Torre de Babel

Teoría del entendimiento agente

 

PSICOLOGÍA ELEMENTAL

José Moreno Castelló

Índice general

J.  Moreno Castelló – Psicología Elemental                                                 1ª parte – Psicología empírica – Cap. VIII – Noología

Artículo III – Del entendimiento agente y del posible

Siendo cada una de las facultades de nuestra alma el principio próximo inmediato de sus actos, claro es que en este sentido no existe en el alma facultad alguna que no merezca la denominación de activa. Pero más que el poder de obrar, que es propia de todas ellas, consideramos en algunas como cierta espontaneidad en el movimiento, que va a actuar sobre el objeto, y una vez realizada esta operación, descubre en él lo que a la facultad conviene y le sirve propiamente de término.

Bajo el punto de vista expresada, el entendimiento es una facultad eminentemente activa. La esencia, que es su objeto proporcionado, se encuentra como revestida de cualidades, accidentes y modificaciones, que la envuelven y ocultan, siendo necesario que la facultad que tiende a descubrirla, ejercite su acción sobre el objeto, para transformar la que existía en él anteriormente como inteligible en potencia y que pase a ser inteligible en acto

Desde el momento en que esto se verifica, lo inteligible hallado cambia los caracteres de singular y contingente por los de universal y necesario

Semejante cambio no se efectuada sin la acción de una fuerza, que, obrando sobre el objeto, le despojase de cuanto en él aparece como individual y concreto, para descubrir lo que sin tales limitaciones se muestra como universal.

Como este resultado lo alcanza el entendimiento en virtud de su propia acción, dásele el nombre de agente; y a la operación que efectúa sobre el objeto, para considerarle despojado de las notas individuales, se le denomina abstracción

Los objetos aprehendidos por los sentidos solo ofrecen singularidad y contingencia; y estos caracteres son diametralmente opuestos a la condición de universalidad que corresponden a la verdad científica. El entendimiento agente, ejercita su propia fuerza sobre las representaciones sensibles de las cosas singulares, y despojándolas, mentalmente, de las notas individuales, opera la transformación y se eleva del orden sensible al inteligible.

Cierto es que en el orden real la esencia siempre se halla acompañada de notas o determinaciones individuales; pero no es menos cierto que esa unión, aunque constante, no responde a una necesidad absoluta y por lo tanto puede ser considerada la esencia en si misma, sin que esto la ocasione menoscabo ni alteración alguna.

Finalmente; el entendimiento, por ley de su naturaleza, exige objeto inmaterial, y se halla en el fondo, si así podemos expresarnos, de las cosas materiales. Para llegar a él, se oponen las condiciones individuales, y una vez abstraídas o separadas por la acción del entendimiento, aparece la esencia, objeto proporcionado de la facultad, la cual es aprehendida por la fuerza intelectiva de ésta.

La doble acción del entendimiento se verifica simultáneamente, o por lo menos sin diferencia de tiempo apreciable; poro es fácil entender que para que se realice el acto único de la aprehensión de la esencia, hay necesidad de que se haya efectuado la abstracción. Esto da origen a que  consideremos al entendimiento en una segunda función y con un nuevo nombre, cual es el de posible

J.  Moreno Castelló – Psicología Elemental                                       1ª parte – Psicología empírica – Cap. VIII – Noología – Art. 3