Torre de Babel

Wundt – Fundador de la psicología experimental

PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

J. Vicente Viqueira

Índice general

J. Vicente Viqueira – La Psicología Contemporánea                                                 Capítulo II – LA PSICOLOGÍA DE W. WUNDT

Capítulo II
La psicología de W. Wundt (1832-1920) () () () () () (

Psicofísica - Gustav FechnerPrecedentes de la psicología de W. Wundt – Herbart – H. Lotze – J. Müller – Helmholtz – El asociacionismo inglés – Los tiempos de reacción – Las investigaciones de Weber – La psicofísica de Fechner -Las concepciones evolutivas – La psicología de Wundt – La psicología como conciencia y sus ramas – Plan de lo que sigue – La psicología experimental o fisiológica – El objeto de la Psicología – Las cuestiones capitales de la psicología fisiológica – Los métodos de la psicología – Exposición de conjunto del contenido de la psicología fisiológica y cuestiones que encierra – Elementos psíquicos y sus diferencias – Enlaces de varios grados – Principios de estos enlaces – Atención y apercepción – Enlaces asociativos y aperceptivos – Los últimos problemas de la psicología – Conciencia; grados de conciencia y autoconciencia – Concepto del alma – La relación de lo psíquico y lo físico – Causalidad psíquica

Al hacer el estudio de la psicología de Wilhelm Wundt será preciso considerar sus precedentes, la psicología de Wundt misma y, por último, su influjo.

El haber fundado la psicología del presente y el haber creado la psicología como ciencia experimental es mérito innegable de W. Wundt; pero su obra, como toda obra, ha tenido antecedentes que debemos considerar ahora, aunque muy brevemente, pues son harto conocidos y han sido expuestos a menudo. Estos precedentes son múltiples, y si bien constituyen núcleos de pensamiento separados, sin embargo a veces se entrecruzan en su acción. Precisamente de su organización y enriquecimiento ha surgido la psicología wundtiana.

Un primer grupo de antecedentes lo hallamos en la psicología que enlaza con las especulaciones de la filosofía alemana. Herbart intentó una mecánica de las representaciones, una teoría que derivaba toda la actividad mental de una combinación de representaciones simples, a manera de fuerzas, actuando mediante relaciones matemáticas. Este intento, aunque en lo fundamental fracasado, trajo consigo conceptos nuevos y, más tarde, generalmente admitidos. Los discípulos de Herbart, por ejemplo Drobisch, se apartaron cada vez más de dicha mecánica de las representaciones y se aproximaron, basándose en conceptos de aquél, a una descripción y explicación de los hechos de conciencia a base del examen empírico. También dentro de la dirección filosófica está el penetrante Hermann Lotze, quien en su Psicología médica, poniendo lo fisiológico en relación con lo mental, se aproxima a la psicología fisiológica, y que dejó concepciones especiales que Wundt había de recoger.

Por otra parte, las ideas kantianas acerca de la subjetividad de la percepción fueron interpretadas por fisiólogos y físicos en un sentido relativista y fisiológico que llevó al análisis psicológico y experimental de aquélla. Así, J. Müller formuló la ley de la energía específica, según la cual la cualidad de las sensaciones se halla determinada por una particular energía de las vías nerviosas. Helmholtz analizó desde un punto de vista análogo la percepción auditiva y visual. Su mérito está en haber planteado en estos dominios problemas nuevos, en haber aportado soluciones que aún subsisten, y en haber ideado métodos de que la psicología hoy se sirve.

En Helmholtz influyó ya el asociacionismo inglés. El asociacionismo es la teoría que piensa que todos los procesos psíquicos pueden explicarse mediante la asociación de ideas, o sea aquellos enlaces de ideas por semejanza, contraste o contigüidad que hallamos originalmente en la memoria. Según uno de sus más ilustres representantes, Stuart Mill, la ley de la asociación equivaldría en el espíritu a la ley de la gravitación en la naturaleza. El asociacionismo tiene hoy día representantes, aunque pocos y no de primer orden. Entre ellos podemos citar al psicólogo alemán Ziehen, cuyo manual de psicología ha sido traducido al castellano. Claro es que también ha influido, y poderosamente, en el nacimiento de la nueva psicología.

Por último, constituyen un grupo los trabajos y descubrimientos que han llevado al experimento cuantitativo y a las medidas psíquicas. Los tiempos de reacción, a saber, el tiempo que tarda un sujeto en reaccionar ante una impresión, fueron descubiertos por el astrónomo Bessel (1822) con motivo del error cometido por los observadores en la notación de la hora del paso de las estrellas por el meridiano. El fisiólogo Weber se ocupó de medidas de la sensibilidad táctil, y halló la constancia de las diferencias relativas apreciadas por ésta, o sea la constancia del umbral relativo de diferencia. Finalmente, el filósofo Fechner, partiendo de estas investigaciones de Weber y uniéndolas con sus concepciones metafísicas, pretendió fundar una ciencia exacta, matemática, de la relación de lo físico y lo psíquico, a la que llamó psicofísica, uno de cuyos problemas, y del que se debe partir, era la relación de la sensación y su excitante físico. No sólo formuló una ley matemática, conocida hoy con el nombre de ley de Weber, sino que elaboró una serie de métodos cuantitativos o de medida de la sensación y otros sucesos elementales que han sido recogidos por la psicología. Con Fechner enlaza directamente la psicología fisiológica o experimental de Wundt.

Sin embargo, antes de pasar más adelante, debemos indicar aún otro influjo de carácter general, a saber: el que proviene de la concepción evolutiva incorporada definitivamente a la ciencia por Darwin y que de un modo o de otro ha influido en todo el pensamiento psicológico contemporáneo. Darwin mismo se ocupó de cuestiones psicológicas, como por ejemplo la expresión de las emociones. Sobre la base de sus concepciones edificó un sistema de psicología genética Spencer, para quien la vida psíquica es un proceso de adaptación de lo interno a lo externo y, al mismo tiempo, un proceso de evolución, o sea un paso de lo indiferenciado a lo diferenciado. El sistema de Spencer en nada ha influido sobre Wundt.

Según Wundt, la psicología científica comprende dos grandes ramas complementarias: la psicología fisiológica o experimental, que se ocupa de los sucesos psíquicos elementales que se presentan en las conciencias individuales, y la psicología de los pueblos, que con el análisis de los productos psíquicos de las colectividades (por ejemplo el lenguaje) y su génesis, da razón de ellos y también de los procesos superiores del espíritu. Junto a estas grandes ramas se hallan, con carácter también complementario pero con menor importancia, las psicologías evolutivas del niño y de los animales. En lo que sigue trataremos:

  1. de la psicología fisiológica o experimental, y a saber: de la determinación de su objeto, de las cuestiones capitales que comprende, de sus métodos y del contenido de esta psicología en conjunto;
  2. de la psicología de los pueblos. De la psicología del niño y de la psicología de los animales no se hará mención especial, pues no han sido elaboradas por Wundt de una manera propia;
  3. terminaremos con una ojeada a su metafísica psicológica, que de paso será indicada a veces.

Limitada por ahora la cuestión al estudio de la psicología fisiológica o experimental, es preciso, antes de entrar en la determinación de su objeto, decir algo acerca de sus denominaciones. Experimental es porque emplea el experimento; fisiológica, como la llama más corrientemente Wundt, porque se vale de los métodos experimentales de la fisiología, por hallarse esta ciencia más avanzada, del mismo modo que en otros tiempo la fisiología se había basado en procedimientos de la física, y porque se ocupa del problema, de índole más filosófica, de la base fisiológica de lo psíquico. Con esto es ya posible preguntarse cuál es el objeto de la psicología fisiológica o experimental.

() () () () () (

J. Vicente Viqueira – La Psicología Contemporánea                                                 Capítulo II – LA PSICOLOGÍA DE W. WUNDT

  © TORRE DE BABEL EDICIONES – Edición: Isabel Blanco y Javier Echegoyen – Aviso legal y política de privacidad