Torre de Babel

Teoría del entendimiento posible – Psicología elemental

 

PSICOLOGÍA ELEMENTAL

José Moreno Castelló

Índice general

J.  Moreno Castelló – Psicología Elemental                                                 1ª parte – Psicología empírica – Cap. VIII – Noología

Artículo IV – Teoría del entendimiento posible

Cosas distintas son el descubrimiento de la esencia, una vez despojada de toda determinación individual, y su aprehensión y conocimiento. Lo primero es obra del entendimiento que hemos llamado agente; lo segunda es propio del que los filósofos denominan posible

El acto de la facultad, en cuanto ésta obra como abstractiva, difiere del que produce para conocer la esencia; luego hay necesidad de afirmar que el entendimiento obra con una doble acción, en armonía con su doble objeto. Para hablar con más propiedad, diremos que el alma, que es realmente el sujeto de la acción, realiza dos clases de actos, que recíprocamente se complementan, con un solo instrumento, cual es la facultad superior que venimos estudiando.

Una vez en acto el objeto inteligible, quedaría sin ser aprehendido, si no existiera el poder aprehensivo de la facultad, que, estimulada por su presencia, se apodera de la especie o representación y produce el acto de entender. A su vez la facultad no entendería, quedando siempre en potencia, si no fuera estimulada por la presencia del objeto inteligible.

En la doble función del entendimiento se advierte también el doble carácter de actividad y pasividad, que, respectivamente, les corresponde. Para descubrir la esencia, la facultad produce una acción sobre el objeto; y una vez descubierta, el entendimiento es estimulado a obrar por la presencia de ella.

La función propia del entendimiento posible es aprehender la representación hecha por el agente, en virtud de la abstracción, y conocer intelectualmente los objetos, formando ideas, haciendo comparaciones, produciendo juicios etc., que arrancan de aquellos primeros elementos, llamados nociones o conceptos de las cosas.

Es evidente que el objeto no se halla, tal como es en sí mismo, en el entendimiento; y siendo cierta la necesidad de algún modo de unión entre en el objeto y el sujeto en el acto del conocimiento, se confirma la existencia de aquélla representación, que hemos llamado especie inteligible, lo cual no se diferencia esencialmente de la idea.

J.  Moreno Castelló – Psicología Elemental                                       1ª parte – Psicología empírica – Cap. VIII – Noología – Art. 4