Torre de Babel Ediciones

PSICOLOGÍA CLÍNICA

Es, tal vez, la parte de la psicología aplicada más importante. Su preocupación por el estudio, diagnóstico y tratamiento del trastorno psicológico, en particular del trastorno psicológico severo, hacen de esta rama de la psicología la más conocida por el público profano y de más clara utilidad. Coincide con la psiquiatría en esta preocupación pero se diferencia de ella, al menos, en dos importantes aspectos: la psiquiatría tiende a ofrecer explicaciones causales físicas del trastorno psicológico (principalmente referidas al sistema nervioso o al hormonal) y a proponer tratamientos que buscan cambios físicos en el paciente (mediante fármacos o, en los casos más graves, intervenciones clínicas); por su parte, el psicólogo clínico hará depender la enfermedad de la mente y el comportamiento y su cura querrá también situarse en este nivel no-físico, mediante las llamadas «psicoterapias».