había otro libro que el Corán, ni otros estudios que los que habían de servir para interpretarlo, y los que se originan de esta misma interpretación. Los Abasidas, menos fanáticos que los califas de la primera dinastía, extendieron su protección a las ciencias profanas, abriendo un camino que recorrieron muchos árabes con gran provecho de los progresos intelectuales.

Almanzor, segundo califa de la dinastía de los Abasidas y fundador de Bagdad, estableció premios para los que tradujesen de los autores griegos lo que fuera más adecuado al gusto de sus compatriotas en filosofía, astronomía, matemáticas y medicina. Haroun-al-Raschid, contemporáneo de Carlomagno, y el protector más espléndido de la ciencia entre los árabes, viajaba rodeado de sabios, y atraía a su corte a los hombres ilustrados de todos los países sujetos a su dominio; y basta citar un hecho en comprobación de las consideraciones con que los trataba. Queriendo encomendar la instrucción de sus hijos a Malek, fundador de la secta ortodoxa, le propuso que pasara a palacio con tal objeto; y habiéndole contestado el sabio que la ciencia no hacia la corte a nadie, sino que debía hacérsele a ella, repuso Haroun: tenéis razón: acudirán mis hijos adonde los demás mancebos van a instruirse con vuestras lecciones; y los envió en efecto. Abdallah Mamoun, hijo del anterior, educado por el célebre gramático Abou-Hazan, decía que de la instrucción depende la verdadera felicidad de los pueblos, y que era preciso poner a los profesores al abrigo de todas las eventualidades, asegurándoles una dotación fija, y obligando al gobierno a que les proporcionase protección y ascensos. Erigió academias en Bagdad y otros puntos, y dejó un nombre que no se borrará jamás de los anales de las letras. Malawakkel y otros, así como los anteriores, llamaron a la corte a los sabios cristianos; hicieron traducir en idioma árabe los clásicos griegos, principalmente a Hipócrates y Galeno, Euclides y Ptolomeo, Aristóteles y Theophrasto; fundaron escuelas y academias en diferentes puntos de su vasto imperio; erigieron bibliotecas; en una palabra, procuraron despertar y sostener el amor a las ciencias valiéndose de todos los medios posibles.

Estos nobles esfuerzos hallaron simpatías en la nación, y fueron secundados en todas partes. Las disposiciones intelectuales de la raza árabe, la necesidad de conocimientos variados, sostenida y aumentada de continuo por las frecuentes relaciones con otros países, las riquezas que las fábricas y el comercio acumulaban, hasta en las ciudades mas insignificantes de Oriente, todo contribuía a la creación y progresos de las sociedades científicas. Los grandes y los visires imitaron el digno ejemplo de los califas, y los fugitivos ommiadas importaron en Sicilia y en España las ciencias cultivadas, principalmente en Bagdad.

En España, sobre todo, se manifestó el desarrollo intelectual de los árabes en todo su esplendor, y de allí se extendía la civilización de Oriente por el resto de la Europa occidental. En 795 el rey Hixen, poco antes de su muerte, daba a su hijo consejos que manifiestan el grado de cultura que ya habían alcanzado los árabes en España en aquella época, y que son dignos de mencionarse por los excelentes preceptos que encierran para la educación de los príncipes.

«Deposita en tu corazón, le decía, y no olvides nunca estos consejos que quiero darte por el mucho amor que te tengo. Considera que los reinos son de Dios, que los da y los quita a quien quiere. Pues Dios nos ha dado el poder y autoridad real que está en nuestras manos por su divina bondad, demos gracias a Dios por tanto beneficio, hagamos su santa voluntad, que no es otra que hacer bien a todos los hombres, y en especial a los encomendados a nuestra protección; haz justicia igual a pobres y a ricos; no consientas injusticias en tu reino, que es camino de perdición: al mismo tiempo serás benigno y clemente con los que dependen de ti, que todos son criaturas de Dios. Confía el gobierno de tus provincias y ciudades a varones buenos y experimentados: castiga sin compasión a los ministros que opriman tus pueblos a sin razón con voluntarias exacciones; gobierna con dulzura y firmeza a tus tropas cuando la necesidad te obligue a poner las armas en sus manos; sean los defensores del Estado, no sus devastadores; pero cuida de tenerles pagados y seguros de tus promesas. Nunca ceses de granjear la voluntad de tus pueblos, pues en la benevolencia de ellos consiste la seguridad del Estado, en el miedo, el peligro, y en el odio su cierta ruina. Procura por los labradores que cultivan la tierra y nos dan el necesario sustento; no permitas que les talen sus siembras y plantíos; en suma, haz de manera que tus pueblos te bendigan y vivan contentos a la sombra de tu protección y bondad, que gocen seguros y tranquilos los placeres de la vida: en esto consiste el buen gobierno, y si lo consigues, serás feliz y lograrás la fama del mas glorioso príncipe del mundo.»

De igual manera cuidaban los demás príncipes con especial solicitud de la educación de sus hijos, creaban academias científicas y establecían escuelas elementales en las mezquitas. (Véase el articulo ÁRABES, donde se habla mas extensamente de las escuelas y de la educación.)

(Autores consultados: Canto, Conde, Niemeyer, Œlsner.)

__________

(1) Véase ABASIDAS.

(2) Entre estos pocos se cuenta Hakem I, que era monomaniaco por el homicidio, y no pasaba día alguno sin ordenar algún crimen.

tes