Torre de Babel

La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de Grecia- Capitulo II

  • Fernán Caballero (1796-1877)
La Mitología contada a los niños – Capítulo IIEmpezaron aquellos espíritus extraviados por adorar como dioses al sol y a la luna, porque son lo más bello y admirable de lo creado. Pero con el tiempo este estéril culto no les bastó, y se pusieron a adorar a los hombres que entre ellos descollaban y a las cosas, a las que daban personalidad o personificaban: así lo hicieron con las virtudes, y aun con los vicios. Esto es, pues, la Mitología o Fábula, esa religión de los paganos, disparatada, descompuesta y hasta criminal, que habría caído entre nosotros los cristianos en el olvido y desprecio que merece, a no ser porque la embellecieron los afamados poetas griegos y latinos, cantándola, y los excelentes artistas atenienses con sus obras maestras, que siempre se dirigieron al culto de sus falsos dioses. Así, embellecida y poetizada, ha seguido dando imágenes y alegorías a los poetas, y modelos a los artistas, por lo cual se presentan de continuo a nuestra vista producidos esos lindos emblemas que creó la florida imaginación de aquellos poetas, y vemos copiadas sus perfectas obras artísticas; y sucede que aquel que no sabe a lo que se refieren, ni lo que significan, pasa en sociedad por un ignorante y se expone a no comprender ni las cosas que ve ni las cosas que oye.Tan generalizado y esparcido está el conocimiento de la Mitología, que existen cantidad de expresiones hasta populares que dimanan de ella, cuales son: un pánico, la rueda de la fortuna, un alcides, una bacanal, y otras calificaciones. También en el Zodíaco, o curso anual del sol, han conservado los astrónomos los emblemas que empleó aquélla para el mismo objeto.Dicen que Nino, soberano del imperio asirio, fue el primero que introdujo entre los hombres esta idolatría, levantando a su padre, a quien deificó o hizo dios, una estatua, y forzando a su pueblo a que la adorase; y siguiendo este giro, fueron deificados Saturno, Júpiter y otros soberanos. Pero no tratamos de investigar eruditamente el origen de la Mitología, ni de inquirir la realidad que sirvió de base a este deforme parto de imaginaciones ricas y extraviadas; sólo tratamos de tomar una corta, pero exacta, idea de ella misma. Como no es historia, ni es doctrina, ni tiene leyes, ni consecuencia, os daremos a conocer por su orden sus dioses, sus semidioses, genios y ninfas, y de estas relaciones parciales se desprenderá ese conjunto que forma la Mitología.
  La Mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de la Grecia – CAPÍTULO IICapítulo I  ◄     ►  Saturno 
  © TORRE DE BABEL EDICIONES – Edición, maquetación y diseño web: Javier Echegoyen – Aviso legal y política de privacidad