Torre de Babel

Orfeo – Mitología de la juventud

Cap. XXXI – Cástor – Pólux  ◄

 

    ►  Cap. XXXIII – Anfión

Mitología de la juventud – Capítulo XXXII – Orfeo

P. ¿De quién era hijo Orfeo

R. De Apolo y de la musa Caliope. Ha sido célebre igualmente como poeta y como músico. Fue uno de los Argonautas.

P. ¿No cuentan de él los poetas cosas extraordinarias?

R. Los poetas dicen que su voz y el sonido de su lira eran tan extremamente dulces, que detenían el curso de los ríos más veloces, y atraían los animales más fieros, las montañas y los bosques; toda la naturaleza parecía que se animaba y daba oídos a unos acentos tan deliciosos, y las más hermosas ninfas iban siempre acompañándole.

P. ¿Con quién se casó Orfeo

R. Con Eurídice; pero el mismo día de su boda la picó en el talón una serpiente y murió de la herida.

P. ¿Qué hizo Orfeo en tan suprema desgracia?

R. Quedó tan desconsolado con la muerte de su esposa que bajó a los infiernos a pedirla a Plutón y a Proserpina. Arrebatados con la melodía de su canto, le devolvieron su querida Eurídice, pero con la condición precisa de que no la miraría hasta que ambos hubiesen pasado los limites de los infiernos.

P. ¿Cumplió Orfeo con esta condición?

R. No: se detuvo en el camino para ver si Eurídice le seguía, pero como ella se había parado al mismo tiempo, no pudo él sentir sus pasos; entonces olvidó la prohibición, miró a su Eurídice y la perdió para siempre.

P. ¿Qué hizo entonces Orfeo

R. Quiso seguirla hasta el imperio de la noche, pero se le negó la entrada. El solo consuelo, que le quedó, en su amarga pena, fue el hacer resonar las grutas y montañas con los acentos de su dolor. Evitó cuanto pudo el trato o sociedad de los hombres, y acabó por ser despedazado por las mujeres de Tracia, cuya hermosura había despreciado.