Torre de Babel

Wundt – La psicología de los pueblos – Épocas del desarrollo psicológico

TORRE DE BABEL EDICIONES

Portal de Filosofía,  Psicología y Humanidades

 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano

Selección de artículos de una de las más importantes y clásicas Enciclopedias en lengua española

 

Curso de Psicología

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

 

Conexionismo

Introducción al nuevo enfoque de
psicología cognitiva

Vocabulario de psicología

Explicación de los principales conceptos, tesis y escuelas en el área de la Psicología

 

Mitología griega e historia de los grandes hombres de Grecia

Sencilla exposición de la mitología griega, historia de los héroes, semidioses y hombres célebres griegos. Por Fernán Caballero.

 

Historia de la Filosofía

Edición digital de la Historia de la Filosofía de Jaime Balmes

 

Historia de la Filosofía

Explicación de la filosofía de los principales pensadores, resúmenes, ejercicios..

 

Diccionario de Filosofía

Breve definición de los términos y conceptos filosóficos más importantes

 

Biografías y semblanzas

Vidas y referencias biográficas de los filósofos y pensadores

 

Índices y sumarios

 Índices y sumarios de las obras clásicas del pensamiento

 

En la red y en español

Directorio y breve descripción de revistas de filosofía en español editadas en la red

 

Razón vital

Foro telemático dedicado a José Ortega y Gasset

 

Vocabulario de economía

Principales conceptos de esa ciencia. Por el catedrático de economía José Manuel Piernas Hurtado

 

Legislación educativa y cultural

 

 


PSICOLOGÍA CONTEMPORÁNEA

J. Vicente Viqueira

Índice general

J. Vicente Viqueira – La Psicología Contemporánea                     Capítulo III – LA PSICOLOGÍA DE W. WUNDT (continuación)

 

CAPÍTULO III
La psicología de W. Wundt (Continuación)) () () () () () ( () (10

Wilhelm Wundt, Psicología de los pueblosLas dos psicologías sociales: psicología colectiva y psicología de los pueblos – Precedentes de la última – El doble interés y la doble consideración en ésta – El concepto y los contenidos de la conciencia colectiva – El desarrollo de la conciencia colectiva – La explicación psicológica de los productos sociales – Psicología de los pueblos, etnología e historia – La psicología animal y del niño, en Wundt – Ideas metafísicas – Influjo de Wundt – Escuela wundtiana – Münsterberg – Escuela de Wurzburgo – Investigadores independientes – Psicología individual o diferencial – Pedagogía experimental – Psicología aplicada – La psicología experimental en España: Francisco Giner de los Ríos; Luis Simarro y sus discípulos; Turró; Mira – Bibliografía

Los contenidos de la conciencia colectiva se revelan en los productos culturales que tienen el carácter de objetos espirituales permanentes. Veamos cuáles son estos contenidos. En primer lugar tenemos el lenguaje, la condición que hace posible una comunidad social humana, ya que éste es un medio de comunicación espiritual adaptable hasta a las relaciones más complejas. El lenguaje es, a la vez, un tránsito entre la actividad psíquica individual y la colectiva, pues nace de los movimientos expresivos de las emociones y se convierte en depósito de los contenidos colectivos. Estos contenidos colectivos se dividen en dos clases: 1.ª, las representaciones colectivas en que se precipitan los temores y esperanzas comunes (representaciones míticas); 2.ª, los motivos comunes de la voluntad (normas de la costumbre). De las representaciones míticas se derivan, al combinarse con las normas éticas que nacen de las costumbres, las representaciones religiosas. Las representaciones míticas y religiosas hallan su expresión, en parte, en el culto, y, en parte, al combinarse con los sentimientos estéticos elementales, en el arte, que, así, llega a los sentimientos estéticos superiores. Los contenidos fundamentales, en general, de la conciencia colectiva son, pues:

1.º El lenguaje.

2.º El mito.

3.º Las costumbres.

 Como ya vimos, uno de los puntos de vista y de los estudios de la psicología de los pueblos es el análisis de estos contenidos.

Sin embargo, como se dijo, otro punto de vista puede tomarse en la psicología de los pueblos, y éste es el de la consideración del desarrollo psicológico total de la humanidad en el que, siendo en ella los pueblos el elemento central, tenemos presente el desarrollo de éstos. Es éste el punto de vista capital para el que lo anterior ha sido meramente una necesaria preparación. Al proceder así podemos distinguir cuatro épocas fundamentales de desarrollo psicológico, épocas que se caracterizan por el predominio de determinadas representaciones, sentimientos y motivos, y que, dada la continuidad del proceso histórico, pasan las unas a las otras por tránsitos, lo que hace que sus límites sean indecisos y, por lo tanto, difíciles de determinar. Naturalmente que los resultados de la ciencia antropológica deben servir de base en los meros estadios a que vamos a referirnos. He aquí las épocas.

La primera es la edad del hombre primitivo, concepto relativo ciertamente, y que significa el hombre en el estado más rudimentario de cultura, tal como lo presentan aún hoy algunos pueblos salvajes (1). De este hombre primitivo no hay ninguna característica externa de raza o comunidad de origen, sino que se determina por una suma de propiedades psicológicas de carácter originario. Son, pues, dichos pueblos sólo representantes de un estadio de evolución social psicológica.

Al estadio del hombre primitivo sigue la época totemística, época descubierta en nuestros días y de la que no quedaban en la historia más que escasísimos restos, hasta tal punto que el nombre totem está tomado de un lenguaje americano. Según Wundt, «si se quiere definir el totemismo del modo más breve, puede designársele como una representación del mundo en la que se halla el animal con respecto al hombre en posición opuesta a la que en la actual cultura tiene. En la época totemística domina el animal sobre el hombre, no el hombre sobre el animal. Por su vida y su acción despierta asombro, terror y veneración. Las almas de los muertos habitan en él y así es un antepasado de los hombres. Su carne está prohibida a los miembros del grupo social que le llama suyo, o el consumo de ella se transforma, por el contrario, en una ocasión solemne de un culto santificador» (2). Este animal sagrado es el totem. La concepción totemística tiene un carácter general e influye en la organización de la sociedad, en la división interna de la tribu, en las formas de matrimonio y en la familia. Restos de esta época son los animales sagrados de Babilonia y Egipto y otros pueblos, la interpretación profética de las acciones de los animales, y las representaciones mágicas unidas a algunos de éstos.

Un cambio paulatino lleva al tercer periodo, o sea el de los héroes y los dioses. La lucha entre grupos sociales trae consigo una organización guerrera bajo la dirección de un jefe, cuya importancia es mucho mayor que la del mismo en el período totemista. Este jefe es el héroe. Los héroes aparecen contrapuestos en la lucha como personalidades de marcado carácter. En lugar de los pequeños cuentos míticos de animales antepasados, portadores del fuego, verbigracia, aparece la epopeya que canta al héroe. Nos hallamos, por ejemplo, en el período homérico. Junto con esto se encuentra el nacimiento del estado, y el desarrollo y enriquecimiento del lenguaje por el desarrollo de la poesía. Cambian la religión y las costumbres. Estos héroes tienen carácter nacional; surgen con ellos las religiones nacionales, que ya no se dirigen al mundo próximo de las plantas y los animales, sino al cielo, naciendo así la idea de un mundo superior y más perfecto. Del mismo modo que el héroe es el ideal del hombre, es el dios el héroe ideal.

Con éste enlaza un cuarto período: el de la humanidad. Los límites nacionales no detienen al espíritu humano, y estos límites son superados, presentándose como algo que excede a ellos la estimación suprema de la personalidad y los valores humanos. Capitalmente comienza a verificarse esta transformación cuando se suprimen ante todo los limites religiosos, lo que sucede con el nacimiento de las religiones universales o que aspiran a religiones humanas. De éstas, conocemos sólo tres: el cristianismo, el islamismo y el budismo, que se reparten la humanidad no arbitrariamente, sino por la diferente manera de ser de los pueblos y por su historia. Junto con las religiones de carácter universal va la comunicación de los pueblos en todos los aspectos de la cultura y el desarrollo consciente hacia la humanidad (3).

 Supone la evolución a través de todas estas épocas un complejo proceso psicológico, y Wundt mismo declara que en la interpretación psicológica de este proceso evolutivo nos hallamos, muchas veces, en la mera conjetura, aparte de que los nuevos descubrimientos traigan consigo nuevos datos para la explicación o la interpretación. En el estudio del lenguaje, del mito y la costumbre que Wundt ha llevado a cabo ha expuesto sus concepciones en detalle, pero debemos prescindir de ellas aquí porque, de exponerlas, habría que hacerlo de una manera tan esquemática, que no ofrecería utilidad ni interés. Basta indicar que problemas como la explicación psicológica del lenguaje, el cambio de formas de éste y de significación de las palabras; el diverso valor que en los tiempos sucesivos toma la costumbre, y tantos otros, son problemas psicológicos que Wundt ha planteado y tratado con todo rigor por primera vez. Es importante hacer notar que Wundt considera como factor capital de la evolución humana los sentimientos; lo que está de acuerdo con su teoría emocional de la voluntad. Las representaciones son guiadas en su juego por éstos; por ejemplo, ya el lenguaje nace de los movimientos mímicos y fónicos que expresan emociones; el mito es una proyección de temores y esperanzas que luego repercute en las reglas de conducta que en un comienzo tienen carácter religioso. Wundt llega a decir que en la evolución son los cambios de estado afectivo los que producen el cambio de las representaciones.

Con dos ciencias parece, según lo que hemos expuesto antes, poder confundirse la psicología de los pueblos y, efectivamente, Wundt mismo indica la diferencia entre ésta y aquélla. Dichas dos ciencias son la etnología y la historia. «La Etnología es la ciencia del nacimiento de los pueblos, de sus características y de su extensión sobre la Tierra» (4). Para sus problemas tienen un interés escaso las notas psicológicas. La psicología, en cambio, se ocupa sólo del desarrollo espiritual de las colectividades. Naturalmente que los datos de la etnología podrán serle útiles. Por otra parte, con respecto a la diferencia entre psicología de los pueblos e historia, ha de tenerse en cuenta que ésta estudia la evolución concreta de las comunidades humanas, mientras que la psicología de los pueblos indaga las condiciones psíquicas generales de los fenómenos de esta evolución, o sea, de otro modo: proporciona la explicación psicológica del desarrollo de las colectividades humanas.

__________

(1) Pigmeos de África, negritos de Filipinas, weddas de Ceilán, etc. ; pueblos de los bosques, aislados de la cultura. Estos primitivos, según Wundt, son idénticos a los pueblos prehistóricos.

(2) Elemente der Völkerpsychologie, pág. 8.

(3) El período de la humanidad tiene, según Wundt, como factores de la idea de la humanidad:

1.º, los imperios; 2.º, las religiones universales; 3.º, la cultura universal; 4.º, la conciencia de una historia universal.

(4) Elemente der Völkerpsychologie, pág.5.

) () () () () () ( () (10

J. Vicente Viqueira – La Psicología Contemporánea                     Capítulo III – LA PSICOLOGÍA DE W. WUNDT (continuación)

  © TORRE DE BABEL EDICIONES – Edición: Isabel Blanco y Javier Echegoyen – Aviso legal y política de privacidad