Torre de Babel

Pan – Mitología de la juventud

Cap. XVIII – Vesta la menor  ◄

 

    ►  Cap. XX – Vertumno – Pomona

Mitología de la juventud – Capítulo XIX – Pan

P. ¿Quién era Pan

R. Pan, el dios principal de los llamados dii minorum gentium o divinidades inferiores, era hijo de Mercurio y de Dríope, o según algunos, de Mercurio y de Penélope, antes de su matrimonio con Ulises. Era el dios de los cazadores, de los pastores y de los habitantes del campo en general.

P. ¿No tenía este dios una figura bastante repugnante?

R. Sí: la parte superior de su cuerpo semejaba un hombre con cuernos en la cabeza, y barba larga, y la parte inferior a una cabra. Su vestido era la piel de un leopardo que pendía de sus espaldas.

P. Contad algunos pormenores sobre este dios.

R. Poco después de su nacimiento, fue confiada su educación a la ninfa Sinoe, pero asustada con la forma repugnante de su pupilo renunció presto a su encargo.

P. ¿Qué se dice de los amores de este dios?

R. Se enamoró de la bella Sirinx, hija del río Ladón, del modo siguiente: Volvía ella un día del monte Liceo cuando Pan la vio y, encantado de su hermosura, quiso seguirla; ella tomó la fuga y llegó a la orilla del dicho río, pero hallándose detenida al pasarle, suplicó a las ninfas, sus hermanas, que la cambiasen en Agua. Pan se acercó, pero en vez de la ninfa no halló sino cañas. Se puso a gemir y entrando en ellas el aire de sus suspiros, resultó un especie de quejido lastimoso. Encantado el dios de la suavidad de este sonido, juntó siete de estas cañas de un tamaño diferente y formó una flauta con siete embocaduras, que ha conservado hasta hoy el nombre de flauta de Pan

P . ¿Fue más dichoso en otros amores?

R. Sí: bajo la forma de un bonito perro blanco ganó la buena voluntad de Diana. También tuvo en la ninfa Eco un hijo llamado Lynx, o según otros una hija llamada Iringa, famosa encantadora.

P. ¿Qué circunstancia dio motivo a lo que se llama terror pánico?

R. Pan tenia gusto en cazar en el monte Liceo y el monte Ménalo, y en espantar, apareciéndose de repente, a los animales, que había en ellos. De allí ha provenido este terror pánico, que sorprende súbitamente sin que se sepa el motivo; según los griegos fue el dios Pan quien causó un terror semejante al ejército de los galos, que conducidos por Breno, habían ido a saquear el templo de Delfos.

P. ¿En dónde se tributaba culto a Pan, especialmente?

R. En el Egipto, en la Arcadia y en Roma. Pronunciaba sus oráculos en lo alto del monte Liceo, en Arcadia. En Roma era adorado bajo el nombre de Luperco (1), porque defendía a los ganados de los dientes del lobo; en lo sucesivo fueron instituidas unas fiestas en su honor, que se llamaban Lupercales.

P. ¿No había otras divinidades rurales que se parecían al dios Pan

R. Sí: los Faunos, que componían ordinariamente su comitiva, y los Sátiros, que formaban la de Baco, y presidían a las viñas, a los bosques y a los campos, tenían absolutamente la misma forma que él, es decir, la parte superior del cuerpo parecida a un hombre, y los muslos y pies de cabra.

__________

(1) De Lupus (Lobo).