Torre de Babel

Resúmenes del pensamiento filosófico – Historia de la filosofía


Resumen mínimo del pensamiento de los filósofos
y de las escuelas filosóficas más importantes
(EDICIÓN EN FORMATO E-BOOK

 

MINDFULNESS

Enso MindfulCentro para el desarrollo de la mente sabia. Mindfulness, meditación y otras formas de entrenamiento de la atención sabia.

 

Academia de Platón

Agustinismo

Escepticismo

Fenomenología

Filosofía helenística

Filosofía moderna

Neopositivismo

Positivismo

Tomismo

ARISTÓTELES

Derecha hegeliana

Escolástica

Filosofía analítica

Filosofía jónica

Humanismo

Marxismo

NIETZSCHE

Presocráticos

Aristotelismo

Empirismo

Escuela de Elea

Filosofía cristiana

Idealismo alemán

KANT

ORTEGA Y GASSET

Racionalismo

Vitalismo

Aristotelismo medieval

Epicureísmo

Estoicismo

Filosofía contemporánea

Ilustración

Liceo

Pitagorismo

SANTO TOMÁS

Averroísmo

Atomismo

Existencialismo

Filosofía griega

Izquierda hegeliana

Movimiento analítico

PLATÓN

Sofistas-sofística

—Los filósofos, al ver que su alma está verdaderamente ligada y pegada al cuerpo, y forzada a considerar los objetos por medio del cuerpo, como a través de una prisión oscura, y no por sí misma, conocen perfectamente que la fuerza de este lazo corporal consiste en las pasiones, que hacen que el alma misma encadenada contribuya a apretar la ligadura. Conocen también que la filosofía, al apoderarse del alma en tal estado, la consuela dulcemente e intenta desligarla, haciéndola ver que los ojos del cuerpo sufren numerosas ilusiones, lo mismo que los oídos y que todos los demás sentidos; la advierte que no debe hacer de ellos otro uso que aquel a que obliga la necesidad, y la aconseja que se encierre y se recoja en sí misma; que no crea en otro testimonio que en el suyo propio, después de haber examinado dentro de sí misma lo que cada cosa es en su esencia; debiendo estar bien persuadida de que cuanto examine por medio de otra cosa, como muda con el intermedio mismo, no tiene nada de verdadero. Ahora bien; lo que ella examina por los sentidos es sensible y visible; y lo que ve por sí misma es invisible e inteligible. El alma del verdadero filósofo, persuadida de que no debe oponerse a su libertad, renuncia, en cuanto le es posible, a los placeres, a los deseos, a las tristezas, a los temores, porque sabe que, después de los grandes placeres, de los grandes temores, de las extremas tristezas y de los extremos deseos, no sólo se experimentan los males sensibles, que todo el mundo conoce, como las enfermedades o la pérdida de bienes, sino el más grande y el íntimo de todos los males, tanto más grande, cuanto que no se deja sentir.

Platón, Fedón, 82e-83b

©Javier Echegoyen OlletaAviso legal y política de privacidad