Torre de Babel

Sirenas-Euménides o Furias- Parcas – Mitología de la juventud

Cap. XXXIX – Las Gracias  ◄

 

    ►  Cap. XLI – Las Gorgonas – Arpías – Dríadas – Faunos – Sátiros

Mitología de la juventud – Capítulo XL – Las Sirenas, las Furias o Euménides y las Parcas

P. ¿Quiénes eran las Sirenas

R. Las Sirenas eran tres entes fabulosos, que tenían la cabeza y cuerpo de mujer, la cintura, y la forma de un pescado (otros dicen de un pájaro) de la cintura abajo. Se llamaban Parténope, LigiaTelxiope

P. ¿En dónde tenían su residencia?

R. Homero nos dice que residían en el estrecho de Messina entre la Sicilia y Nápoles, y que con la dulzura de su canto atraían a los marineros para devorarlos (1) .

P. ¿Quiénes eran las Furias

R. Las Furias, hijas del Aqueronte y de la Noche, eran tres, a saber, Alecto, Megera y Tisífone. Se las miraba como los ministros de la venganza de los dioses; por eso se suponía que presidían a los suplicios con que se castigaba a los malos en la tierra y en los infiernos.

P. ¿Qué género de plagas esparcían entre los hombres?

R. La peste, la guerra y los remordimientos devoradores eran los instrumentos ordinarios de su furor. En los infiernos se las veía continuamente ocupadas en azotar y atormentar a sus victimas.

P. ¿Cómo se las representa?

R. Con ropaje negro y ensangrentado. En sus horribles semblantes se pinta la falsa y tétrica sonrisa; sus cabezas están erizadas de serpientes; sus manos armadas de escorpiones, y de teas encendidas.

P. ¿Quiénes eran las Parcas

R. Las Parcas eran tres hermanas, hijas de Júpiter, a saber, Cloto, Laquesis y Átropos

P. ¿Cuáles eran sus funciones?

R. Cloto, la más joven de ellas, presidía al nacimiento, y tenía la rueca; Laquesis hilaba todos los sucesos de la vida, y Átropos la mayor, cortaba con unas tijeras el hilo de nuestra existencia.

__________

(1) Esta fábula se explica diciendo que las Sirenas eran unas princesas jóvenes de una conducta muy desarreglada, y que con sus artificios atraían a su Corte a los extranjeros, en donde se entregaban con ellos a todo género de desórdenes.